Fumar aunque sea un poco provoca más daño en los pulmones de lo que se sospechaba, según un estudio

In English

VIERNES, 11 de octubre de 2019 (HealthDay News) -- Fumar aunque sea un poco provoca daño a largo plazo en los pulmones, advierten unos investigadores.

En un nuevo estudio, compararon la función pulmonar (la cantidad de aire que una persona puede inhalar y exhalar) de más de 25,000 personas. El análisis incluyó a no fumadores, personas que fumaban poco (menos de cinco cigarrillos al día) y fumadores empedernidos (más de 30 cigarrillos al día).

La función pulmonar de las personas que fumaban poco se redujo a un ritmo que era más similar al de los fumadores empedernidos que al de los no fumadores. En comparación con las personas que nunca habían fumado, el declive en la función pulmonar fue 7.65 mL/año más alto entre los que fumaban poco y 11.24 mL/año más alto entre los fumadores empedernidos.

La conclusión: una persona que fuma poco podría perder más o menos el mismo nivel de función pulmonar en un año que un fumador empedernido pierde en nueve meses, según el estudio, dirigido por la Universidad de Columbia.

"Muchas personas suponen que fumar unos pocos cigarrillos al día no es tan malo", comentó en un comunicado de prensa de la universidad la líder del estudio, la Dra. Elizabeth Oelsner. "Pero resulta que la diferencia en la función pulmonar perdida entre alguien que fuma cinco cigarrillos al día en comparación con dos paquetes es relativamente pequeña".

Oelsner es profesora asistente de medicina en el Colegio Vagelos de Médicos y Cirujanos de la Columbia, en la ciudad de Nueva York.

A partir de los 20 años, la función pulmonar se reduce de forma natural con la edad, y fumar acelera el declive.

"Fumar unos cuantos cigarrillos al día es mucho más riesgoso de lo que mucha gente piensa", apuntó Oelsner. "Se debe animar a todo el mundo, contundentemente, a dejar de fumar, sin importar cuántos cigarrillos al día fuman".

Cuando un fumador deja de fumar, el declive en la capacidad pulmonar se ralentiza, pero la tasa de declive no vuelve a la normalidad durante al menos 30 años, mostró el estudio.

"Esto es coherente con muchos estudios biológicos", aseguró Oelsner. "Hay diferencias anatómicas en el pulmón que persisten durante años después de que los fumadores abandonan el hábito, y la actividad genética también sigue alterada".

El declive acelerado en la función pulmonar explica por qué los fumadores son más propensos a desarrollar la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Se diagnostica cuando la función pulmonar cae por debajo de un nivel dado.

Las personas que fuman poco podrían tener un riesgo más alto de desarrollar EPOC que lo que han pensado la mayoría de los investigadores, según Oelsner, que anotó que la mayoría de los estudios sobre la EPOC se han enfocado en los fumadores empedernidos.

"Es probable que debamos ampliar nuestras ideas sobre quién está en riesgo", añadió. "En el futuro, si encontramos terapias que reduzcan el riesgo de EPOC, todo el mundo que tiene un mayor riesgo debería beneficiarse".

El estudio se publicó en la edición en línea del 9 de octubre de la revista The Lancet Respiratory Medicine.

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. ofrece más información sobre la EPOC.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: Columbia University, news release, Oct. 9, 2019

--

Last Updated: