Una cirugía que conserva el pulmón podría mejorar la supervivencia al mesotelioma

El tratamiento casi duplicó la supervivencia, e incluso más, encuentra un estudio

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

VIERNES, 23 de diciembre de 2016 (HealthDay News) -- Una cirugía que conserva el pulmón, en combinación con otras terapias, parece alargar las vidas de las personas con un subtipo de un cáncer raro y letal, el mesotelioma, sugiere un nuevo estudio.

Tras seguir a 73 pacientes con un mesotelioma pleural maligno avanzado, que afecta al revestimiento protector de los pulmones en la cavidad torácica, los investigadores encontraron que los tratados con una cirugía que conserva el pulmón tuvieron una supervivencia promedio de casi tres años. Un subconjunto de esos pacientes vivieron más de siete años.

Los pacientes de mesotelioma tratados solo con quimioterapia, que es el tratamiento estándar, vivieron un promedio de 12 a 18 meses, dijeron los investigadores.

Los participantes recibieron cirugías para conservar el pulmón y otro tratamiento llamado terapia fotodinámica que utiliza luz para matar las células cancerosas. El 92 por ciento del grupo también recibió quimioterapia.

Los voluntarios del estudio alcanzaron unos tiempos de supervivencia mucho más prolongados, señaló el autor del estudio, el Dr. Joseph Friedberg.

"Cuando se extirpa el pulmón [completo], afecta de forma significativa a la calidad de vida", dijo Friedberg, director del Centro de Tratamiento e Investigación sobre el Mesotelioma y Oncología Torácica del Centro Médico de la Universidad de Maryland, en Baltimore.

"Para todos los efectos, este [método quirúrgico que conserva el pulmón] es la mayor operación paliativa que el hombre conoce, dado que las probabilidades de curar el mesotelioma son extremadamente bajas", lamentó Friedberg. Friedberg completó la investigación en su puesto anterior en la Universidad de Pensilvania.

"Además, la mayoría de estos pacientes son mayores, de forma que conservar la calidad de vida era la meta real", añadió.

Unos 3,000 estadounidenses son diagnosticados con mesotelioma cada año, según la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society). Muchas de esas personas fueron expuestas a un mineral, el asbesto, en ocupaciones industriales, según el Instituto Nacional del Cáncer (NCI) de EE. UU.

Las fibras de asbesto, utilizadas en productos como aislante, tejas de edificios y suelos, pueden inhalarse o tragarse, asentándose en los pulmones, el estómago u otras áreas del cuerpo. Con frecuencia, el mesotelioma tarda décadas en desarrollarse tras la exposición, señala el NCI.

Friedberg y su equipo realizaron las cirugías que conservan el pulmón en los participantes del estudio entre 2005 y 2013. La supervivencia promedio general fue de 35 meses, mostró el estudio. Pero la supervivencia se multiplicó por más de dos, alcanzando los 7.3 años, en los pacientes cuyo cáncer no se había propagado a los ganglios linfáticos.

La mayoría de los pacientes del estudio tenían cáncer en etapa 3 o 4. Friedberg dijo que, normalmente, apenas alrededor de un 15 a un 20 por ciento de los pacientes de mesotelioma son tratados con cirugía, que con frecuencia extirpa el pulmón completo además del diafragma y el saco que rodea al corazón.

Friedberg dijo que entre un 20 y un 40 por ciento de los pacientes de mesotelioma pleural con el subtipo epitelial podrían ser elegibles para la cirugía que conserva el pulmón. Explicó que esta cirugía extirpa todo rastro visible de cáncer. Por lo general conlleva menos complicaciones y un riesgo más bajo de muerte en los 90 días tras el procedimiento, que dura entre 10 y 14 horas.

"Hace relativamente poco que la gente realiza cirugías que conservan el pulmón, y no está establecido que es lo que debemos hacer", dijo Friedberg.

"Diría que este es uno de los cánceres más letales conocidos. Hay una necesidad urgente de tratamientos nuevos e innovadores", anotó.

Otro experto en el mesotelioma dijo que sentía un optimismo cauto respecto a los resultados del nuevo estudio.

"No es un ensayo aleatorio y creo que seleccionaron... solo a los pacientes que estaban suficientemente bien como para recibir la cirugía, y a los que mejor tiende a irles es a esos pacientes con el subtipo epitelial", señaló el Dr. Gregory Masters.

Masters es el investigador principal del Programa de Oncología Comunitaria del Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. en el Instituto Oncológico e Instituto de Investigación Helen F. Graham en Newark, Delaware.

"Seleccionar a los mejores pacientes sesga el estudio y hace que el resultado parezca muy bueno", añadió Masters. "Pero me anima que puedan tomar a un grupo grande de pacientes y mostrar un resultado tan bueno a los tres años".

El Dr. Daniel Petro, oncólogo y hematólogo médico del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh, dijo que la cirugía que conserva el pulmón para el mesotelioma también se realiza en centros académicos, como el suyo, y que los resultados del nuevo estudio no le sorprendieron.

"Este [método quirúrgico] es un adelanto en este cáncer terrible en particular", dijo Petro, "y debemos seguir buscando mejores opciones para erradicarlo".

El estudio aparece en la edición de diciembre de la revista Annals of Thoracic Surgery.

Más información

La Sociedad Americana Contra El Cáncer ofrece más información sobre el mesotelioma.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

FUENTES: Joseph S. Friedberg, M.D., director, Mesothelioma and Thoracic Oncology Treatment and Research Center, University of Maryland Medical Center, and professor, surgery, and head, Division of Thoracic Surgery, University of Maryland School of Medicine, Baltimore; Gregory A. Masters, M.D., principal investigator, U.S. National Cancer Institute Community Oncology Research Program (NCORP), Helen F. Graham Cancer Center and Research Institute, Christiana Care Health System, Newark, Del.; Daniel Petro, M.D., medical oncologist/hematologist, Hillman Cancer Center, University of Pittsburgh Medical Center; December 2016, Annals of Thoracic Surgery

Last Updated: