Se ven riesgos en baja exposición al benceno

Un estudio revela que las células sanguíneas se dañan aún por debajo de los estándares laborales de los EE.UU.

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

JUEVES 2 de diciembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- La exposición al benceno, un químico comúnmente utilizado, aún a niveles por debajo de las directrices actuales consideradas como seguras, podría tener efectos dañinos a la salud, según afirma un nuevo estudio.

Los investigadores han encontrado que trabajadores de China que fueron expuestos al benceno en concentraciones por debajo de los estándares ocupacionales actuales de los EE.UU. experimentaron daños en sus células sanguíneas.

Todavía no se ha determinado si estos cambios biológicos en realidad se traducen en problemas de salud más adelante. "No sabemos las consecuencias sanitarias", afirmó el Dr. Nat Rothman, coautor del estudio e investigador principal en la división de epidemiología y genética del cáncer del National Cancer Institute (NCI). "Estos hallazgos deben ser confirmados independientemente. No es algo que hemos determinado, pero sí genera la pregunta de si hay efectos más serios que ocurren en la médula ósea".

Este informe, el cual aparece en la edición del 3 de diciembre de Science, representó una colaboración entre la NCI, la Universidad de California en Berkeley, y el Centro Chino de Control y Prevención de la Enfermedad.

Por encima de ciertos niveles, se sabe que el benceno (un hidrocarburo utilizado en la fabricación de variados productos comunes, incluyendo objetos caseros como los plásticos, pesticidas y detergentes), daña el sistema sanguíneo y causa leucemia. Como resultado, la U.S. Occupational Safety and Health Administration (OSHA) ha fijado los límites de exposición en el lugar de trabajo en una parte por millón de aire. Qué efecto tiene el químico por debajo de este nivel aún no está claro.

La exposición al benceno es principalmente un problema para los trabajadores en los sectores del petróleo, las embarcaciones, la reparación de automóviles, la fabricación de zapatos y otros. El público general puede resultar expuesto a través del humo de cigarrillo, la gasolina y las emisiones de los vehículos. Ha habido preocupación de que las personas en las áreas urbanas estén expuestas al benceno por la contaminación aérea.

Para este estudio, los investigadores vigilaron a trabajadores de una fábrica en Tianjin, China. Específicamente, compararon a 250 trabajadores en una fábrica de zapatos que habían estado expuestos a varios niveles de benceno a 140 patrones de comparación que trabajaban en una fábrica de ropa y por ende no habían tenido ninguna exposición.

Aunque otros estudios han considerado algunas de estas preguntas anteriormente, Rothman afirmó que su informe fue especialmente meticuloso al llevar a cabo las mediciones. Los investigadores también evaluaron la exposición de los voluntarios al benceno y otros químicos fuera del lugar de trabajo.

Se encontraron defectos sanguíneos significativos sólo en los trabajadores que habían sido expuestos al benceno, incluyendo algunos que fueron expuestos a niveles inferiores al estándar de los EE.UU. de una parte por millón. El conteo de los glóbulos blancos y plaquetas fueron más bajos en los trabajadores expuestos, aún si la exposición era inferior al estándar.

Mucho del daño fue a las células progenitoras que generan los diferentes tipos de células sanguíneas.

"Parecía que estas células eran un poco más sensibles al efecto del benceno que las células más maduras", apuntó Rothman. "Sólo pudimos demostrarlo en las personas altamente expuestas, pero aunque la significación estadística sólo se obtuvo en los niveles más altos, mostró que estas células son más sensibles, lo que significa que tal vez vigilar a las personas con un método estándar [por ejemplo, la vigilancia de las células maduras] podría generar resultados subestimados".

El significado de todo esto para la salud es un tema que debe ser resuelto por estudios futuros. "Tenemos que comprender cuáles son los efectos a largo plazo de la exposición al benceno en este rango particular, cuáles tipos de enfermedad real. Eso es lo importante", dijo Rothman. "Vimos a personas saludables, pero vimos estos cambios biológicos. Deseamos confirmar y comprender qué significa a largo plazo".

El gobierno de los EE.UU. planea investigar si los hallazgos harán que algún cambio sea necesario.

"El estándar actual de OSHA para el benceno, activo desde 1987, se desarrolló luego de más de una década de costosas investigaciones y un completo proceso regulador", afirmó en una declaración Bill Perry, director de la Oficina de Peligros Químicos de OSHA. "Aún no hemos revisado el estudio publicado en la revista Science; la evaluación se llevará un tiempo. Sin embargo, tenemos una gran expectativa de revisarlo".

Mientras tanto, la U.S. Environmental Protection Agency (EPA) afirmó que el estudio no debe alarmar a los consumidores, quienes no entran en contacto fuerte con el benceno.

Los esfuerzos por reducir el contaminante "han reducido dramáticamente el benceno ambiental y continuarán protegiendo la salud del público", afirmó la agencia en una declaración. "Los trabajadores del estudio se expusieron a 100 veces más benceno que los niveles establecidos como seguros por la EPA. La agencia esperaría encontrar reacciones sanitarias adversas en personas expuestas a tal cantidad de benceno".

Más información

Para saber más sobre la exposición al benceno, visite la U.S. Occupational Safety and Health Administration.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Nat Rothman, M.D., senior investigator, division of cancer epidemiology and genetics, National Cancer Institute, Bethesda, Md.; U.S. Occupational Safety and Health Administration, U.S. Environmental Protection Agency statements; Dec. 3, 2004, Science

Last Updated: