La terapia de reemplazo hormonal (TRH) podría afectar los resultados de una mamografía

Según sostiene un estudio británico, las cirugías de mama previas así como el bajo peso también podrían afectar las pruebas

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

VIERNES 27 de agosto (HealthDayNews/HispaniCare) -- Una mamografía podría resultar menos efectiva si una mujer recibe tratamiento con terapia de reemplazo hormonal (TRH), según los hallazgos de un nuevo estudio británico.

La habilidad de la mamografía para detectar y aislar el cáncer de mama podría ser menos efectiva en mujeres muy delgadas y en aquellas que hayan sido sometidas a una cirugía previa, de acuerdo con el informe publicado en la edición del 28 de agosto del British Medical Journal.

No estuvo muy claro por qué las tres características identificadas por el estudio afectaban la eficiencia de las pruebas de imágenes, indicaron los investigadores. Pero lo que tienen todas en común es que hacen que el tejido parezca más denso a los rayos X utilizados para examinar la mama, "lo que resulta una explicación verosímil para nuestros hallazgos", añadieron los investigadores.

"No digo que estos resultados tengan alguna implicación inmediata en las técnicas de exploración que utilizamos en mujeres", afirmó Gillian Reeves, epidemióloga de estadística del Cancer Research UK Epidemiology Unit y autora principal del ensayo. "La recomendación esencial para las mujeres es la misma".

Además, las directrices estadounidenses vigentes recomiendan realizar una mamografía cada año para mujeres mayores de 40 años.

El efecto de la TRH en los resultados de la mamografía ha sido reportado en otros estudios, señaló la Dra. Emily Banks, que era subdirectora de la unidad de epidemiología cuando se realizó el estudio y ahora es investigadora asociada de la Universidad Nacional de Australia.

"Hasta donde sabemos, no se habían reportado antes hallazgos de efectos adversos a causa del bajo peso corporal y a cirugías previas tanto en sensibilidad como especificidad", indicó Banks.

El hallazgo viene de la investigación realizada en aproximadamente un millón de mujeres británicas, denominado el Million Women Study, para analizar aspectos de la salud en mujeres a partir de los 50 años de edad. El año pasado, el estudio encontró una asociación entre la TRH y el aumento del riesgo de cáncer de mama, un hallazgo que confirmó las conclusiones alcanzadas anteriormente por la Women's Health Initiative con base en EE.UU.

El nuevo estudio abarcó a más de 122,000 mujeres de 50 a 64 años de edad que fueron monitoreadas durante un año tras una mamografía para observar si 10 características personales afectaban los resultados de la prueba.

No se encontraron efectos para siete factores: edad, historia familiar de cáncer de mama, actividad física, consumo de drogas o alcohol, uso pasado de anticonceptivos orales, si una mujer había dado a luz, o si tenía ligadura de trompa para prevenir embarazos.

Pero hubo una reducción en la sensibilidad (la habilidad para detectar el cáncer) y la especificidad (la habilidad para descartarlo) en las mujeres que habían utilizado o estaban utilizando la TRH, aquellas que habían tenido cirugía de mama previa por cáncer benigno y aquellas con un índice de masa corporal (IMC) menor de 25.

"No teníamos ninguna expectativa específica con relación a los efectos de los diferentes factores", señaló Banks. El estudio fue realizado, añadió, "para reunir información comprensible previa a la exploración de factores que podrían afectar el riesgo de padecer cáncer de mama y las pruebas de imagen para detectarlo, en especial, factores relacionados a la menopausia, historia reproductiva, y exposición a hormonas".

Los resultados no excluyen necesariamente la edad como factor de influencia, añadió Banks. "Este es un rango relativamente estrecho de edad, y no podemos excluir la posibilidad de un efecto de edad fuera de este grupo", agregó.

Los estudios refuerzan la recomendación actual, indicó Reeves, que "es importante someterse a pruebas de imágenes, y que es necesario que las mujeres estén conscientes de sus senos".

Pero, añadió Banks, el efecto en una mamografía "debería considerarse junto a otros riesgos y beneficios de la TRH cuando las mujeres consideren someterse o no a una tratamiento de TRH".

Sin embargo, afirmó, "hasta el momento no existen evidencias de que estas mujeres deban someterse a más pruebas de imágenes que otras mujeres".

Más Información

Para conocer más sobre la mamografía, visite la National Library of Medicine.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Gillian Reeves, Ph.D, statistical epidemiologist, Cancer Research UK Epidemiology Unit, Oxford, England; Emily Banks, M.D., fellow, Australian National University, Melbourne; Aug. 28, 2004, British Medical Journal

Last Updated: