Click Here for HealthDay's Coronavirus Liveblog

Un nuevo estudio genético revela los secretos del cáncer

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES, 5 de febrero de 2020 (HealthDay News) -- El cáncer es una enfermedad impulsada por los genes, y un verdadero filón de nuevos datos genéticos sobre docenas de tipos distintos de cáncer promete abrir nuevas avenidas de prevención y tratamiento.

Ahora, el origen de 19 de cada 20 cánceres se puede rastrear a una o más mutaciones genéticas específicas, basándose en los datos de una secuenciación profunda de miles de genomas de cánceres completos, señalan los investigadores.

"Ahora podemos identificar en más de un 95 por ciento de los pacientes al menos un cambio genético que es biológicamente responsable del tumor, y en muchos pacientes de cinco a 10 de esas mutaciones causales, que llamamos mutaciones conductoras", comentó el copresidente del proyecto, Peter Campbell, director de cáncer, envejecimiento y mutación somática del Instituto Wellcome Sanger, en Inglaterra.

En promedio, los genomas del cáncer contienen de cuatro a cinco mutaciones conductoras, reportan los investigadores.

Este conocimiento ayudará a los investigadores y a los médicos a desarrollar y elegir entre tratamientos que se dirijan a las mutaciones específicas que provocan cáncer en los pacientes individuales, planteó Campbell.

Estos hallazgos nos acercan "otro paso en el camino de comprender todas las complejidades del cáncer", aseguró el Dr. William Cance, director médico y científico de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society).

"Al final, deseamos hacer que la terapia contra el cáncer sea precisa para el cáncer individual de esa persona", indicó. "Nos acercamos a lo que llamamos un método de tumor agnóstico, lo que significa que queremos más bien observar la composición genética del tumor de un individuo en lugar de tratar todo cáncer de mama o de colon de la misma forma porque sean de un tipo de cáncer".

Un cambio en el enfoque

Antes de esta investigación, los médicos podían detectar uno o más conductores genéticos del cáncer en apenas alrededor de dos tercios de los pacientes, dijo Campbell.

Esto se debe a que las investigaciones genéticas anteriores sobre el cáncer se enfocaban exclusivamente en el exoma, es decir, la parte del ADN de una persona que codifica a las proteínas, explicó el Dr. Lincoln Stein, director de oncología adaptativa del Instituto de Investigación en Cáncer de Ontario, en Toronto.

"Es tan solo un 1 por ciento del genoma completo", dijo Stein, miembro del proyecto. "Armar una imagen más precisa del genoma del cáncer usando solo datos del exoma es como intentar armar un rompecabezas de 1,000 piezas cuando faltan el 99 por ciento de las piezas, y el rompecabeza no tiene una caja con una imagen completa para orientarse".

Este proyecto, el Consorcio Pan-Cáncer para el Análisis de Genomas Completos (Pan-Cancer Analysis of Whole Genomes Consortium), analizó 2,658 genomas completos de muestras de cáncer de 38 tipos de tumores. El análisis de este tipo incluye todas las formas en que el ADN y el ARN influyen en nuestra biología personal.

Los primeros resultados se publicaron el 5 de febrero en seis artículos que aparecen en la revista Nature.

Campbell dijo que los datos muestran por qué dos pacientes con el mismo tipo de cáncer que reciben el mismo tratamiento pueden tener dos resultados completamente distintos, en que uno fallece y otro sobrevive.

El rol de la genética y de los estilos de vida

Todo se reduce a qué tan distinta es la genética del cáncer de cada persona en comparación con la de otros pacientes, y cómo esa genética ha sido influida por eventos a lo largo de toda una vida, apuntó Campbell. Las mutaciones entran en juego, así como factores como fumar, la exposición al sol o la obesidad.

"Vemos miles de combinaciones distintas de mutaciones que pueden provocar cáncer, y más de 80 procesos subyacentes distintos que generan las mutaciones en el cáncer", aseguró Campbell. "Algunos de esos procesos reflejan el desgaste del envejecimiento. Algunos reflejan causas heredadas. Algunos reflejan los estilos de vida que las personas han adoptado. Todo esto conforma y moldea al genoma durante el desarrollo del cáncer".

A lo largo de nuestras vidas, las personas acumulamos mutaciones genéticas mediante el simple acto de vivir, dijo. Cada glóbulo sanguíneo gana una mutación más o menos cada dos semanas, en promedio. Lo importante es averiguar cuáles mutaciones son clave para el cáncer.

El nivel de comprensión genética creado por este proyecto puede permitir a los médicos realizar la "datación por carbón" de un cáncer, en esencia determinando los primeros eventos en la vida de una persona que la puso en un camino en que al final desarrolló el cáncer, comentó Campbell.

"Muchos de los tumores que estudiamos en este proyecto muestran que los primeros eventos clave en el desarrollo del cáncer con frecuencia ocurren décadas antes de que el paciente presente un tumor, a veces incluso ya en la niñez", advirtió. "Muestra que hay oportunidades de intervención temprana mucho más amplias de lo que habríamos previsto antes de realizar este trabajo".

La búsqueda de la medicina de precisión

Los investigadores esperan que, basándose en estos datos genéticos, algún día un médico será capaz de introducir la genética y los factores de estilo de vida de un paciente en una computadora y obtener unas curas precisas para su enfermedad.

"La dificultad en la prevención del cáncer es que hay tantas vías implicadas en su creación", dijo Cance. "Pienso en el cáncer como un fenómeno darwiniano, en que las células pueden cambiar constantemente y sobrevivir".

Pero estos investigadores encontraron que aunque las mutaciones contribuyen al cáncer de multitud de formas, sigue habiendo más o menos el mismo número de genes que provocan cáncer y formas en que las personas lo desarrollan.

"Aunque ampliamos en gran medida el número de eventos mutacionales que contribuyen al cáncer, no ampliamos de ninguna forma dramática el número de genes o vías relacionados con el cáncer", dijo Stein. "Encontramos las mismas vías que se habían identificado, pero muchas más formas de cambiar esas vías".

Usando las terapias dirigidas existentes y las que llegarán, se hace posible "diagnosticar con una mayor precisión cuáles cambios han ocurrido en el tumor de un paciente, identificar las vías desreguladas en ese paciente, y asignar al paciente a la terapia con más probabilidades de resultar efectiva y menos probabilidades de tener efetos tóxicos", planteó.

Ese día todavía no ha llegado, porque los costos de la secuenciación genética y el procesamiento computarizado siguen siendo demasiado altos para acumular el tipo de datos genéticos integrales que se requieren, lamentó Campbell.

"La secuenciación del genoma completo no estará disponible mañana en el proveedor comercial promedio, pero existen todos los motivos para pensar que en una cuestión de años será más accesible que ahora y se usará mucho más", añadió Campbell.

Más información

El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. tiene más información sobre la genética del cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Peter Campbell, Ph.D., head of cancer, aging and somatic mutation and senior group leader, Wellcome Sanger Institute, Hinxton, Cambridgeshire, England; William Cance, M.D., chief medical and scientific officer, American Cancer Society; Lincoln Stein, M.D., Ph.D., head, adaptive oncology, Ontario Institute for Cancer Research, Toronto; Feb. 5, 2020, Nature

Last Updated: