Se relacionan fármacos para el corazón ampliamente utilizados con mejores resultados para el cáncer de mama

Sin embargo, según los expertos, es necesaria mucha más investigación para confirmar los hallazgos

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MIÉRCOLES, 1 de junio (HealthDay News/HolaDoctor) Según dos estudios recientes, los bloqueadores beta fármacos seguros y baratos que han sido utilizados durante décadas por millones de personas con el tiempo podrían desempeñar una función en la lucha contra el cáncer de mama.

Un estudio sugiere que las mujeres que ya toman bloqueadores beta para reducir la presión arterial tienden a recibir un diagnóstico de cáncer de mama a una etapa más temprana de la enfermedad y a tener mayores probabilidades de sobrevivencia.

El segundo estudio halló que las mujeres que tomaban un bloqueador beta durante la quimioterapia para el cáncer de mama presentaban un riesgo más bajo de recurrencia.

Ambos estudios, cuyos autores declararon sin conflictos de intereses, fueron divulgados en línea el 31 de mayo como avance de la publicación en una próxima edición impresa de Journal of Clinical Oncology.

Resulta tentadora la idea de administrarles a las mujeres un fármaco barato con un buen perfil de seguridad para combatir el cáncer de mama; sin embargo, estos hallazgos son insuficientes para recomendar la prescripción de bloqueadores beta como el propranolol (Inderal) para el cáncer de mama, comentó un experto.

"Estos estudios generan hipótesis. No los considero definitivos ni mucho menos en términos de lo que los médicos y los pacientes deben hacer el día de mañana", comentó el Dr. Lori Goldstein, director del Centro de Evaluación de las Mamas del Centro Fox Chase para el Cáncer en Filadelfia.

Por otro lado, las mujeres con cáncer de mama que ya toman esta clase de fármacos no necesitan preocuparse porque "vaya a poner en peligro la atención del cáncer", comentó el Dr. Amal Melhem-Bertrandt, autor principal del segundo estudio.

Básicamente, los bloqueadores beta actúan al neutralizar los efectos de la epinefrina y la norepinefrina, ambas hormonas del estrés.

Es posible que estas vías del estrés también tengan que ver con la propagación del cáncer de mama.

"Hay mucha literatura por todas partes en donde se habla de que la gente bajo mucho estrés puede tener una mayor incidencia de cáncer de mama recurrente, lo cual significa que el cáncer podría volver cuando se maneja mayor estrés", dijo Melhem-Bertrandt, que es un profesor asistente de oncología médica de mama en el Centro Anderson de Cáncer de la Universidad de Texas en Houston. "Queríamos averiguar si hay algo que se realice farmacológicamente para reducir la epinefrina y norepinefrina que reduzca la incidencia de cáncer recurrente.

El primer estudio colectó datos del 2001 al 2006 de un gran registro nacional de cáncer en Irlanda, con información adicional de una base de datos de una farmacéutica. Los investigadores, tanto de Irlanda como de Estados Unidos, identificaron 70 mujeres que estaban tomando propanolol y otras 525 tomando otro beta bloqueador llamado atenolol (Tenormin) en el año antes de ser diagnosticadas con cáncer de mamá; fueron comparadas con un grupo control de más de 4,700 mujeres con cáncer de mamá que no habían tomado los beta bloqueadores. Todas las mujeres tenían 40 años o más.

Las mujeres que tomaban el beta bloqueador propanolol fueron significativamente menos propensas a ser diagnosticadas con cáncer avanzado o morir de cáncer de mama. Mientras más tiempo se utilizó el propanolol, mejores los resultados.

No hubo asociación similar con el betabloqueante atenolol, según los autores del estudio.

Pero los resultados podrían haber sido sesgados por el hecho de que las mujeres que se encuentran en estas bases de datos están actualmente visitando a sus médicos y recibiendo recetas de medicamentos, dijo la Dra. Stephanie Bernik, directora de oncología quirúrgica en el Hospital de Lenox Hill en la ciudad de Nueva York. "Son más propensas a seguir adelante con las terapias y el monitoreo" y esto puede ayudar a explicar el mejor pronóstico, señaló.

Los investigadores también advirtieron que el grupo de propanolol era tan pequeño que los resultados podían deberse al azar y que necesitaban ser confirmados en estudios más amplios.

Los autores del segundo estudio regresaron a los registros de 1,413 mujeres que habían recibido quimioterapia para el cáncer de mama y compararon aquellas que habían tomado beta bloqueadores con aquellas que no.

En general, encontraron que tomar un betabloqueador se asoció con una disminución de 50 por ciento en la recurrencia de cáncer, pero no con la supervivencia global.

El beneficio en realidad pareció estar restringido a las mujeres con cáncer de mama triple-negativo, que tenían un 70 por ciento menos riesgo y aquellas que tuvieron menos opciones de tratamientos, dijo Melhem-Bertrandt.

Las posibles buenas noticias para todas las mujeres, señaló un editorial adjunto, es que estas vías de estrés también pueden ser modificadas a través de factores de estilo de vida, tales como control de peso, y como frenar el consumo de tabaco.

Más información

El Instituto Nacional de Cáncer de EE.UU. tiene más sobre cáncer de mama.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Amal Melhem-Bertrandt, M.D., profesor asistente, oncología médica de mama, Universidad de Texas, Centro de Cáncer M.D. Anderson, Houston; Stephanie Bernik, M.D., directora, oncología quirúrgica, Hospital Lenox Hill, Ciudad de Nueva York; Lori J. Goldstein, M.D., director, Centro de Evaluación de Seno, Centro de Cáncer Fox Chase, Philadelphia; 31 de mayo de 2011, Journal of Clinical Oncology, en línea

Last Updated: