¿El vapeo podría llevar a los adolescentes a fumar marihuana?

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES, 23 de abril de 2018 (HealthDay News) -- Los adolescentes que utilizan cigarrillos electrónicos podrían ser más propensos a probar la marihuana en el futuro, sobre todo si comienzan a vapear a una edad más temprana, muestra un estudio reciente.

Más de 1 de cada 4 adolescentes que reportaron el uso de cigarrillos electrónicos al final pasaron a fumar marihuana, según una encuesta de más de 10,000 adolescentes.

Esto es en comparación con apenas un 8 por ciento de los que no vapeaban, señaló Hongying Dai, bioestadística principal en el Hospital Pediátrico Mercy en Kansas City, Missouri.

Además, los adolescentes que vapeaban a una edad temprana tenían un riesgo más alto de consumo posterior de marihuana.

Los niños de 12 a 14 años que usaban cigarrillos electrónicos tenían 2.7 veces más probabilidades de probar la marihuana que sus compañeros, en comparación con un riesgo 1.6 veces más alto para los adolescentes que probaron el vapeo entre los 15 y los 17 años.

"Nuestros hallazgos sugieren que el uso generalizado de los cigarrillos electrónicos entre los jóvenes podría tener implicaciones para la adopción de otras sustancias de abuso más allá de la nicotina y los productos de tabaco", advirtió Dai.

En el estudio, Dai y sus colaboradores encuestaron dos veces a 10,364 jóvenes de 12 a 17 años de edad: una vez en 2013-2014, y una vez más un año más tarde.

Los investigadores encontraron que los adolescentes que reportaron haber utilizado cigarrillos electrónicos en la primera entrevista eran más propensos a haber probado marihuana por primera vez a lo largo del año siguiente.

Los resultados también mostraron que los que tenían de 12 a 14 años cuando probaron los cigarrillos electrónicos tenían 2.5 veces más probabilidades de convertirse en consumidores empedernidos de marihuana que fumaban marihuana al menos una vez por semana.

Algo que es peor todavía es que los investigadores encontraron que mientras mayor era la frecuencia de uso de cigarrillos electrónicos de los jóvenes, más probable es que probaran la marihuana o que se convirtieran en fumadores empedernidos de la droga.

Dai planteó que la nicotina que contiene el vapor de los cigarrillos electrónicos podría estar cambiando la química cerebral de los adolescentes jóvenes.

"El cerebro sigue en desarrollo en la adolescencia; la exposición a la nicotina podría conducir a cambios en el sistema nervioso central que predispongan a los adolescentes a la dependencia de otras sustancias de abuso", dijo Dai.

También es posible que experimentar con los cigarrillos electrónicos pudiera aumentar la curiosidad de los adolescentes sobre la marihuana, así como reducir las preocupaciones respecto al consumo de marihuana, añadió Dai.

Además, los jóvenes que utilizan cigarrillos electrónicos podrían ser más propensos a juntarse con gente que prueba otras sustancias, dijeron Dai y el Dr. Scott Krakower, jefe asistente de la unidad de psiquiatría en el Hospital de Zucker Hillside en Glen Oaks, Nueva York.

"Los cigarrillos electrónicos estarán en la misma cultura de sustancias que otras cosas", apuntó Krakower.

Estos hallazgos deberían ser preocupantes para los padres, porque los jóvenes quizá no paren al probar la marihuana, enfatizó.

"¿Si prueba la marihuana, llevará eso a probar pastillas? ¿Y llevará eso a otra cosa?", dijo Krakower. "Cuando vemos una progresión a otra sustancia, es como una cascada de 'y ahora qué'... pasaron a la marihuana, ¿y ahora qué?".

Dado que se trató de una encuesta, no puede probar causalidad. Y es posible que los adolescentes fuera de control que toman riesgos y que prueban los cigarrillos electrónicos estén predispuestos a aventurarse con otras sustancias, dijeron Dai y Krakower.

"Tal vez su personalidad sea más del tipo de búsqueda de sensaciones, y si adoptan una cosa, adoptarán otra", indicó Krakower.

Pero Dai dijo que su equipo tomó eso en cuenta, e incluso tras ajustar por la búsqueda de sensaciones, "el uso de cigarrillos electrónicos en cualquier momento seguía asociado de forma significativa con el consumo posterior de marihuana".

Krakower recomienda que los padres estén atentos a señales del uso de cigarrillo electrónico (como una irritabilidad marcada, esconder cosas, no apegarse a la verdad), y que se muestren estrictos.

"Debe haber una tolerancia cero ante este tipo de conducta", enfatizó Krakower.

Gregory Conley, presidente de la Asociación Americana del Vapeo (American Vaping Association), se mostró de acuerdo.

"Los cigarrillos electrónicos son productos para adultos, no para jóvenes de ninguna edad", dijo Conley. "Estamos de acuerdo con la conclusión de los autores de que se necesita más educación para ayudar a los jóvenes a comprender las consecuencias de utilizar productos restringidos para su edad y drogas ilegales".

El nuevo estudio fue publicado en línea el 23 de abril en la revista Pediatrics.

Más información

El Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU. ofrece más información sobre los adolescentes y los cigarrillos electrónicos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Hongying Dai, Ph.D., associate professor and senior biostatistician, Children's Mercy Hospital, Kansas City, Mo.; Scott Krakower, D.O., assistant unit chief, psychiatry, Zucker Hillside Hospital, Glen Oaks, N.Y.; Gregory Conley, president, American Vaping Association; April 23, 2018, Pediatrics

Last Updated: