Tratamiento con láser acaba con las células de cáncer en el laboratorio

Y los investigadores informan que no afecta al tejido sano

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MIÉRCOLES 3 de agosto (HealthDay News/HispaniCare) -- Científicos de la Universidad de Stanford han desarrollado un tratamiento con láser y nanotecnología que puede destruir las células del cáncer sin afectar el tejido sano.

Los científicos colocaron una solución de nanotubos de carbono, barras sintéticas del grosor de apenas la mitad de una molécula de ADN, bajo un rayo láser infrarrojo. El rayo láser calentó la solución de nanotubos de carbono a unos 158 grados Fahrenheit (unos 70 grados centígrados) en cuestión de dos minutos.

Cuando los nanotubos se ubicaron dentro de las células y se irradiaron con el rayo láser, el calor destruyó rápidamente las células. Sin embargo, las células que no contenían nanotubos no resultaron afectadas por el rayo láser.

"Una propiedad interesante de los nanotubos de carbono es que absorben ondas luminosas cerca al infrarrojo, que son un poco más largas que los rayos visibles de luz y pasan inofensivamente a través de las células", explicó en una declaración preparada el coautor del estudio, Hongjie Dai, profesor asociado de química de la Stanford.

Cunado los nanotubos de carbono absorbieron las ondas luminosas cercanas al infrarrojo, los nanotubos se exacerbaron y liberaron la energía excesiva en forma de calor, continuó Dai.

"En realidad es algo sencillo pero sorprendente. Estamos aprovechando una propiedad intrínseca de los nanotubos para desarrollar un arma que acabe con el cáncer", sostuvo Dai.

El estudio aparece en la edición en línea del 1 de agosto de la publicación Proceedings of the National Academy of Sciences.

"Uno de los problemas más antiguos de la medicina es cómo curar el cáncer sin afectar al tejido sano. La quimioterapia estándar destruye las células del cáncer y las normales por igual. Por eso, los pacientes muchas veces pierden el cabello y sufren muchos otros efectos secundarios. Para nosotros, la piedra filosofal sería hallar una manera de acabar selectivamente con las células de cáncer y no dañar las sanas", concluyó Dai.

Más información

La American Academy of Family Physicians tiene más información sobre los tratamientos contra el cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTE: Stanford University, news release, Aug. 1, 2005

--

Last Updated: