La tasa de mortalidad por el cáncer se reduce de nuevo en EE. UU., pero la incidencia del cáncer de próstata aumenta

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

MARTES, 22 de mayo de 2018 (HealthDay News) -- Hay buenas noticias en la guerra de los estadounidenses contra el cáncer.

Las muertes por el cáncer siguen declinando en todo el país, según el Informe Anual a la Nación sobre el Estado del Cáncer.

Pero el informe también apunta a una tendencia preocupante: las muertes por cáncer de próstata están aumentando de nuevo tras años de declive, lo que sugiere que la controversia sobre la mejor forma de hacer pruebas de detección de la enfermedad podría haberle dado una oportunidad de prosperar.

Es preocupante en particular un aumento en los hombres diagnosticados con cáncer de próstata en etapa avanzada que se ha propagado a otros órganos.

"Sin duda estamos perdiendo terreno", lamentó el Dr. Serban Negoita, jefe de la Rama de Calidad, Análisis e Interpretación de Datos del Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. "No queremos que haya más personas que sean diagnosticadas en una etapa avanzada, y no queremos que haya más personas que mueran de cáncer de próstata".

En general, los diagnósticos de cáncer y las muertes por la enfermedad siguen en declive en Estados Unidos, señaló la autora principal, Kathleen Cronin, investigadora del Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU.

Esos declives han sido impulsados en gran parte por mejoras en los tratamientos, la prevención y las pruebas de detección de los cánceres de pulmón, colorrectales y de mama, indicó.

Las tasas generales de mortalidad por el cáncer "se están reduciendo en ambos sexos", dijo Cronin. "Creo que es un mensaje positivo".

Pero a los expertos les preocupan las cifras sobre la próstata. Las pruebas de detección de la enfermedad han sido controversiales después de que unos ensayos clínicos revelaran que muchos hombres sufren disfunción eréctil e incontinencia urinaria tras la cirugía o la radioterapia para tratar un cáncer que no habría acabado con sus vidas.

Pero a principios de mes, el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. suavizó su longeva y estricta política de que ningún hombre debía recibir la prueba del antígeno prostático específico (APE) para el cáncer de próstata. El grupo de trabajo recomienda ahora que los hombres de 55 a 69 años de edad decidan por sí mismos si se someten o no a la prueba del APE, tras hablarlo con su médico.

Los datos del informe anual indican que ya se necesitaba una reevaluación del valor de la prueba para el cáncer de próstata.

Los casos de cáncer de próstata que se ha propagado a otras partes del cuerpo aumentaron de 7.8 nuevos casos por cada 100,000 en 2010, a 9.2 nuevos casos por cada 100,000 en 2014, encontraron los investigadores.

Además, las tasas de mortalidad por el cáncer de próstata se estabilizaron entre 2013 y 2015, tras dos décadas de declive continuo, anotó el informe.

Aunque las preocupaciones sobre los daños asociados con el tratamiento para el cáncer de próstata estaban justificadas, esas cifras muestran ahora que un declive en las pruebas de detección podría estar permitiendo que los cánceres se propaguen antes de ser detectados, advirtió el Dr. Paolo Boffetta, director asociado de cáncer global en la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

"Había una gran preocupación que probablemente empujó a las cosas demasiado en la otra dirección, y ahora vemos que las pruebas del APE, incluso con algo de diagnóstico excesivo, ha contribuido a reducir la mortalidad por el cáncer de próstata", comentó Boffetta.

El informe principal muestra que de 1999 a 2015 las tasas generales de mortalidad por el cáncer se redujeron en un 1.8 por ciento al año entre los hombres, y en un 1.4 por ciento al año entre las mujeres.

Entre 2011 y 2015, las tasas de mortalidad se redujeron en 11 de los 18 tipos de cáncer más comunes entre los hombres, y en 14 de los 20 más comunes entre las mujeres.

Gran parte de la reducción se puede atribuir al declive en el tabaquismo, dijo Cronin.

"Creo que de verdad refleja una reducción en el tabaquismo en las últimas cinco décadas", planteó Cronin. "Pero aunque el cáncer de pulmón sigue en declive, una noticia realmente buena, sigue siendo la causa de más muertes por cáncer que cualquier otro lugar de aparición de la enfermedad. El tabaquismo sigue explicando probablemente la mitad de las muertes por cáncer".

Las nuevas directrices para la detección del cáncer de pulmón en los fumadores y ex fumadores, utilizando TC, podrían reducir incluso más la cantidad de muertes, dijo Cronin. Pero esas directrices todavía son demasiado recientes como para haber afectado a esas cifras.

Los cánceres orales también han seguido en aumento en ambos sexos, a pesar de la disponibilidad de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH). La mayoría de cánceres orales son provocados por el VPH, que se propaga mediante el contacto sexual.

"Ver los efectos de la vacuna en la población general llevará tiempo", dijo Boffetta. "Cuando la generación joven que se está vacunando llegue a la edad en que este cáncer se desarrolla, entre los 40 y los 59, veremos el efecto de la vacuna".

El informe anual también mostró un aumento continuo en el cáncer de hígado, probablemente debido a las tasas altas de infección con hepatitis C en la generación de la postguerra, y la epidemia continua de obesidad en el país, apuntó Cronin.

Es probable que la obesidad también haya contribuido a un aumento en las tasas de mortalidad por los cánceres del útero y del páncreas, anotó el informe.

"Hay cánceres a los que no se les da suficiente prioridad, en particular del hígado y del páncreas, que no se reducen", añadió Boffetta. "No reciben suficiente atención del gobierno, del público ni de los distintos niveles de la comunidad del cáncer".

El Informe anual es una colaboración entre el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU., los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society) y la Asociación Norteamericana de Registros Centrales del Cáncer (North American Association of Central Cancer Registries).

El informe aparece en la edición en línea del 22 de mayo de la revista Cancer.

Más información

El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. ofrece más información sobre el Informe Anual a la Nación sobre el Estado del Cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Serban Negoita, M.D., Dr.PH., chief, U.S. National Cancer Institute's Data Quality, Analysis and Interpretation Branch; Kathleen Cronin, Ph.D., M.P.H, researcher, U.S. National Cancer Institute; Paolo Boffetta, M.D., M.P.H., associate director of global cancer, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York City; May 22, 2018, Cancer, online

Last Updated: