A pesar de las señales de advertencia en California, el café sigue siendo seguro, afirman los expertos

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

MARTES, 3 de abril de 2018 (HealthDay News) -- Según la ciencia, se puede seguir disfrutando del café sin temor al cáncer, así que los expertos afirman que se puede olvidar de la reciente ley controversial de California.

El miércoles pasado, un juez de Los Ángeles dictaminó que las cafeterías como Starbucks o Dunkin' Donuts deben advertir a los clientes que el café contiene acrilamida, una sustancia potencialmente cancerígena que se forma como producto secundario del tostado.

La acrilamida también se encuentra en los alimentos fritos, como las papas fritas, y en el humo de los cigarrillos.

Al dictaminar a favor del demandante, el Consejo de Educación e Investigación sobre los Tóxicos (Council for Education and Research on Toxics), el juez Elihu Berle dijo que las compañías de café no lograron probar que la cantidad de acrilamida del café fuera segura, o que el café tuviera algún beneficio para la salud.

Pero el Dr. Len Lichtenfeld, subdirector médico de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society), dijo que los amantes del café tienen motivos para ser fieles a la bebida.

La decisión del juez quizá siga a la ley, comentó Lichtenfeld, pero contradice a la ciencia respecto a este tema.

"Para mí, todo este asunto en realidad es mucho más legal que médico", dijo.

Se sabe que, en grandes cantidades, la acrilamida es una sustancia cancerígena, según resultados de pruebas con roedores, explicó Lichtenfeld. Basándose en esas pruebas, la acrilamida probablemente también sea carcinógena en los humanos cuando se consumen grandes cantidades, dijo.

Pero el tema clave es la dosis.

"No hay evidencias sólidas en humanos que muestren que la cantidad de acrilamida en el café provoque daños a las personas", apuntó Lichtenfeld.

De hecho, el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer, parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), "no encontró evidencias concluyentes de un efecto carcinógeno al beber café", anotó.

Y en 2016, el café en realidad se eliminó de la lista de agentes cancerígenos de la OMS, añadió Lichtenfeld, "lo que significa que es seguro para el consumo humano".

La ley de California de 1986 en que se basa el dictamen sobre las cafeterías apunta que las empresas deben advertir a los consumidores sobre las sustancias que provocan un riesgo significativo de cáncer... pero "significativo" es un término muy elástico abierto a muchas interpretaciones, según Lichtenfeld.

"No hay suficiente evidencia para sugerir que la acrilamida en el café aumentaría 'de forma significativa' el riesgo de cáncer de alguien", dijo.

Por supuesto, reducir el riesgo de cáncer de todo el mundo a cero sería maravilloso, "pero hay temas mucho más urgentes que se sabe que afectan a la salud humana, y no creo que la acrilamida caiga en esa categoría", dijo Lichtenfeld.

Por otro lado, estudios recientes han respaldado los beneficios potenciales del café para la salud, lo que incluye una reducción en el riesgo de algunos tipos de cáncer, anotó.

La dietista Samantha Heller se mostró de acuerdo, y apuntó a las evidencias de que una taza matutina de café podría en realidad ser beneficiosa.

"Beber café se asocia con muchos beneficios de salud, entre ellos una reducción en el riesgo de enfermedad cardiovascular, diabetes tipo 2 y ciertos tipos de cáncer", señaló Heller, nutricionista clínica principal en el Centro Médico de la Universidad de Nueva York, en esa ciudad.

Y razonó que si el café provocara cáncer, eso no lo averiguaríamos a partir de lo que dice un juez, sino que habría sido obvio desde hace años.

Más o menos un 64 por ciento de los estadounidenses beben café a diario, apuntó Heller. Según los informes, cada persona que bebe café en los Países Bajos consume unos 69 galones (261 litros) cada año. Los bebedores de café en Canadá y EE. UU. consumen más o menos 40 y 30 galones (151 y 114 litros) por persona al año, respectivamente, dijo Heller.

"En esos países, no vemos que la gente caiga muerta por el café que bebe", señaló. "En el mejor de los casos, la ciencia que subyace a la conexión entre cáncer y café en los humanos es tenue", dijo Heller.

Heller cree que el enfoque reciente en el café es inadecuado y una distracción.

"Solo desearía que las personas se emocionaran de la misma manera respecto a no comer los alimentos que la investigación ha mostrado que sí tienen unas asociaciones firmes con ciertos tipos de cáncer, como las carnes procesadas y rojas, y que comieran alimentos como las verduras, las frutas, los frutos secos, los granos y los frijoles que ayudan a reducir el riesgo de cánceres y de otras enfermedades crónicas", planteó Heller.

Más información

Para más información sobre el café y la salud, visite la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: J. Leonard Lichtenfeld, M.D., deputy chief medical officer, American Cancer Society; Samantha Heller, M.S., R.D., senior clinical nutritionist, New York University Medical Center, New York City

Last Updated: