Los trasplantes de córnea pueden conllevar un riesgo de infección

Según los expertos, el riesgo es pequeño y no debe evitar que la gente se someta a la cirugía

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MARTES 12 de febrero (HealthDay News/Dr. Tango) -- Las personas que donan córneas regalan el don de la vista, pero también podrían estar transmitiendo una grave infección a los recipientes, según encuentra un estudio reciente.

Esta infección, llamada endoftalmitis, proviene más comúnmente de donantes que mueren en el hospital o que padecían de cáncer, según el informe que aparece en la edición de febrero de la revista Archives of Ophthalmology. La endoftalmitis es una complicación grave pero poco común de la cirugía de trasplante de córnea,y puede resultar en pérdida de visión o ceguera en el ojo afectado.

"Un estudio nacional mostró hace más de una década que la infección grave de endoftalmitis, tras la cirugía de trasplante de córnea, se informa muy poco comúnmente, pero puede ser causada por una variedad de microbios, entre ellos bacterias y hongos", afirmó el coautor del estudio, el Dr. Kirk R. Wilhelmus, profesor de oftalmología del Colegio de medicina de la Universidad de Baylor en Houston. "La probabilidad de infección es mayor si las donaciones de tejido ocular provienen de donantes que murieron en el hospital o que padecían de cáncer avanzado", añadió.

Para el estudio, los investigadores usaron datos provenientes de un registro que recolectaba información sobre los casos de infecciones oculares posteriores a trasplantes entre 1994 y 2003. Durante los diez años, los bancos de ojos distribuyeron 340,174 córneas en los Estados Unidos y 109,009 en otros países. Durante ese periodo, se reportó un total de 162 casos de endoftalmitis.

Las probabilidades de que alguien fuera infectado por un donante que había estado hospitalizado eran tres veces mayores cuando se comparaba con un recipiente que no había sido infectado. Además, había sustancialmente más probabilidades de contraer una infección si el donante había fallecido de cáncer, encontraron los investigadores.

Aunque las infecciones son poco comunes, sí ocurren, y podrían deberse a infecciones contraídas en el hospital. "El tejido donado puede portar microorganismos que pueden persistir a pesar de los antisépticos, procedimientos de esterilización y antibióticos", dijo Wilhelmus.

Aún así, la cirugía de trasplante de córnea es mayormente un procedimiento seguro y eficaz, pero la infección sigue siendo posible, señaló Wilhelmus. "Los procedimientos de almacenamiento ocular incluyen apropiadamente procedimientos de control de calidad para evaluar a los donantes potenciales", dijo.

Para reducir el riesgo de infección, a los donantes que tenían infecciones sanguíneas o de otro tipo con frecuencia no se les permite donar las córneas. Además, se usan herramientas antisépticas cuando se extirpa la córnea del donante y para preservarla antes del trasplante.

Un experto opina que dado que el riesgo de infección es tan pequeño, los pacientes no deben temer recibir cirugía de trasplante de córnea.

"El número de infecciones es muy bajo", afirmó el Dr. Joel Sugar, profesor de oftalmología y ciencias visuales en el Centro ocular de Chicago en la Universidad de Illinois, y autor de un editorial acompañante en la revista. "La Eye Bank Association of America tienen un sistema muy astringente y efectivo para reportar tales casos".

Las personas que mueren en los hospitales o por cáncer conforman la mayoría de los donantes de córnea, anotó Sugar.

"Eliminar esas categorías por este evento de bajo riesgo no tiene sentido. Sin embargo, si subraya la necesidad continua de ser vigilante al buscar factores de riesgo de infección y de hacer todo lo que se pueda para reducir la frecuencia de las infecciones, a pesar de que el riesgo es extremadamente pequeño", apuntó.

Otro informe que aparece en la misma edición de la revista concluye que las personas blancas de edad avanzada tienen más probabilidades de desarrollar formas avanzadas de degeneración macular relacionada a la edad que las personas negras.

En el estudio, la Dra. Susan B. Bressler, de la Facultad de medicina de la Universidad Johns Hopkins, y sus colegas, encontraron que los blancos de 65 o más años de edad eran más propensos a padecer degeneración macular avanzada que los negros, 1.7 por ciento frente a 1.1 por ciento, respectivamente.

Además, una forma de degeneración macular llamada atrofia geográfica era más común entre los blancos que entre los negros, 1.8 por ciento en comparación con 0.3 por ciento, encontraron los investigadores.

"Tales datos sugieren de manera contundente que los individuos blancos tienen más probabilidades de progresar a degeneración macular relacionada a la edad que trastorna la visión, y ciertamente a atrofia geográfica, que los individuos negros", concluyó el equipo de Bressler. Los investigadores también sugirieron que los negros podrían tener un mecanismo que los protege de la degeneración macular relacionada a la edad y otros problemas oculares.

Más información

Para más información sobre los trasplantes de córnea, visite el U.S. National Eye Institute.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Kirk R. Wilhelmus, M.D., Ph.D., professor, ophthalmology, Baylor University College of Medicine, Houston; Joel Sugar, M.D., professor, ophthalmology and visual science, University of Illinois at Chicago Eye Center; February 2008 Archives of Ophthalmology

Last Updated: