Follow Our Live Coverage of Covid-19 Developments

La Sociedad Estadounidense del Cáncer sigue firme con sus directrices sobre las evaluaciones

El grupo no tiene planes de replantear las pruebas para tumores de mama y próstata, en contradicción a un informe publicado

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de Healthday

MIÉRCOLES, 21 de octubre (HealthDay News/DrTango) -- La Sociedad Estadounidense del Cáncer asegura que no está replanteando en estos momentos su posición respecto a la evaluación del cáncer, como se informó ampliamente el miércoles.

"No estamos rehaciendo ni replanteando nuestras directrices en este momento. Tampoco vamos a cambiar el texto de las directrices para enfatizar lo inadecuado de las evaluaciones", señaló el Dr. Len Lichtenfeld, director médico de la Sociedad Estadounidense del Cáncer.

La sociedad revisa continuamente sus recomendaciones de evaluación y emite nuevas directrices cada año, generalmente en enero. Además, las directrices actuales no minimizan ningún problema con las evaluaciones, señaló Lichtenfeld.

"Siempre hemos estado hablando sobre las limitaciones de las evaluaciones", aseguró. "Esa no es ninguna noticia".

Por ejemplo, la sociedad del cáncer revisó sus directrices sobre la evaluación del cáncer de próstata hace varios meses para enfatizar el hecho de que no recomienda evaluación de APE para todo el mundo, aunque sí recomienda que los hombres tengan "conversaciones informadas con los profesionales de la salud antes de embarcarse en un programa de evaluación", recomendó Lichtenfeld.

Además, la sociedad del cáncer nunca ha dicho que la mamografía para evaluar el cáncer de mama sea perfecta. "La mamografía no detecta todas las lesiones. Sabemos que sí hallamos más lesiones que de otro modo podrían perjudicar a una mujer, pero lo hemos sabido y hemos hablado al respecto por mucho tiempo", dijo.

Un informe publicado el miércoles en The New York Times señaló que la Sociedad Estadounidense del Cáncer estaba planeando publicar un mensaje al comienzo del año entrante en su sitio web para delinear los riesgos del tratamiento excesivo por evaluar demasiado. En respuesta al artículo, Lichtenfeld señaló que "no sé nada al respecto y, si así fuera, yo estaría enterado".

En una declaración oficial publicada el miércoles, la sociedad del cáncer reconoció que "las ventajas de evaluar ciertos tipos de cáncer se han exagerado", aunque agregó que "hay ventajas, sobre todo para los cánceres de mama, colon y cuello uterino".

La declaración, del Dr. Otis Brawley, director médico de la sociedad, decía que la organización "sigue firme con sus directrices de evaluación" y que "se insta a las mujeres a seguirse haciendo mamografías".

La confusión proviene en gran medida de informes populares en los medios que, a su vez, parecen haber surgido a partir de un artículo de opinión publicado en la edición del 21 de octubre de la Journal of the American Medical Association (JAMA).

Un comunicado de prensa que acompaña el artículo de la JAMA incluyó comentarios de Brawley y coincidió con las conclusiones de los autores.

Según los autores de la JAMA, de la Universidad de California en San Francisco y del Centro de ciencias de la salud de la Universidad de Texas en San Antonio, el aumento en los índices de evaluación para los cánceres de mama y próstata ha suscitado más diagnósticos, pero no de manera correspondiente índices de mortalidad más bajo, lo que implica "detección y tratamiento potencialmente exagerados de los tumores", escribieron los investigadores. Aunque la mortalidad por el cáncer en general se ha reducido, reconocieron los autores, no está claro cuánto de esto se deba a que haya más evaluaciones.

¿Por qué el aumento en las evaluaciones no ha implicado vidas salvadas, según dicen los dos expertos? Según un especialista, quizá porque no se están hallando tumores más agresivos con tiempo suficiente para salvar al paciente.

Un problema sustancial que enfrentan los oncólogos, sobre todo para los cánceres de mama y próstata, es lograr separar los cánceres más malos de los tumores menos peligrosos.

"El problema es que se nos dificulta en este momento diferenciar los cánceres que resultarán perjudiciales y los que no afectarán a una persona durante su vida", comentó el Dr. Jay Brooks, presidente de hematología y oncología del Ochsner Health System de Baton Rouge, Luisiana. "Yo creo que evaluar varios tipos de cáncer es sumamente útil y sí creo que se han logrado avances significativos en la salud pública. Lo que estamos tratando es de ajustar mejor las técnicas de evaluación".

Hay que tener en cuenta la etapa de la vida del paciente, no solo la del tumor, señaló Brooks.

"Si el nivel de APE [antígeno prostático específico] de un hombre mayor de cincuenta años aumenta repentinamente, probablemente sea algo significativo. Pero para uno mayor de setenta o de ochenta que tiene otras enfermedades, quizá la prueba de APE no sea una buena idea", agregó Brooks. "Lo mismo pasa con la mamografía. Si se diagnostica a una mujer entre los veinte y los treinta, probablemente sea algo significativo. Sin embargo, si tiene ochenta y es demente, quizá no sea algo adecuado para hacer".

La Sociedad Estadounidense del Cáncer recomienda actualmente que las mujeres mayores de cuarenta se hagan mamografías anuales. Las mujeres de alto riesgo deben consultar a sus médicos acerca de un plan de evaluación óptimo.

La sociedad también recomienda que los hombres hablen con sus médicos acerca de "si las pruebas de detección precoz del cáncer de próstata son adecuadas para ellos", decía la declaración de la sociedad del cáncer. "Esta recomendación también sigue".

Kathryn Taylor, profesora asociada del Programa de control del cáncer del Centro oncológico Lombardi de la Universidad de Georgetown, aseguró que "le decimos a los hombres que no hay una respuesta correcta o incorrecta [sobre las pruebas de APE] por el momento y en realidad se trata de una opción personal. Lamentablemente, la responsabilidad de educarse a sí mismos sobre los beneficios y los perjuicios potenciales es de ellos".

Uno de los perjuicios potenciales es el diagnóstico excesivo, agregó Taylor, que desarrolla material educativo para pacientes para informar a los hombres acerca de los pros y los contras de la evaluación de la próstata.

Según el artículo de la JAMA, cerca de la mitad de los hombres que están en riesgo ahora se someten a pruebas habituales de APE, mientras que el setenta por ciento de las mujeres mayores de cuarenta se habían sometido recientemente a una mamografía.

La disponibilidad de las pruebas de APE "prácticamente ha duplicado las probabilidades de que a un hombre se le diagnostique cáncer de próstata durante su vida", escribieron los autores del artículo de la JAMA.

Las probabilidades de que a una mujer se le diagnostique cáncer de mama en algún momento de su vida ha aumentado de una de cada doce en 1980 a una de cada ocho actualmente, aseguraron los autores.

Sería necesario evaluar a más de ochocientas mujeres durante un período de seis años para evitar una muerte por cáncer de mama, señalaron los autores del artículo de la JAMA.

Más información

Visite el sitio web de la Sociedad Estadounidense del Cáncer para conocer sus directrices actuales para evaluación del cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

FUENTES: Jay Brooks, M.D., chairman of hematology/oncology, Ochsner Health System, Baton Rouge, La.; Len Lichtenfeld, M.D., deputy chief medical officer, American Cancer Society, Atlanta; Kathryn Taylor, Ph.D., associate professor, Cancer Control Program, Georgetown University Lombardi Comprehensive Cancer Center, Washington, D.C.; Oct. 21, 2009, news release, American Cancer Society; Oct. 21, 2009, The New York Times; Oct. 21, 2009, Journal of the American Medical Association

Last Updated: