Investigadores encuentran relación entre trasplante de órganos y cáncer

Un estudio encuentra que los fármacos inmunosupresores podrían activar una proteína que fomenta el desarrollo tumoral

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MIÉRCOLES, 16 de julio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Los fármacos contra el rechazo que se administran después de los trasplantes de órganos podrían ser el motivo de que entre el quince y el veinte por ciento de los individuos que reciben tales trasplantes tengan un mayor riesgo de desarrollar cáncer dentro de la década posterior.

La buena noticia es que terapias dirigidas podrían disminuir el riesgo, según afirmaron investigadores de la Harvard en un informe que aparece en la edición del 15 de julio de la revista Cancer Research.

Los tumores mismos podrían haber existido antes del procedimiento de trasplante o podrían ser el regreso de un cáncer antiguo. Un sistema inmunitario suprimido por los fármacos inmunosupresores podría hacer más fácil que se presentaran ambos panoramas. Por otro lado, un virus introducido por el donante podría haber precipitado el cáncer, informaron los investigadores.

Además, una mayor producción del factor de crecimiento vascular endotelial (FCVE) tras el trasplante también podría tener que ver. Aunque esa proteína facilita un flujo sanguíneo esencial al nuevo órgano, también puede promover la formación de nuevos vasos sanguíneos que alimentan el crecimiento tumoral, según los investigadores.

"Podría ser que agentes contra el FCVE suministrados juiciosamente después del trasplante puedan reducir la ocurrencia futura de cáncer", dijo en un comunicado de prensa de la American Association for Cancer Research el investigador principal del estudio, Soumitro Pal, profesor asistente del Centro de investigación de trasplantes de la Facultad de medicina de la Harvard en el Hospital infantil de Boston. "... En cuanto el órgano se ha estabilizado, tal vez sea posible reducir el nivel de expresión de FCVE para prevenir el crecimiento tumoral. Tendríamos que averiguar cómo equilibrar el beneficio y el riesgo para mantener el cáncer a raya".

Pal y sus colegas implantaron células de cáncer renal humanas en ratones, y luego les administraron ciclosporina, un fármaco inmunosupresor que con frecuencia se usa después de los trasplantes. Los ratones que recibieron el fármaco desarrollaron tumores más rápidamente que los no tratados.

Pero los investigadores también encontraron una solución potencial al problema: administrar terapia contra el FCVE dirigida reducía el ritmo de crecimiento.

La ciclosporina parece promover el crecimiento del cáncer al activar distintas formas de la proteína quinasa C, lo que a su vez estimula la producción de FCVE, dijeron los investigadores.

Más información

Para más información sobre la donación de órganos y tejido, visite organdonor.gov.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTE: American Association for Cancer Research, news release, July 15, 2008

--

Last Updated: