Un tratamiento combinado es mejor para tratar el melanoma y el cáncer de ovario avanzado

Un estudio halla que la combinación de una vacuna más terapia de anticuerpos produce efectos secundarios más leves

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MARTES 19 de febrero (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un estudio reciente halla que combinar infusiones periódicas de anticuerpos con una vacuna ampliamente usada contra el cáncer parece ser más efectivo y menos severo en el tratamiento de pacientes de melanoma y cáncer de ovario avanzado que usar cualquiera de los dos tratamientos por separado.

Además de demostrar la utilidad potencial de la combinación de la vacuna más la terapia de anticuerpos, el estudio, que aparece en la edición en línea de esta semana de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences , sugiere un modo de refinar los tratamientos aún más, al tomar en cuenta los eventos biológicos que son activados por el tratamiento de anticuerpos.

"Ahora entendemos mejor cómo actúa el tratamiento. Aumenta la proporción entre las células que matan tumores y las que suprimen en sistema inmunitario", explicó en una declaración preparada el autor del estudio, el Dr. Stephen Hodi del Instituto oncológico Dana-Farber de Boston. "Esto sugiere técnicas para enfocar aún más el sistema inmunitario en el ataque del cáncer con menos 'daños' para el tejido normal".

Los estudios previos y la experiencia clínica han demostrado que ciertos anticuerpos monoclonales aumentan la actividad destructora de tumores del sistema inmunitario en algunos pacientes, pero también pueden causar problemas inflamatorios serios, como diarrea severa y salpullidos.

El equipo de investigación de Hodi se centró en un receptor molecular de la superficie de las células T CD4 del sistema inmunitario, que guía el ataque a las células infectadas o cancerosas. El receptor, conocido como CTLA-4 (por la sigla en inglés de antígeno asociado a los linfocitos T citotóxicos), actúa como un tipo de válvula de cierre. Cuando se estimula al receptor, éste hace que las células T se vuelvan inactivas, lo que mitiga la respuesta inmunitaria. Así que bloquear a los CTLA-4 con un anticuerpo monoclonal supone una vía para mantener las respuestas inmunitarias en su máximo potencial.

El equipo analizó una vacuna contra el cáncer fabricada con las células tumorales del paciente mismo. Las células tumorales son irradiadas por lo que dejan de reproducirse, y se introduce un gen para que produzcan una proteína llamada GVAX. Cuando las células son implantadas de nuevo en los pacientes, la GVAX actúa como una sirena para el sistema inmunitario, provocando un ataque más enérgico sobre las células cancerosas de todo el cuerpo.

Por desgracia, estos resultados raras veces son duraderos. La mayoría de los pacientes tratados con la vacuna mueren con el tiempo a medida que la enfermedad vuelve a despuntar.

En vista de que el bloqueo de los CTLA-4 podría reforzar la respuesta inmunitaria estimulada por la vacuna, los investigadores estudiaron si combinar las vacunas de GVAX con la terapia de anticuerpos monoclonal podría alargar los periodos de remisión y suprimir los problemas inflamatorios asociados con la terapia de anticuerpos por sí sola.

"Usar una vacuna para provocar una respuesta inmune más fuerte contra el cáncer nos permite utilizar menores niveles de bloqueadores CTLA-4, lo que podría reducir la gravedad de los efectos secundarios", explicó Hodi.

El nuevo estudio evaluó la combinación en once pacientes de melanoma. Se inyectó a los pacientes un anticuerpo para bloquear los CTLA-4 entre uno y cuatro meses después de recibir GVAX, y posteriormente cada dos o tres meses, según era necesario.

Contrario a lo que había ocurrido previamente con las dosis más intensivas de anticuerpos, ninguno de los pacientes experimentó efectos secundarios graves, aunque todos tuvieron afecciones inflamatorias leves de bajo nivel (a menudo un salpullido que desaparecía a los pocos días). Además, en ocho participantes, los tumores de todo el cuerpo se redujeron o se volvieron estables. Los otros tres pacientes experimentaron mejoras menos dramáticas que se hicieron aparentes tras varios meses de terapia.

Se obtuvieron resultados igual de estimulantes en nueve pacientes que tenían cáncer de ovario avanzado, aunque dos de ellas desarrollaron problemas inflamatorios graves. Aunque la desaparición de tumores fue menos común que en el grupo de melanoma, algunas de las pacientes de cáncer de ovario sí experimentaron esos resultados.

Más información

El National Cancer Institute tiene más información sobre las vacunas contra el cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTE: Dana-Farber Cancer Institute, news release, Feb. 18, 2008

--

Last Updated: