Vapear y también fumar podría ser una señal de una mayor motivación para abandonar el hábito

In English

MARTES, 30 de abril de 2019 (HealthDay News) -- Los padres que usan tanto cigarrillos tradicionales como electrónicos podrían estar intentando dejar de fumar con más ahínco que los que solo fuman cigarrillos regulares, informan los investigadores.

"Nuestros hallazgos sugieren que los padres que fuman que comienzan a usar cigarrillos electrónicos podrían haberlo hecho por el deseo de dejar de fumar", comentó la autora del estudio, Emara Nabi-Burza, del Hospital General de Massachusetts para Niños, en Boston.

"Pero muchos de ellos al final se convierten en usuarios dobles de cigarrillos y cigarrillos electrónicos, manteniendo su adicción a la nicotina y también exponiendo a sus hijos a los aerosoles de los cigarrillos electrónicos, que contienen sustancias peligrosas", añadió Nabi-Burza, que también trabaja en el Centro de Investigación y Tratamiento del Tabaco en el General de Massachusetts.

Los investigadores también encontraron que los padres que usan tanto cigarrillos tradicionales como cigarrillos electrónicos eran igual de propensos que los que solo fumaban cigarrillos a permitir que se fumara en casa, pero que eran mucho más propensos a permitir que se fumara en el coche y que se vapeara tanto en casa como en el coche.

Esto sugiere que los usuarios dobles podrían creer erróneamente que los vapores del cigarrillo electrónico contienen menos toxinas que dañan la salud que el humo de los cigarrillos tradicionales, advirtieron los autores del estudio en un comunicado de prensa del hospital.

El estudio incluyó a más de 700 padres que reportaron que usaban cigarrillos tradicionales. De ellos, un 11 por ciento reportaron que también usaban cigarrillos electrónicos. De los 115 padres que reportaron que usaban cigarrillos electrónicos, un 70 por ciento también fumaban cigarrillos tradicionales.

En comparación con los padres que solo fumaban cigarrillos tradicionales, los usuarios dobles eran más propensos a: tener un niño de menos de 1 año de edad en casa; planificar dejar de fumar en los seis meses siguientes; haber intentado dejar de fumar en los tres meses anteriores; haber usado reemplazo de nicotina o haber llamado a una línea telefónica para dejar de fumar en los dos años anteriores.

Los investigadores apuntaron que, aunque los cigarrillos electrónicos con frecuencia se mercadean como una forma para ayudar a los fumadores a abandonar el hábito, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. no los ha aprobado para la cesación del tabaquismo.

Según el autor sénior del estudio, el Dr. Jonathan Winickoff, "aunque los cigarrillos electrónicos emiten numerosas toxinas además de la nicotina y siguen planteando riesgos para la salud, la terapia de reemplazo de nicotina en forma de chicles, pastillas o parches ha probado su efectividad para respaldar la cesación del tabaquismo y eliminar la exposición a la nicotina de bebés y niños".

Winickoff, que es director de investigación pediátrica en el Centro de Investigación y Tratamiento del Tabaco, y también es profesor de pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, añadió que "los consultorios pediátricos son un lugar ideal para ofrecer tratamientos basados en las evidencias a los padres de los pacientes, y para educarlos sobre el hecho de que los cigarrillos electrónicos no son una opción más segura".

El estudio fue publicado en línea el 22 de abril en la revista Academic Pediatrics.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre cómo dejar de fumar.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: Massachusetts General Hospital for Children, news release, April 22, 2019

--

Last Updated: