Se asocia un gen con el cáncer de pulmón en las personas que no fuman

Los pacientes con la mutación responden a los medicamentos más nuevos, según un estudio

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

MARTES 24 de agosto (HealthDayNews/HispaniCare) -- Una mutación genética podría hacer vulnerables a algunas personas al cáncer de pulmón aunque nunca hayan fumado, según un reciente estudio.

La mutación ocurre en el gen receptor del factor de crecimiento epidérmico (RFCE), el cual le indica a las células cancerígenas que se dividan y crezcan. Esta variante del gen puede aparecer en altas concentraciones en células de cáncer del pulmón, aún en personas que no fuman.

Los científicos del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center de la ciudad de Nueva York hicieron esta asociación debido a que dos nuevos medicamentos contra el cáncer, Iressa y Tarceva, tienen su máxima efectividad en cánceres de pulmón que tienen la mutación, según su informe en la edición del 23 al 27 de agosto de Proceedings of the National Academy of Sciences.

"Pensamos que las personas que nunca han fumado podrían tener una forma particular de cáncer de pulmón en comparación con el 90 por ciento de cánceres de pulmón asociados con el tabaco", afirmó el autor principal, el Dr. William Pao, un becario de investigación del centro.

"Además, encontramos que los tumores con mutaciones del RFCE son sensibles a Iressa y Tarceva, cosa que no se encuentra en genes sin estas mutaciones", añadió.

Tanto Iressa como Tarceva funcionan al limitar la actividad del RFCE, apuntó Pao.

"Entre los pacientes que tenían mutaciones que eran sensibles a Iressa o Tarceva, tres cuartos nunca habían fumado", dijo Pao. Las personas que nunca han fumado se describieron en este estudio como personas que habían fumado menos de 100 cigarrillos en sus vidas.

El equipo de Pao examinó 15 tumores de pacientes que nunca habían fumado pero que tenían adenocarcinoma de células no pequeñas, un tipo común de cáncer de pulmón. De estos, siete presentaban mutaciones en su gen RFCE, encontraron los investigadores.

El equipo también observó 81 tumores de ex fumadores o fumadores actuales y encontró que sólo cuatro tenían esta mutación, añadió Pao.

En los EE.UU., se estima que los adenocarcinomas causan hasta el 50 por ciento de todos los cánceres de pulmón. Si bien usualmente se presenta en fumadores, miles de no fumadores también desarrollan este tipo de cáncer. Además, es el cáncer de pulmón más común en mujeres.

Las mutaciones en el RFCE no se heredan, sino que surgen luego del nacimiento, tal vez debido a la exposición a algún factor ambiental, explicó Pao. "Pero no sabemos qué papel cumplen estas mutaciones en la formación de estos tumores de pulmón", aclaró.

El grupo de Pao está realizando investigaciones para averiguar cómo llevan estas mutaciones a la formación de cáncer del pulmón.

"Estamos desarrollando una prueba para identificar estas mutaciones", añadió Pao. "Si tiene estas mutaciones, podría beneficiarse del tratamiento con Iressa o Tarceva más pronto. En este momento, no sabemos cuál es la mejor manera de usar estos medicamentos".

Estos medicamentos funcionan en cerca del 10 por ciento de los pacientes de cáncer del pulmón, anotó Pao. Según Pao, la pregunta es si se deben identificar los pacientes con esas mutaciones y si se deben tratar precozmente con Iressa o Tarceva.

"Tal vez las personas que nunca han fumado deberían ser tratadas de manera diferente. Ahora tenemos estos medicamentos para ayudar a estos pacientes", señaló Pao. "Este es un paso hacia una terapia personalizada y molecularmente dirigida".

El Dr. Len Lichtenfeld, el subdirector médico en funciones de la American Cancer Society, afirmó que el hallazgo era significativo. "A la larga, el tratamiento del cáncer seguirá con este tipo de descubrimientos", afirmó.

Iressa y Tarceva son muy costosos y sólo funcionan en algunos pocos pacientes, dijo Lichtenfeld.

"Nos gustaría poder predecir aquellos pacientes con más probabilidades de responder a estos medicamentos", dijo Lichtenfeld. "Esta investigación muestra que podemos ver la conformación genética de estos cánceres y predecir quiénes tienen más probabilidades de responder".

Debido a que Iressa y Tarceva con costosos, se usan sólo en las etapas finales del cáncer del pulmón luego de que otros tratamientos han fallado.

Lichtenfeld anotó que predecir quién tiene más probabilidades de responder a un medicamento podría hacer que usar tales medicamentos más pronto sea rentable. "Si se pudiera tratar a los pacientes antes y evitar alguna de la quimioterapia más tóxica, sería extraordinario", concluyó.

Más Información

La American Cancer Society le puede decir más sobre el cáncer del pulmón.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: William Pao, M.D., Ph.D., research fellow, Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, New York, Len Lichtenfeld, M.D., acting deputy chief medical officer, American Cancer Society, Atlanta; Aug. 23-27, 2004, Proceedings of the National Academy of Sciences

Last Updated: