AHA News: ¿Podrían las mamografías detectar las enfermedades del corazón?

Praetorianphoto/iStock, Getty Images

LUNES, 2 de diciembre de 2019 (American Heart Association News) -- La mamografía ha ayudado a salvar cientos de miles vidas por su capacidad de detectar cáncer. Quizás resulte posible salvar miles de vidas más en el futuro si se utiliza este tipo de prueba para detectar enfermedades del corazón.

Aunque las pautas de los expertos varían, por lo general se recomienda que las mujeres obtengan una mamografía cada dos años a partir de los 40 o 50 años de edad. De acuerdo con las estadísticas gubernamentales, el año pasado en los Estados Unidos se llevaron a cabo casi 40 millones de mamografías.

El prospecto de aprovechar este estudio que se administra a niveles tan amplios, sin costo adicional y sin exponer a las pacientes a mayores niveles de radiación, es algo muy atractivo para investigadores que esperan encontrar nuevas formas para combatir las enfermedades cardíacas. Es la causa de muerte número uno entre las mujeres estadounidenses.

Aparte de revelar masas que podrían ser tumores, la mamografía digital, con la cual se captan imágenes con rayos X de baja intensidad mejorándolas posteriormente con tecnologías informáticas, puede hacer notar la acumulación de calcio en las arterias y en los senos.

Se calcula que aproximadamente un 13% de la población femenina tiene este tipo de acumulación llamada calcificación de las arterias mamarias (CAM); con un 10% de mujeres en la década de los 40 años y más o menos la mitad de las mujeres en la década de los 80 años.

Estudios iniciales hasta la fecha encuentran que la presencia de CAM parece indicar un riesgo elevado de padecer ataques de corazón, ataques cerebrales y otros tipos de consecuencias cardiovasculares. La investigación comienza a revelar un vínculo entre la acumulación de calcio en un seno y la calcificación de las arterias coronarias, medida ya establecida que ayuda a predecir los riesgos de enfermedades cardiovasculares.

"La mamografía tiene el potencial de alterar el curso de dos de las causas de muerte principales en las mujeres: el cáncer de mama y las enfermedades cardíacas", dijo la Dra. Quan Minh Bui, investigadora docente en cardiología de la Universidad de California, San Diego. "Creemos que sí es cierto lo que se dice en el sentido de que una imagen cuenta más que mil palabras, y que, el observar la calcificación en las arterias mamarias podría empoderar a las pacientes para que participen en su propia atención médica".

El mes pasado, durante el congreso de sesiones científicas de la American Heart Association, Bui y sus colegas de la UCSD presentaron investigaciones preliminares que examinaron la utilidad del CAM para predecir insuficiencia cardíaca existente o futura. Es una condición en la cual el corazón se ve debilitado y no bombea adecuadamente.

El estudio revisó los expedientes para el periodo entre 2006 y 2016 de 278 mujeres de mediana edad y edad avanzada que tuvieron ambos, una mamografía, y un estudio de calcio vascular en las coronarias dentro de un periodo de un año.

Casi una tercera parte de estas mostró tener CAM y un 7% tuvo insuficiencia cardíaca. Aun cuando se tomaron en cuenta factores como edad, diabetes y alta presión sanguínea, todos estos riesgos de insuficiencia cardíaca, las mujeres con acumulación de calcio en las arterias mamarias tuvieron una probabilidad 2.2 veces mayor de padecer esa condición.

La insuficiencia cardíaca es un reto particular para las mujeres, dijo la Dra. Erin Michos, directora de salud cardiovascular femenina en la Facultad de Medicina Johns Hopkins, en Baltimore. Se calcula que 3.6 millones de mujeres en los Estados Unidos tienen ese padecimiento y que más de 40.000 mujeres fallecen anualmente por su causa.

Comparadas con los hombres, indicó Michos, las mujeres con insuficiencia cardíaca tienden a ser de mayor edad y muestran más síntomas tales como falta de aliento.

También tienen el corazón más rígido aunque con una fracción de eyección normal (la medida para calcular la capacidad de bombeo). Faltan tratamientos eficaces para este tipo de insuficiencia cardíaca.

"Por eso es tan importante prevenir que se desarrolle la insuficiencia cardíaca al identificar personas con riesgos y establecer estrategias adecuadas de tipo farmacológico y de estilo de vida", agregó.

Aunque la detección de calcificación de las arterias mamarias en una mamografía debería incitar a las mujeres a buscar una salud mejor, aún no queda claro qué deben hacer los médicos al respecto, dijo Michos. Se pregunta, por ejemplo, si esas pacientes deberían tomar estatinas para reducir el colesterol.

Podría ser que el CAM sea mejor para predecir algunas condiciones que otras. Este ocurre en un nivel distinto del sistema vascular aparte del calcio de las arterias coronarias y podría relacionarse más con la hipertensión y el endurecimiento de los vasos sanguíneos, factores principales de la insuficiencia cardíaca, agregó Michos.

Por otro lado, "es probable que el calcio de las arterias coronarias represente toda una vida de exposición a factores de riesgo que son clave para la formación de (placa) coronaria, tales como los niveles altos de colesterol LDL".

Actualmente, el equipo de Bui revisa mamografías adicionales de mujeres diagnosticadas con condiciones cardiovasculares relacionadas con acumulación de placa, tales como enfermedades de las arterias coronarias. Ese esfuerzo podría ayudar a impulsar estudios siguientes para mantenerse al tanto de lo encontrado acerca del calcio en arterias mamarias y la salud del corazón en tiempo real, dijo.

Entretanto, investigadores en California esperan que los informes de mamografías comiencen a incluir más información acerca del calcio en las arterias mamarias.

"La calcificación incidental se hace notar en otros estudios de diagnóstico tales como las tomografías, por lo que consideramos que el CAM no sería muy distinto", dijo Bui. "Sugerimos que los informes incluyan una anotación para indicar la relación entre el CAM y las enfermedades cardiovasculares".

Last Updated: