Las pruebas de saliva se abren camino en la atención de rutina

Expertos señalan que estas pruebas avanzan ya hacia la detección del cáncer y otras enfermedades

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

JUEVES 22 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- Pruebas diagnósticas sencillas y económicas basadas en el análisis de la saliva están a punto de ver la luz, señala un consorcio de investigadores estadounidenses.

Científicos aseguran que el nuevo protocolo podría estar disponible como estándar de la atención tan pronto como en el año 2011 para identificar una serie de enfermedades importantes.

"La capacidad para detectar y monitorizar enfermedades mediante medios no invasivos es una meta altamente deseable en la atención de la salud", dijo el Dr. David T. Wong, director del Instituto de investigación dental de la Universidad de California en Los Ángeles. "La saliva, un fluido completamente no invasivo, tiene esta capacidad pero actualmente no se utiliza en el estándar predominante. Pero todo está a punto de cambiar".

Estaba previsto que Wong describiera las nuevas pruebas el jueves en la reunión anual de la International Association for Dental Research en Nueva Orleáns.

Para desarrollar las pruebas basadas en la saliva, Wong trabajó conjuntamente con investigadores del U.S. National Institute of Dental and Craniofacial Research, la Universidad de California en San Francisco, y del Scripps Research Institute.

El equipo está comprometido con la elaboración de un mapa detallado del llamado "alfabeto diagnóstico" presente en la saliva. Identificar los componentes de ese alfabeto sería clave para "leer" los signos de enfermedad.

Hasta ahora, se han decodificado de manera sustancial dos alfabetos: uno basado en las proteínas salivales y otro en los ARN mensajeros salivales (mARN), moléculas que son parte integral de la formación de las proteínas.

Más de 1,500 proteínas salivales han sido identificadas, anotaron los autores, junto con casi 3,000 mARN.

Gracias a su trabajo detectivesco, el grupo de Wong anunció que su investigación había descubierto ya indicadores que apuntaban hacia el diagnóstico tanto del cáncer oral como de una enfermedad autoinmune llamada síndrome de Sjogren.

Anotó que el cáncer oral puede ser identificado en la saliva mediante la detección de cinco proteínas específicas y cuatro mARN que forman una firma diagnóstica única en más del 90 por ciento de los casos.

De forma similar, un subconjunto pequeño de proteínas y mARN parecen servir como marcadores para el síndrome de Sjogren.

La detección temprana del cáncer oral por medio de la prueba de saliva podría ayudar de manera potencial a aumentar las tasas de supervivencia entre los más de 31,000 estadounidenses que según las estimaciones de la American Cancer Society son diagnosticados cada año con alguna forma de cáncer oral. Alrededor de 7,000 hombres y mujeres mueren cada año a causa de la enfermedad.

Y una proporción mayor de pacientes se enfrenta ahora al síndrome de Sjogren, un trastorno en el que los glóbulos blancos atacan las glándulas que producen secreciones y humedad, lo que causa sequedad en ojos y boca. El síndrome afecta a unos 4 millones de estadounidenses.

El potencial del trabajo en desarrollo gracias a Wong y su equipo está respaldado por expertos de la American Association for Dental Research. Creen que la saliva, como la sangre y la orina, puede considerarse como un depositario de información importante sobre enfermedades y exposiciones a sustancias ambientales.

Ya se están desarrollando nuevas pruebas que usan la saliva para detectar sarampión, paperas, rubéola, hepatitis (A, B y C), cáncer de mama, enfermedad de Alzheimer y fibrosis quística.

En 2004, la U.S. Food and Drug Administration (FDA) aprobó una prueba basada en saliva para el VIH, el virus que causa el SIDA. Pruebas diagnósticas futuras podrían también depender de la saliva para detectar rastros de exposición malsana al plomo, así como para monitorizar el abuso de drogas o alcohol.

Wong dijo que el objetivo es poner a la disposición de médicos, dentistas y enfermeras tecnologías exploratorias basadas en la saliva que sean fáciles de usar lo más rápido posible.

"Se trata en verdad de un objetivo emocionante y revolucionario", apuntó, además agregó que los esfuerzos actuales pretenden "establecer la credibilidad científica y la utilidad clínica de la saliva".

El Dr. Robert Genco es un profesor de renombre en biología oral y microbiología en las Facultades de odontología y medicina de la Universidad Estatal de Nueva York en Buffalo. Estuvo de acuerdo en que el diagnóstico basado en la saliva encierra una promesa real.

"Esta área es muy emocionante, y la búsqueda de tales medios diagnósticos es importante", dijo. "Porque si se puede tomar una muestra de algo tan simple con la saliva y después llevar a cabo una prueba para diagnosticar enfermedades, sobre todo en el caso de enfermedades que no muestren signos distintivos, quizá se pueda reunir algo de información antes de que la situación se vuelva demasiado seria".

"El punto clave es determinar el valor pronóstico o la confiabilidad de una prueba semejante en un individuo. Y se trata de una barrera muy alta a superar", advirtió. "Aunque creo que el enfoque vanguardista que utilizan estos investigadores es sensible y tiene mucho potencial".

Más información

Para más información sobre el diagnóstico con la saliva, visite la American Association for Dental Research.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: David T. Wong, M.D., director, Dental Research Institute, University of California, Los Angeles; Robert Genco, DDS, Oh.D., distinguished professor of oral biology, School of Dentistry, and professor of microbiology, School of Medicine, State University of New York at Buffalo, N.Y., March 21-24, 2007, General Session of the International Association for Dental Research, New Orleans

Last Updated: