Tasas de supervivencia de cáncer aumentan en hombres y mujeres

Según un reporte anual, los casos de cáncer del pulmón disminuyeron por primera vez entre las mujeres

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

JUEVES 3 de junio (HealthDayNews/HispaniCare) -- Por primera vez, las tasas de cáncer de pulmón han comenzado a bajar entre las mujeres estadounidenses.

Y las tasas de supervivencia de muchos otros tipos de cáncer están mejorando tanto en hombres como en mujeres.

Estas son las buenas noticias del Annual Report to the Nation on the Status of Cancer (reporte anual estadounidense sobre la situación del cáncer). Este reporte, que cubre el periodo entre 1975 y 2001, aparece en la edición del 3 de junio de Cancer.

Sin embargo, no todas las noticias son buenas. El declive en la tasa de muertes fue más dramático en los hombres que en las mujeres entre 1992 y 2001. Y todos los grupos étnicos y raciales (con la excepción de las mujeres isleñas del Pacífico asiático) tuvieron un riesgo más alto de morir de cáncer que los blancos.

Pero los expertos de salud están animados por el aumento en las tasas de supervivencia en muchos tipos de cáncer, y la disminución de las tasas de cáncer de pulmón entre las mujeres.

Las tasas de cáncer del pulmón (el principal tipo de cáncer en causar muertes) han bajado alrededor de un 2 por ciento por año en las mujeres desde 1998. Los hombres experimentaron una disminución similar en los diagnósticos de cáncer del pulmón hace años, lo que refleja que muchas mujeres estadounidenses comenzaron a fumar décadas después que los hombres, y que muchos hombres comenzaron a abandonar el hábito años antes que las mujeres.

Las tasas de muerte por cáncer del pulmón también han comenzado a estabilizarse en las mujeres, y han permanecido constantes desde 1995, según el reporte.

"Estamos viendo el impacto de dejar de fumar entre [las mujeres] que comienzan a fumar a temprana edad", dijo Brenda K. Edwards, directora del Programa de investigación de vigilancia del National Cancer Institute.

Edwards es una de varias autoras del reporte anual, que es una colaboración entre varias organizaciones de salud, como el National Cancer Institute (NCI) y la American Cancer Society.

Mientras que reportes previos sólo estudiaban los cuatro tipos de cáncer más comunes, éste examina los principales 15 tipos de cáncer e incluye un análisis racial y étnico.

En general, las tasas de incidencia del cáncer disminuyeron 0.5 por ciento entre 1991 y 2001 para hombres y mujeres, mientras que las tasas de muerte disminuyeron 1.1 por ciento entre 1993 y 2001. Un porcentaje más alto de pacientes también sobrevive cinco años después del diagnóstico inicial, de acuerdo con el estudio. La tasa de supervivencia de cinco años representa un hito para los pacientes de cáncer.

Cuando se trata de otro tipo de tumores, las tasas de cáncer colorrectal disminuyeron, mientras que las tasas de cáncer de próstata aumentaron, tal vez como reflejo de mejores métodos de detección.

"Es probable que sea una función de la prueba APS [antígeno prostático específico] y de la detección anterior del cáncer, comparada con lo que podíamos hacer en el pasado", dijo el Dr. Louis Harrison, presidente de radiación oncológica en el Beth Israel Medical Center y del St. Luke's Roosevelt Hospital Center en la ciudad de Nueva York.

Sin embargo, las mejoras en las tasas de cáncer no estaban distribuidas equitativamente. La disminución en las tasas de muerte fue más dramática en los hombres (1.5 por ciento por año entre 1993 y 2001) que en las mujeres (0.8 por ciento por año entre 1992 y 2001).

Y todos los grupos étnicos y raciales (con excepción de las mujeres isleñas del Pacífico asiático) tuvieron un riesgo más alto de morir de cáncer que las personas blancas.

Además del cáncer de pulmón, la incidencia de otros cinco tipos de cáncer entre las mujeres (de colon, del cuello uterino, del páncreas, de los ovarios y de la cavidad oral) disminuyó. Pero las tasas de cáncer de mama, de tiroides, de vejiga, de riñón y el melanoma subieron. Las mujeres con cáncer de colon, riñón y mama, además de linfomas que no son de Hodgkin, sobreviven al cáncer más tiempo que nunca, de acuerdo con el reporte.

Las tasas de cáncer de mama aumentaron en 0.4 por ciento por año entre 1987 y 2001, una tasa de aumento más lenta que antes de 1987. Las tasas de muerte por cáncer de mama disminuyeron desde principios de los 90, con un declive más pronunciado entre las mujeres blancas que entre las negras. Las tasas en aumento de incidencia de cáncer de mama en los 90 se atribuyen, parcialmente, al aumento en las pruebas de mamografía.

Para los hombres, las tasas de incidencia disminuyeron en siete de los 15 tipos principales de cáncer: pulmón, colon, cavidad oral, leucemia, estómago, páncreas y laringe. Por otro lado, las tasas aumentaron para el melanoma, además de las de cáncer de próstata, de riñón y del esófago. Los hombres con cánceres de próstata, colon y riñón, además de linfomas que no son de Hodgkin, melanoma y leucemia, observaron un aumento en sus tasas de supervivencia de más de 10 por ciento.

Las tasas de supervivencia aumentaron dramáticamente para los cánceres pediátricos durante los últimos 20 años: 20 por ciento en los varones y 13 por ciento en las hembras. Actualmente, el 75 por ciento de los niños con cáncer tiene una expectativa de vida de cinco o más años, un inmenso avance si se compara con lo que sucedía hace 40 años, cuando la mayoría de cánceres pediátricos eran fatales, según los investigadores.

El reporte también descubrió disparidades raciales.

Los hombres negros tenían la incidencia más alta de cáncer y la tasa más alta de muerte para todos los cánceres combinados. La incidencia de cáncer de próstata en los hombres negros fue 62 por ciento más alta y la tasa de muerte fue el doble, en comparación con los hombres blancos.

Las mujeres negras tenían las tasas de muerte más altas en todos los cánceres combinados, según el reporte. Las tasas de muerte por cáncer de mama fueron casi 30 por ciento más altas que en las mujeres blancas, a pesar de una incidencia menor de la enfermedad.

Las mujeres hispanas o latinas tenían tasas de incidencia de cáncer del cuello uterino y de la vesícula biliar y tasas de muerte por cáncer de la vesícula biliar más altas que otras poblaciones raciales o étnicas.

Más Información

El National Cancer Institute tiene una sección de Preguntas y Respuestas acerca del reporte.

FUENTES: Brenda K. Edwards, Ph.D., associate director, Surveillance Research Program, National Cancer Institute, Bethesda, Md.; Louis Harrison, M.D., clinical director, Continuum Cancer Centers of New York, and chairman, radiation oncology, Beth Israel Medical Center and St. Luke's Roosevelt Hospital Center, New York City; June 3, 2004, Cancer

Last Updated: