Las mujeres no siguen el mensaje sobre las mamografías

Un estudio encuentra que sólo 1 de cada 20 sigue las recomendaciones

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

LUNES 21 de junio (HealthDayNews/HispaniCare) -- La mayoría de mujeres no presta atención a las recomendaciones de someterse regularmente a mamografías, lo que causa que se pierdan de los beneficios de la prueba, que pueden salvar sus vidas, según las conclusiones de un nuevo estudio.

El estudio también encontró que, entre las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama invasivo, las que se sometieron a mamografías anuales tenían un riesgo menor de muerte, alrededor de un 12 por ciento, comparadas con las que recibieron mamografías cada dos años (cerca del 16 por ciento) o cada cinco años (25 por ciento).

Sólo una de cada 20 mujeres sigue consistentemente la recomendación de mamografías anuales para las mujeres mayores de 40 años, afirmó James Michaelson, profesor asistente de patología de la Facultad de Medicina de Harvard y del Hospital General de Massachusetts. Michaelson es el autor principal del estudio, que aparece publicado en la edición en línea del 21 de junio de Cancer, un boletín de la American Cancer Society.

"Ha habido otros estudios en los últimos años que nos han indicado que las pruebas no se están usando aL máximo", apuntó Michaelson. "Pero este es probablemente el estudio más detallado y de mayor tamaño".

Michaelson y sus colegas revisaron los datos de más de 72,000 mujeres que recibieron pruebas de mamografía en el Avon Comprehensive Breast Center del Hospital General de Massachusetts entre 1985 y 2002. Analizaron la información en subgrupos de mujeres divididos por raza, edad, historia anterior de cáncer de mama y estatus socioeconómico. Luego usaron un modelo de simulación computarizado de cáncer de mama para estimar las consecuencias sanitarias de los variados intervalos de pruebas.

En total, sólo el 6 por ciento de las mujeres que recibieron una mamografía en 1992 recibió todos las mamografías anuales que estaban disponibles para ellas durante los siguientes 10 años. El número promedio de mamografías recibido durante el periodo de 10 años fue de cinco, o sea, la mitad del número recomendado por la American Cancer Society.

La sociedad y muchas otras organizaciones recomiendan mamografías anuales para las mujeres a partir de los 40. "Pero, como grupo, sólo usaron entre una o dos de las mamografías de las que hubieran podido aprovechar", dijo Michaelson.

Las mujeres de estatus económico más bajo se sometieron a menos mamografías que las mujeres de mayores recursos. Las mujeres hispanas, negras y asiáticas se sometieron a menos mamografías que las mujeres de otras razas.

Si bien el miedo a la incomodidad o el miedo a un diagnóstico de cáncer cumplen una función en que las mujeres no se hagan mamografías regularmente, "mi impresión es que simplemente no realizamos un buen trabajo para recordarles", apuntó Michaelson.

"Los dentistas hacen muy buen trabajo para recordarles a sus pacientes", dijo. "Estoy muy interesado en desarrollar un sistema automático para enviar recordatorios generados por computadora, para ayudarles a recordar que tienen citas".

Los hallazgos del estudio no fueron sorprendentes para la Dra. Gail Lebovic, profesora asociada de cirugía en la Escuela de Medicina Keck de la Universidad de California del Sur, y directora asociada del Centro de Mama Lee de la universidad. "Pienso que es un estudio realmente importante que señala claramente la importancia de las mamografías", dijo.

"Básicamente, confirma lo que hemos sabido por mucho tiempo y lo que la American Cancer Society ha estado tratando de comunicar a las mujeres por años, que las pruebas de mamografía funcionan para detectar el cáncer a tiempo y reducir las muertes".

Lebovic considera que el miedo a la incomodidad es una barrera para las pruebas. Para contrarrestar esto, desarrolló el Woman's Touch MammoPad, un cojín desechable que se coloca en el equipo de mamografía antes de que la mujer se someta a la prueba, que protege al seno durante la compresión. Actualmente está en uso en cerca de 1,500 centros, estima.

A veces, el ginecólogo o médico de cabecera de la mujer simplemente se olvida de referirla para una mamografía, apuntó Lebovic. Sugiere maneras sencillas para que la mujer pueda recordar cada año.

"Hágase la prueba en su cumpleaños o en una fecha cercana. Hágalo el primer día del año", dijo. La fecha en sí no importa, apuntó, pero mantener la misma fecha cada año hará que olvidarse sea más difícil.

El cáncer de mama es el cáncer más comúnmente diagnosticado entre las mujeres de los EE.UU., según la American Cancer Society, con un estimado de 267,000 nuevos casos diagnosticados en 2003 y 40,000 muertes.

Más Información

Obtenga más información sobre cómo detectar el cáncer de mama a tiempo en la American Cancer Society.

FUENTES: James Michaelson, Ph.D., assistant professor of pathology, Harvard Medical School and Massachusetts General Hospital, Boston; Gail Lebovic, M.D., associate professor of surgery, University of Southern California Keck School of Medicine and associate director, of the Lee Breast Center, USC/Norris Comprehensive Cancer and Hospital, Los Angeles; June 21, 2004 Cancer online

Last Updated: