Una prueba de sangre permite evaluar el tratamiento contra el cáncer de mama

Los niveles de células del cáncer muestran si el paciente esta respondiendo a la terapia

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES 18 de agosto (HealthDayNews/HispaniCare) -- Investigadores informan que una nueva prueba de sangre promete para mejorar el tratamiento del cáncer de mama en estado avanzado.

Según un informe que aparece en la edición del 19 de agosto del New England Journal of Medicine, la prueba, que busca células malignas en la sangre, hace una lectura rápida sobre qué tan bien está respondiendo una mujer a un tratamiento de cáncer de mama metastático, en el que las células malignas se han extendido a otras partes del cuerpo.

"Cuando una mujer comienza uno de los muchos tratamientos disponibles, todos diseñados para reducir el tumor y hacer que la gente se sienta mejor, esta prueba puede determinar en pocas semanas si la terapia es beneficiosa", declaró el Dr. Daniel F. Hayes, uno de los investigadores. "Si no es así, debería estar sometida a otra terapia".

El uso de esta prueba está en sus etapas iniciales, advirtió Hayes, director clínico del programa de oncología de la mama del Comprehensive Cancer Center de la Universidad de Michigan. El estudio fue realizado en 20 centros y se enfocó en si las los resultados de la prueba podrían determinar qué también estaba funcionando una terapia.

Se examinó un total de 177 mujeres y se escogió la línea de corte para la prueba en cinco células de cáncer por cada 7.5 milímetros de sangre. El tiempo de supervivencia promedio para aquellas mujeres cuyas lecturas fueron mayores que ese nivel fue de 8.2 meses, en comparación con más de 18 meses para aquellas con niveles más bajos de células de cáncer en su sangre.

Pero demostrar que un tratamiento no está ayudando a una mujer es apenas el primer paso, advirtió Hayes. "Todavía no sabemos si, cuando una mujer tiene estas células de cáncer, cambiar de terapia le ayudará", anotó.

El cáncer de seno puede ser tratado con una terapia orientada a la reducción de la producción de estrógeno, una hormona que acelera el crecimiento de las células de cáncer, o con quimioterapia, en la que los medicamentos acaban con las células del cáncer. En este ensayo, la prueba de sangre fue más precisa para predecir la respuesta de la terapia hormonal comparada con la quimioterapia, dijo Hayes.

Pero no parece mejor que los métodos existentes para evaluar la efectividad del tratamiento, dijo. El sistema más simple es monitorear el estado de la mujer cuidadosamente, según Hayes, con una evaluación durante varios meses. El nuevo examen brinda más información en cuatro o cinco semanas, sostuvo.

Hay otras pruebas de sangre más antiguas que buscan proteínas relacionadas con el cáncer, pero los resultados son muy ambiguos para ser ampliamente utilizados, afirmó el Dr. G. Thomas Budd, director del programa de oncología médica y cáncer de mama de la Clínica de Cleveland y coinvestigador del estudio.

"Considero que este método es más sólido porque brinda información más útil", declaró Budd.

Una aplicación inicial del examen sería "identificar a aquellas mujeres que no se están beneficiando con el tratamiento para evitar los efectos secundarios", apuntó. "Entonces, trataríamos de probar que cambiar de tratamiento mejora la supervivencia o la calidad de vida".

Los ensayos para determinar si un cambio de tratamiento basado en los resultados de la prueba mejorará las tasas de supervivencias están en la etapa de planeación, advirtió Budd.

El examen se realiza con una máquina especial recientemente aprobada por la U.S. Food and Drug Administration, relató Hayes. Hasta ahora, el aparato empieza a estar disponible en las principales clínicas de cáncer, pero la esperanza a largo plazo es que los resultados puedan ser obtenidos enviando muestras de sangre por correo a los laboratorios para realizar la prueba", dijo.

Por ahora, el examen está dirigido a apenas entre el 10 y el 20 por ciento de los pacientes de cáncer de mama, cuya enfermedad se ha extendido, sostuvo Budd, pero puede que algún día sea útil para examinar mujeres cuyo cáncer haya sido tratado exitosamente.

"Podríamos realizar un examen periódicamente para determinar si hay recurrencia del cáncer", explicó Budd.

Más Información

Todo lo que necesita saber acerca del cáncer de mama lo puede encontrar en el National Cancer Institute.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Daniel F. Hayes, M.D., clinical director, University of Michigan Comprehensive Cancer Center, Ann Arbor; G. Thomas Budd, M.D., director, medical oncology breast cancer program, Cleveland Clinic; Aug. 19, 2004, New England Journal of Medicine

Last Updated: