Las historias familiares pueden ayudar a combatir el cáncer

Incluso los 'relatos del protagonista mismo' son valiosos, según un estudio

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES 21 de septiembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Conocer la historia médica de su familia puede ofrecer pistas importantes para ayudar a sus médicos a evaluar su riesgo individual de cáncer y tomar decisiones sobre cuáles pruebas necesita.

Un nuevo estudio encontró que esto es verdad aún cuando estas historias son "relatadas por el protagonista mismo", es decir, el mismo paciente le da la información a su médico.

Hace mucho que los investigadores se preguntan si las historias familiares relatadas por el protagonista mismo eran suficientemente precisas para evaluar el riesgo apropiadamente. Por ejemplo, usted podría decir a su médico que su padre tenía melanoma por que él le dijo que tenía cáncer de la piel. Sin embargo, su padre pudo haber sufrido de cáncer de la piel de las células escamosas o basales, formas mucho menos mortales de la enfermedad.

"La información de la historia familiar puede cambiar cómo manejamos a un paciente", afirmó el Dr. Harvey Murff, profesor asistente de medicina en el Centro Médico de la Universidad Vanderbilt y del Department of Veterans Affairs del Sistema de Atención Sanitaria de Tennessee Valley.

"Entonces, nuestra pregunta sobre la información es si ésta es suficientemente buena", afirmó Murff. Él e investigadores del Sarah Cannon Cancer Center en Chattanooga, Tennessee, del Brigham and Women's Hospital y del Dana-Farber Cancer Institute de Boston, evaluaron 14 estudios sobre historias familiares relatadas por el protagonista mismo sobre el cáncer.

Los resultados aparecen publicados en la edición del 22 al 29 de septiembre del Journal of the American Medical Association.

Según el estudio, las personas que tienen parientes de primer grado (un padre o un hermano) con cáncer de mama, de ovario, endometrial, de colon o de próstata, tienen un riesgo más alto de desarrollar estos cánceres.

Los 14 estudios incluidos en el análisis actual contenían información relatada por el mismo protagonista de la historia familiar. Pero entonces, los investigadores confirmaron la historia de cáncer a través de certificados de defunción, registros de cáncer o registros médicos.

Los investigadores encontraron que las historias relatadas por le propio protagonista sobre cáncer en la familia eran más exactas para el cáncer de mama y de colon. Las historias familiares relatadas por el propio protagonista sobre cáncer de ovario, endometrio y próstata no eran tan exactas como los relatos sobre cáncer de mama y colon.

Murff especuló que esto podría deberse a que estos son tumores menos comunes.

La Dra. Kristin Skinner, jefa de la división de oncología quirúrgica y directora del centro de mama en el Centro Clínico de Cáncer de la Universidad de Nueva York sugirió otro motivo.

"Hasta hace poco, el cáncer era una palabra mala y nadie hablaba sobre ello. Además, a muchas mujeres no les gusta hablar sobre sus partes íntimas, así que hablar sobre un cáncer de ovario o de útero era muy difícil", apuntó Skinner. Pero las campañas de conciencia pública han ayudado a las personas a hablar sobre el cáncer más abiertamente, añadió.

Sobre el nuevo estudio, Skinner declaró que "la mayoría de personas en evaluación de riesgo han sentido que el autorrelato es útil cuando los pacientes tienen la información". Sin embargo, "siempre es bueno reunir datos para tener una muestra de mayor tamaño", añadió.

"La historia familiar afecta significativamente el riesgo de muchos cánceres. Para comprender efectivamente cuáles son sus riesgos, necesita saber cuál es su historia familiar", apuntó Skinner. Esto significa que debe averiguar el motivo de muerte de todos los miembros de su familia y la edad que tenían cuando murieron, aclaró.

Skinner añadió que si bien la historia familiar es un importante factor de riesgo, muchas personas que desarrollan cáncer no tienen absolutamente ninguna historia familiar de la enfermedad. Entonces, dijo, no tener miembros en la familia con cáncer no significa que no necesita someterse a las pruebas de cáncer.

En un estudio relacionado en la misma edición del boletín, los médicos y abogados del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center en Nueva York y del Centro de Leyes y Salud del Público de la Universidad de Georgetown discuten sobre las difíciles situaciones que pueden surgir de los riesgos de enfermedades hereditarias.

El estudio cita tres demandas contra médicos que no advirtieron a los parientes sobre la enfermedad hereditaria de un paciente. En dos de los casos, los hijos de los pacientes eventualmente desarrollaron la enfermedad. Y en el tercero, una pareja tuvo otro niño, cosa que dicen no hubieran hecho si hubieran sabido sobre la enfermedad hereditaria de su hija.

Los autores dicen que el problema de los médicos es que no pueden advertir a otros miembros de la familia sin el consentimiento de los pacientes, ya que esto rompería la confidencialidad del paciente. Los autores sugieren que los médicos deben animar a sus pacientes a compartir esta información con sus familiares.

"Pensamos que los profesionales de la atención de la salud tienen una responsabilidad de animar, pero no de forzar, que las familias compartan la información genética", escribieron.

Más Información

Para obtener más información sobre los riesgos de cáncer, incluyendo la historia familiar, visite el sitio Web FamilyDoctor de la American Academy of Family Physicians.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Harvey Murff, M.D., M.P.H., assistant professor of medicine, Vanderbilt University Medical Center and the department of Veterans Affairs, Tennessee Valley Healthcare System, Nashville, Tenn.; Kristin Skinner, M.D., chief, division of surgical oncology and director of the breast center at New York University's Clinical Cancer Center, New York City; Sept. 22/29, 2004 , Journal of the American Medical Association

Last Updated: