Los medicamentos que reducen el riesgo de cáncer de mama acarrean otros peligros

Un análisis apunta que tanto el tamoxifeno como el raloxifeno pueden elevar el riesgo de otros cánceres y de coágulos

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de Healthday

LUNES, 14 de septiembre (HealthDay News/DrTango) -- Los medicamentos que se administran a mujeres que están en alto riesgo de desarrollar cáncer de mama para reducir su riesgo conllevan otros riesgos para la salud, sugiere un análisis reciente.

Esa fue la conclusión de los investigadores que estudiaron varios estudios publicados, incluidos ensayos clínicos aleatorios y una evaluación cara a cara de medicamentos que se usan con este fin. Estos incluyen el tamoxifeno, el raloxifeno y la tibolona. El tercer medicamento en cuestión no está disponible en estos momentos en el mercado de Estados Unidos, pero sí en otros países, y existen algunas investigaciones sobre sus beneficios en la reducción del riesgo.

"Encontramos que estos tres medicamentos sí reducían el riesgo de cáncer de mama invasivo entre un 30 y 68 por ciento", señaló la autora de la revisión, la Dra. Heidi D. Nelson, profesora de investigación de la Universidad de la Salud y las Ciencias de Oregón El informe fue publicado en la edición del 15 de septiembre de Annals of Internal Medicine.

Aunque los medicamentos ofrecen reducciones similares en cuanto al riesgo de cáncer de mama, cada uno acarrea su propio nivel de efectos secundarios. "Resultaron distintos en cuanto al efecto perjudicial causado", dijo Nelson. "Es importante conocer este dato".

El uso de medicamentos para reducir el riesgo de cáncer de mama en mujeres sanas en alto riesgo de la enfermedad no es tan común, destacó Nelson, como su uso para evitar la recurrencia en mujeres que ya han sido diagnosticadas y tratadas por cáncer de mama. Por ejemplo, el tamoxifeno se ha usado durante años para reducir las probabilidades de recurrencia entre supervivientes de cáncer de mama. Sin embargo, hace poco, otros investigadores encontraron que el tamoxifeno sólo reducía el riesgo de un tipo de cáncer de mama más común, llamado ER-positivo, mientras que eleva el riesgo de desarrollar cáncer de mama ER-negativo, un cáncer más agresivo entre las supervivientes de esta enfermedad.

Al parecer, algo similar ocurre cuando los medicamentos se usan para reducir el riesgo en mujeres libres de cáncer pero en alto riesgo de desarrollar esta enfermedad. Quizá las mujeres se incluyan en la categoría de alto riesgo por las mutaciones genéticas como la BRCA1 y la BRCA2, un fuerte historial familiar, u otros factores. Algunas deciden tomar los medicamentos para reducir su riesgo. "Es importante que no confundamos esta [estrategia de] reducción de riesgo con una medida preventiva", destacó Nelson.

Cuando el equipo de Nelson evaluó los resultados de los estudios, encontró que el tamoxifeno y el raloxifeno aumentaban la presencia de coágulos entre un 60 y 90 por ciento. El raloxifeno provocaba menos coágulos de sangre que el tamoxifeno.

El tamoxifeno también era más propenso que un placebo a causar cáncer de endometrio y más propenso a causar cataratas que el raloxifeno.

En mujeres mayores de 70 años, el uso de tibolona se asoció con accidentes cerebrovasculares.

Gran parte de la información acerca de este cuadro particular de riesgo y beneficio ya se conocía, destacó el Dr. Scott Maul, oncólogo médico de la Oncology Alliance en Milwaukee. "Querían condensar estos estudios en una sola publicación, así como tratar de cuantificar los beneficios y riesgos de estos tres medicamentos distintos".

La decisión de usar los medicamentos para reducir el riesgo no es fácil, destacó Maul. Animó a las mujeres a discutir primero esta decisión con su médico. Nelson alienta a las mujeres a que se hagan la prueba genética y a usar la información resultante, incluido cualquier hallazgo de mutaciones genéticas que eleven el riesgo de cáncer de mama, para tener un cuadro más preciso del riesgo que el ofrecido por otros modelos.

"La discusión en torno al uso de estos medicamentos es muy detallada con las mujeres", dijo Maul. Aunque la decisión es algo muy individual, ofreció el siguiente consejo: "Las mujeres sólo deberían tomar estos medicamentos [para reducir el riesgo de tener su primer caso de cáncer de mama] si verdaderamente están en alto riesgo de esta enfermedad". Aún así, puede que decidan no tomarlos, apuntó, por buenas razones. "Si alguien tiene factores de riesgo para el ataque cardiaco o accidente cerebrovascular, tomar estos medicamentos quizá no sea una buena idea".

Más información

Para saber más sobre las herramientas que usan los profesionales de salud para evaluar el riesgo de cáncer de mama, visite el Instituto Nacional de Cáncer de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

FUENTES: Heidi D. Nelson, M.D., M.P.H., research professor, Oregon Health & Science University, Portland; Scott Maul, M.D., medical oncologist, Oncology Alliance, Milwaukee, Wisc.; Sept. 15, 2009, Annals of Internal Medicine

Last Updated: