Las frutas y verduras combaten el cáncer

Tres estudios sugieren que comer bien puede reducir el riesgo

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

LUNES 16 de abril (HealthDay News/HispaniCare) -- Si desea reducir su riesgo de varios tipos comunes de cáncer, tal vez la fuente más cercana de ayuda sea la cocina.

Un trío de estudios recientes presentados el domingo en la reunión anual de la American Association for Cancer Research encontró que las verduras y frutas ayudan a disminuir las probabilidades de contraer cáncer de cabeza y cuello, mama, ovario y páncreas.

Uno de los estudios incluso encontró que sólo una porción adicional de verduras o frutas podría ayudar a disminuir el riesgo de cáncer de cabeza y cuello. Y mientras más frutas y verduras pueda consumir, mejor.

"Los que consumían seis porciones de frutas y verduras por cada 1,000 calorías estaban en riesgo 29 por ciento menor con relación a los que consumían 1.5 porciones", afirmó Neal Freedman, becario de prevención del cáncer de la división de Prevención del cáncer del National Cancer Institute y autor de uno de los estudios.

Freedman evaluó cómo se comparaba la ingesta de frutas y verduras con la incidencia de cáncer de cabeza y cuello en 490,802 adultos. Durante el periodo de cinco años del estudio, a 787 personas se les diagnosticaron cánceres de la cabeza y el cuello.

Después de ajustar los datos para tomar en cuenta el uso de tabaco y alcohol, que también son factores de riesgo conocidos del cáncer de cabeza y cuello, los investigadores encontraron que los que consumían más frutas y verduras tenían el menor riesgo de estos tipos de cáncer. Las verduras parecieron ofrecer más prevención contra el cáncer que las frutas por sí solas.

Añadir apenas una porción de frutas o verduras por cada 1,000 calorías consumidas a diario logró una reducción del riesgo de 6 por ciento, señaló Freedman.

"Dejar de fumar y reducir el consumo de alcohol protege contra el cáncer de cabeza y cuello. Nuestros resultados sugieren que aumentar el consumo de frutas y verduras también contribuye a un riesgo reducido de cáncer de cabeza y cuello y le dan apoyo a las recomendaciones actuales para la dieta de aumentar el consumo de esos alimentos", anotó Freedman.

"Me parece que los estadounidenses se quedan bastante cortos en cuanto a las recomendaciones [de consumo de frutas y verduras]", afirmó Tara Miller, gerente de programa del Centro de bienestar corporativo en el Centro médico de la Universidad de Nueva York en esa ciudad. "Así que la noticia de que apenas una porción adicional puede representar una diferencia es buena".

En el segundo estudio, investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles condujeron experimentos de laboratorio para determinar si el brócoli y la proteína de soya ofrecían alguna protección contra los cánceres más agresivos de mama y ovario.

Cuando se consumen en conjunto, digerir brócoli y soya forma un compuesto llamado diindolilmetano (DIM). En los experimentos de laboratorio, los investigadores encontraron que el DIM podía afectar la movilidad de las células de cáncer de mama y ovario, lo que podría evitar que éstos se propaguen.

Miller señaló que una preocupación sobre la soya es que podría ser un problema para las personas que tienen cánceres impulsados por el estrógeno, pues la soya actúa como un estrógeno en el cuerpo. Apuntó que la soya es un alimento nutritivo y saludable, pero recomienda comerlo en moderación.

El tercer estudio evaluó las dietas de 183,518 personas de California y Hawai, y comparó su ingesta de flavonoles con su riesgo de cáncer del páncreas. Los flavonoles son compuestos protectores que se encuentran en frutas y verduras como las cebollas, las manzanas, las bayas, la col rizada y el brócoli.

Las personas que tenían el consumo más alto de flavonoles redujeron su riesgo de cáncer del páncreas en 23 por ciento, según encontraron investigadores del Centro de investigación de cáncer de Hawai. El beneficio fue aún mayor entre los fumadores. Los fumadores que tenían niveles altos de flavonoles redujeron su riesgo de cáncer de páncreas en 59 por ciento.

"Estos estudios le dan mucho más peso a lo que hemos estado diciendo, que comer una amplia variedad de alimentos de origen vegetal es una de las mejores cosas que se pueden hacer por la salud en cuanto a la prevención del cáncer", apuntó Melanie Polk, asesora de educación de nutrición del American Institute for Cancer Research.

"Si usted consume tres o cuatro porciones al día, no piense que comer una o dos porciones adicionales no hará una diferencia, aunque esforzarse por una meta de cinco a nueve porciones diarias tiene sentido", aseguró Polk.

Sugirió visitar los mercados de agricultores o incluso tomar más tiempo para explorar las opciones disponibles en el supermercado local. Además, Polk aconsejó tratar de encontrar nuevas recetas con verduras. "Hay muchas maneras muy sabrosas de prepararlos", aseguró. "No se conforme simplemente con col rizada hervida".

Más información

Consiga las recomendaciones sobre los alimentos y la buena forma física de la American Cancer Society.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Neal Freedman, Ph.D., cancer prevention fellow, National Cancer Institute, Bethesda, Md.; Tara Miller, M.S., R.D., program manager, Center for Corporate Wellness, New York University Medical Center, New York City; Melanie Polk, R.D., nutrition and education adviser, American Institute for Cancer Research, Rockville, Md.; April 15, 2007, presentations, American Association for Cancer Research annual meeting, Los Angeles

Last Updated: