'Quizá necesite un ventilador': la lucha de un adolescente contra una enfermedad pulmonar vinculada con el vapeo

Eddie and Geri Sullivan

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES, 23 de septiembre de 2019 (HealthDay News) -- Eddie Sullivan, de 17 años, se despertó el martes y encontró que el pecho le dolía cada vez que respiraba.

Ese fin de semana de julio había tenido náuseas y fiebre, y el día anterior los médicos le habían diagnosticado una neumonía, recuerda su madre, Geri Sullivan.

"A medida que el día pasaba, el dolor de pecho se hizo más intenso y le costaba más respirar", dijo Sullivan, que tiene 54 años, del condado de Delaware, Pensilvania. "Comentó más de una vez que parecía que solo podía obtener suficiente aire de un pulmón".

En ese momento no podían saberlo, pero Eddie era una de las 530 personas de 38 estados que han experimentado graves lesiones pulmonares relacionadas con el vapeo.

Eddie ya se está sanando, pero en un momento los médicos pensaron en ponerlo en un ventilador, una idea que aterrorizó a su madre, que perdió al padre del chico cuando tenía apenas 1 año.

"De verdad sentí que el mundo se iba a acabar de nuevo, cuando escuché esas palabras, que quizá lo pondrían en un ventilador", recordó Sullivan.

Las autoridades federales de la salud todavía están averiguando qué sucede exactamente en esos casos de lesiones relacionadas con el vapeo, pero los expertos afirman que el caso de Eddie sigue un patrón que parece estar emergiendo.

Las primeras señales

Muchos pacientes experimentan primero síntomas gastrointestinales, como náuseas, vómitos y diarrea, antes de sus síntomas respiratorios, explicó la Dra. Karen Wilson, jefa de la división de pediatría general de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

"En muchos de los casos parece tener un inicio más lento", dijo Wilson. "Ciertamente, en los casos sobre los que más detalles me he enterado, ha pasado algo de tiempo en que tenían vómitos y diarrea antes de que recibieran el diagnóstico real".

Eddie se despertó el sábado con una fiebre de unos 101 grados Fahrenheit (38 grados Celsius), y pasó el fin de semana en la cama. El domingo en la noche tenía dolores estomacales intensos y vomitó repetidas veces.

Su madre llevó a Eddie al hospital el lunes, donde le realizaron un examen completo y una radiografía del tórax antes de diagnosticarle una pulmonía. Lo mandaron a casa, pero recomendaron que lo llevaran a un hospital pediátrico si su condición empeoraba.

Al día siguiente, a Eddie, que es un fornido jugador de fútbol americano, le costaba cada vez más respirar.

"Si caminaba de una habitación a otra se sentía débil", dijo su madre. "Necesitaba ayuda para ponerse en pie de un sillón reclinable".

Los síntomas pulmonares relacionados con este síndrome tienden a ser una tos seca, falta de aliento y dolor en el pecho, comentó el Dr. Albert Rizzo, director médico de la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association). Es justo lo que le pasó a Eddie.

Un tiempo en la UCI

Sullivan llevó a su hijo rápidamente al Hospital Pediátrico Nemours/Alfred I. duPont, que quedaba cerca, en Wilmington, Delaware, donde los médicos ni dejaron que Eddie se sentara en la sala de espera.

"Vieron que estaba sudando mucho y que sin duda tenía problemas para respirar", comentó Sullivan. Se alarmaron cuando pusieron el detector de oxígeno en sangre en su dedo.

"Pude ver el pánico en las caras de los enfermeros cuando vieron su nivel de oxígeno en la sangre", dijo Sullivan. "Se lo llevaron de mi lado y lo enviaron a la sala de traumatismos. Lo rodeó un equipo de ocho personas".

Al final, a Eddie lo trataron en la unidad de cuidados intensivos (UCI) del hospital, algo que no es inusual en este tipo de lesiones pulmonares, apuntó Rizzo.

Un informe reciente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. anotó que más o menos un tercio de los pacientes en Wisconsin e Illinois requirieron tratamiento en la UCI, señaló Rizzo.

A principios del tratamiento de Eddie, "me pidieron que saliera de la habitación para poder hablar con él sobre cosas de adolescentes, y entonces él les contó que había usado un Juul y vapeado varias veces en el último año", recordó Sullivan.

Resulta que Eddie había estado vapeando bastante, sin que su madre lo supiera, y usaba un Juul u otros dispositivos de sus amigos.

Eddie les dijo a los médicos que había vapeado productos tanto con nicotina como con THC, indicó el Dr. Nicholas Slamon, un especialista en cuidados críticos del Hospital Pediátrico Nemours/Alfred I. duPont que trató a Eddie.

"Admitió que había hecho ambas cosas", dijo Slamon. "Eso parece ser un tema en algunas de las personas que han estado más enfermas".

Las causas exactas siguen sin estar claras

"Afirmó que dejó de hacerlo uno o dos meses antes de enfermar", dijo Sullivan. "Sin duda lo había estado haciendo durante al menos un año, quizá un poco más, y lo hacía con frecuencia. Era algo que hacía todos los días después de la escuela con sus amigos".

Las autoridades federales de la salud no han vinculado estos casos con ningún dispositivo, compuesto o ingrediente en específico, apuntaron esta semana los funcionarios de los CDC.

A Sullivan le aterroriza pensar en qué podría estar poniendo su hijo en sus pulmones.

"Compraba la mayoría de sus productos en una gasolinera local que le despachaba y nunca le pidió un documento de identidad", indicó Sullivan. "Hay muchas cápsulas y líquidos falsos disponibles. Quizá pensara que estaba comprando productos de Juul, pero podría haber sido una falsificación. Sabrá Dios qué compuestos químicos contenían".

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. ha advertido a las personas que no vapeen en lo absoluto, pero en particular que no compren líquidos o dispositivos de vapeo "hechos en casa".

"Si está pensando en comprar uno de esos productos en la calle, del maletero de un coche, de un baúl, en un callejón, o si va a ir a casa a modificar el producto usted mismo usando algo que compró a un tercero o que le dio un amigo, piénselo dos veces", enfatizó en una conferencia de prensa de principios de mes Mitch Zeller, director del Centro de Productos de Tabaco de la FDA.

Tras unos días en la UCI, Eddie seguía sin mejorar.

"El viernes en la mañana habían observado muy poco progreso y hablaron seriamente de intubarlo y ponerlo en un ventilador", dijo Sullivan.

Hasta ahora, los esteroides son el mejor tratamiento

Como último recurso, los médicos administraron esteroides intravenosos a Eddie, y "por fin comenzó a recuperarse", contó Sullivan.

"La terapia universal, lo único que parece ayudar en algo, son los esteroides", comentó Slamon respecto a los casos de lesiones pulmonares relacionados con el vapeo.

Rizzo anotó que "la idea es que podría ser algún tipo de inflamación provocada por una exposición o una reacción alérgica. [Los esteroides] quizá puedan ralentizar o revertir el proceso que sucede en los pulmones".

El marcador más común de esas lesiones pulmonares relacionadas con el vapeo es que no hay infección, solo una inflamación grave de los pulmones, añadió Rizzo.

Al final, Eddie pasó 11 días en la UCI antes de recibir el alta. Todavía se está recuperando.

"En algunas ocasiones pierde el aliento", dijo Sullivan. "En el departamento de pulmonología me dijeron que es probable que sus pulmones no estén del todo recuperados hasta finales de octubre".

La escuela secundaria de Eddie le dio una llave del elevador para que pudiera llegar a su aula principal y a las clases en los pisos superiores, porque todavía se queda sin aliento cuando sube escaleras, apuntó Sullivan.

Una advertencia para los demás

Lamentablemente, a Eddie no le dieron la luz verde para jugar con su equipo de fútbol americano. Sigue estando en el equipo, y ayuda a grabar los partidos, pero no pudo volver a la línea ofensiva, dijo su madre.

Los médicos advirtieron a Eddie que nunca debería vapear de nuevo, por si hace más daño a sus pulmones, y el chico se lo ha tomado en serio, aseguró Sullivan.

"Les comentó a sus amigos que estaba enfermo debido al Juul, y que sería mejor que también lo dejaran", señaló Sullivan.

Slamon afirmó que tiene la esperanza de que Eddie se recupere del todo.

"Supongo que como por lo demás es un chico sano, se recuperará del todo y con el tiempo todo pasará", dijo Slamon. "Pero hay un riesgo de que llegue a estabilizarse y que sus pulmones no mejoren nunca más allá de ese punto".

Solo el tiempo dirá si Eddie y los demás pacientes que son víctimas de esta lesión pulmonar se recuperarán del todo, apuntó Rizzo.

En más o menos la mitad de los casos están implicadas personas menores de 25 años, según los CDC.

"Esos pulmones todavía están en desarrollo, y podrían haberse estado desarrollando más tiempo, pero este daño podría prevenir que alcancen todo su potencial", dijo Rizzo, refiriéndose a los pacientes más jóvenes.

"Una lesión de este tipo en los pulmones puede tardar semanas o meses en resolverse del todo, y esa resolución podría ser a veces inferior al punto de partida", advirtió Rizzo. "Mi esperanza sería que con algo más de tiempo los pacientes vuelvan a la normalidad".

Wilson dijo que espera que los pacientes hospitalizados con estas lesiones pulmonares también reciban tratamiento de cesación del tabaquismo, como parches o chicle de nicotina, "de forma que cuando vuelvan a casa puedan dejar de usar estos productos del todo".

Añadió que "las personas que los estén cuidando también deben acordarse de tratar esa adicción a la nicotina".

Más información

La Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association) ofrece más información sobre el vapeo y la salud de los pulmones.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Geri Sullivan, Delaware County, Pa.; Karen Wilson, M.D., MPH, division chief, general pediatrics, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York City; Albert Rizzo, M.D., chief medical officer, American Lung Association; Nicholas Slamon, M.D., critical care specialist, Nemours/Alfred I. duPont Hospital for Children, Wilmington, Del.

Last Updated: