Los tratamientos para el cáncer de colon necesitan mejorar

Estudios hallan que deberían examinarse más ganglios linfáticos y la atención de seguimiento debería ser más frecuente

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MARTES, 9 de septiembre (HealthDay News/Dr. Tango ) -- Dos estudios recientes contienen noticias decepcionantes para las personas que se han sometido a tratamiento para el cáncer de colon.

El primer estudio, publicado en la edición en línea del 9 de septiembre de la Journal of the National Cancer Institute (JNCI), halló que apenas el 38 por ciento de los hospitales estadounidenses de la muestra estaban examinando suficientes ganglios linfáticos después de la cirugía para el cáncer de colon para evaluar adecuadamente la extensión de avance de la enfermedad.

El segundo estudio, en la edición del 15 de octubre de la revista Cancer, halló que apenas el 40 por ciento de las personas que habían sido tratadas exitosamente para cáncer de colon estaba recibiendo todas las pruebas de seguimiento recomendadas.

Del primer estudio, el Dr. Durado Brooks, director de cáncer de próstata y colorrectal de la American Cancer Society, dijo: "Es preocupante que un porcentaje tan pequeño de hospitales lo cumpliera".

Además, Brooks aseguró que el otro estudio "no es el primero que ha mostrado una falta de vigilancia adecuada después del tratamiento. El estudio muestra la importancia de que los pacientes sean educados sobre su atención inicial y seguimiento. Es importante para los pacientes que saben que es el seguimiento apropiado".

El cáncer de colon es la segunda causa principal de mortalidad en los Estados Unidos, según la información de respaldo del estudio de la JNCI. Hasta el 80 por ciento de las personas a las que se les ha diagnosticado cáncer de colon tiene enfermedad localizada, lo que significa que en el momento de la cirugía, parecía que el cáncer no se había propagado a otros lugares. Cuando el cáncer de colon se extirpa quirúrgicamente, los cirujanos también retiran los ganglios linfáticos circundantes para buscar señales de que el cáncer se ha propagado.

Las directrices recomiendan que se examinen al menos doce ganglios linfáticos para detectar cáncer. Si se encuentra cáncer en cualquier ganglio linfático, se recomienda a los pacientes que se sometan a quimioterapia para tratar de evitar que el cáncer se propague aún más. Si no se halla cáncer en los ganglios linfáticos, el tratamiento quirúrgico inicial generalmente es el único tratamiento necesario.

"Examinar doce o más ganglios linfáticos asegura establecer adecuadamente la etapa de la enfermedad", señaló el Dr. Karl Bilimoria, autor líder del primer estudio y residente de cirugía de la facultad de medicina Feinberg de la Universidad Northwestern de Chicago.

Bilimoria y sus colegas querían saber cuántos hospitales en realidad se adherían a estas directrices y, luego de revisar información sobre cerca de 1,300 hospitales estadounidenses, hallaron que apenas el 38 por ciento lo hacía. La buena noticia de este estudio es que la cantidad de hospitales que cumplen ha aumentado en 23 por ciento desde 1996. La mala noticia es que cerca del 60 por ciento de los hospitales no están revisando ganglios linfáticos para establecer adecuadamente la etapa del cáncer de colon.

El estudio también halló que era más probable que los Centros oncológicos integrales designados por el National Cancer Institute examinaran doce o más ganglios con un 78 por ciento de cumplimiento. Los hospitales de Veterans Administration estuvieron en el siguiente lugar con el 53.1 por ciento de cumplimiento, seguidos por los hospitales universitarios con 52.4 por ciento. Los hospitales comunitarios eran los que menos probabilidades tenían de cumplir, pues apenas la tercera parte examinó doce o más ganglios linfáticos después de la cirugía.

"Esto es algo factible. No es un estándar que no se pueda alcanzar", señaló Bilimoria, quien agregó que considera que podría deberse simplemente de asegurarse de que médicos y patólogos estén educados sobre las directrices.

Entretanto, sugirió que la gente que se someta a cirugía para el cáncer de colon debe preguntarle al médico si saca doce o más ganglios linfáticos y pedir el informe de patología para asegurarse de que todos se han examinado.

Luego de un tratamiento exitoso para el cáncer de colon, las patentes deberían acudir a consultas de seguimiento con su médico, realizarse pruebas de sangre y una colonoscopia periódica.

En el otro estudio, los investigadores hallaron que el 60 por ciento de los 9,426 pacientes de cáncer de colon estudiados no recibió todos los procedimientos de seguimiento recomendados. Los pacientes del estudio eran mayores de 65.

La mayoría, el 92 por ciento, acudió a sus médicos para consultas de seguimiento y el 74 por ciento se sometió a pruebas de antígeno carcinoembriónico (ACE), pero menos de la mitad se sometió a una colonoscopia de seguimiento, según el estudio.

El estudio no examinó las razones subyacentes detrás de la falta de seguimiento, así que no estuvo claro si los médicos no están recomendando el seguimiento apropiado o si los pacientes están decidiendo no recibir la atención de seguimiento recomendada.

Más información

Para saber más acerca del cáncer de colon y su tratamiento, visite el U.S. National Cancer Institute.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Karl Bilimoria, M.D., surgical resident, Feinberg School of Medicine, Northwestern University, Chicago; Durado Brooks, M.D., director, prostate and colorectal cancer, American Cancer Society, Atlanta; Oct. 15, 2008, Cancer; Sept. 9, 2008 Journal of the National Cancer Institute, online

Last Updated: