La depresión y la fatiga no aumentan el riesgo de cáncer, según un estudio

Pero los expertos piensan que el hallazgo podría no aplicar para muchas personas

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES 8 de agosto (HealthDay News/HispaniCare) -- A pesar de la investigación en cuanto a que la depresión y la fatiga aumentan el riesgo de ataque cardiaco, un nuevo estudio sugiere que no aumentan el riesgo de cáncer.

De hecho, la fatiga parece reducir el riesgo de algunos cánceres, según investigadores daneses.

Pero, las personas más cansadas sí se involucran en conductas asociadas con un mayor riesgo de cáncer, según el informe que aparece en la edición en línea del 8 de agosto de Cancer.

Un equipo dirigido por Corinna Bergelt, del Instituto de Epidemiología del Cáncer de la Sociedad Danesa del Cáncer de Copenhague, estudió a individuos para buscar una relación entre un estado que llamaron "cansancio vital" (caracterizado por fatiga excesiva, falta de energía, mayor irritabilidad y un sentimiento de desmoralización) y el cáncer.

También evaluaron el humor depresivo, el cual ha sido relacionado con un aumento en el riesgo del cáncer por algunos estudiosos. Sin embargo, el grupo de Bergelt notó que la evidencia científica no es constante en cuanto a una relación entre la depresión y el cáncer. De hecho, dos estudios recientes no encontraron ninguna relación.

En su estudio, Bergelt y su equipo recolectaron datos sobre 8,527 daneses entre los 21 y los 94 años de edad. Esas personas completaron un cuestionario sobre el cansancio vital que también evaluaba la depresión. Durante casi nueve años de seguimiento, los investigadores evaluaron todos los cánceres combinados, los relacionados con el tabaquismo, los relacionados con el alcohol, los relacionados con los virus y la inmunidad, y los relacionados con las hormonas. Durante ese seguimiento, 976 personas desarrollaron cáncer.

Aunque el equipo de Bergelt si encontró que las personas con puntuaciones altas de cansancio vital se involucraban en conductas riesgosas como fumar y falta de ejercicio, no encontraron una asociación entre la severidad del cansancio vital y un aumento en el riesgo de cáncer.

Al contrario, encontraron que las personas con las puntuaciones más altas de cansancio vital tenían un riesgo ligeramente menor para todos los cánceres, los relacionados con los virus y la inmunidad, y los relacionados con el tabaquismo. Sin embargo, no hubo una asociación significativa entre el cansancio vital y los cánceres relacionados con las hormonas y el alcohol, anotaron.

"Los resultados del estudio actual demuestran que un estado de cansancio vital alto se asocia con un estilo de vida no saludable", escribieron los investigadores.

"SIn embargo, el cansancio vital en sí no se asoció con un aumento en la incidencia del cáncer. Los resultados de este estudio prospectivo y basado en la población a gran escala no apoyan la hipótesis de que los sentimientos subclínicos de depresión, según fueron medidos por el cuestionario de cansancio vital, aumentan el riesgo de desarrollar cáncer", concluyeron.

Los oncólogos piensan que estos resultados son sorprendentes y que podrían estar limitados específicamente al grupo homogéneo de daneses estudiados.

"Es un poco sorprendente que no viéramos ninguna relación entre el cansancio vital y el cáncer", afirmó Kevin Stein, director de investigación de calidad de vida en la American Cancer Society.

Stein considera que los hallazgos podrían no aplicar para otros grupos de personas. "No podemos generalizar estos resultados más allá de las dos regiones de Copenhague que usaron", apuntó. "Realmente no se puede decir que esto aplique a las personas de todo el mundo".

Otra experta, la Dra. Julia Smith, directora asociada del Programa de Evaluación y Prevención del Instituto del Cáncer de la Universidad de Nueva York, coincidió en que los hallazgos daneses no pueden ser aplicados a otros grupos de personas.

Además, considera que el periodo de seguimiento no fue lo suficientemente largo para incluir el desarrollo de todos los cánceres. "No estoy segura de que se pueda concluir, de manera definitiva, sobre la incidencia del cáncer relacionado con la depresión en 8.6 años", afirmó.

Smith también anotó que los investigadores no tomaron en cuenta otras enfermedades y si las personas que participaron en el estudio tomaban antidepresivos, lo que podría afectar el riesgo de cáncer.

"Se trata de una población muy específica", añadió. "Pienso que es interesante, pero no creo que se pueda concluir que sea definitivo".

Más información

La American Cancer Society puede darle información sobre los riesgos de cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Kevin Stein, Ph.D., director, quality of life research, American Cancer Society, Atlanta; Julia Smith, M.D., Ph.D., associate director, New York University Cancer Institute Screening and Prevention Program, New York City; Aug. 8, 2005, Cancer online

Last Updated: