Un tratamiento hormonal más prolongado podría mejorar las perspectivas del cáncer de próstata

Estudios europeos y de EE. UU. encuentran resultados similares

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de Healthday

MIÉRCOLES, 10 de junio (HealthDay News/Dr. Tango) -- A los hombres que tienen cáncer de próstata moderadamente avanzado que reciben fármacos para bloquear las hormonas tras la radioterapia les va mejor cuando se continúa el tratamiento farmacológico durante dos o más años tras el régimen inicial de seis meses, ha encontrado un estudio europeo.

Los resultados son un reflejo bastante fiel de los de un ensayo estadounidense similar sobre el que se informó en mayo, apuntó el Dr. Eric M. Horwitz, presidente en funciones de oncología de la radiación en el Centro oncológico Fox Chase de Filadelfia, quien dirigió al grupo que realizó el estudio de EE. UU.

"Hace mucho creemos que una terapia hormonal a mayor plazo es el estándar de atención", aseguró Horwitz. "Estos estudios respaldan esa creencia".

Los resultados aplican a los hombres cuyo cáncer muestra señales de crecimiento pero no se ha propagado más allá de la glándula prostática, tal vez una cuarta parte de todos los casos de cáncer de próstata, apuntó Horwitz.

Estudios anteriores en los Estados Unidos y Europa establecieron el valor de la radioterapia seguida por seis meses de tratamiento para bloquear las hormonas en tales casos, comentó. Los nuevos estudios se diseñaron para determinar si la continuación de la farmacoterapia que bloquea la actividad promotora del cáncer de la hormona masculina, la testosterona, podría mejorar esos resultados.

Aunque los estudios eran distintos en cuando a tamaño y duración, en la mayoría de puntos sus resultados fueron similares.

El ensayo europeo, sobre el cual se informó en la revista New England Journal of Medicine, incluyó a 970 hombres que fueron asignados a radioterapia seguida por seis meses o tres años de tratamiento de supresión hormonal. El índice de mortalidad a cinco años de los hombres en el grupo de tratamiento de mayor duración fue de 15.2 por ciento, frente a 19 por ciento entre los que estaban en el grupo de tratamiento a menor plazo.

El estudio de EE. UU., publicado en la revista Journal of Clinical Oncology, incluyó a 1,554 hombres a quienes se dio seguimiento durante diez años. El estudio no encontró una diferencia significativa en la supervivencia general, 51.6 por ciento para el grupo a corto plazo, que recibió cuatro meses de tratamiento, y 53.9 por ciento para el grupo a largo plazo, tratado durante dos años.

Pero sí encontró una diferencia entre los hombres que estaban vivos y libres de cáncer tras diez años. El índice de supervivencia libre de enfermedad para el grupo a corto plazo fue de 13.2 por ciento, en comparación con 22.5 por ciento entre los que fueron tratados más tiempo.

Otras medidas, como la propagación del cáncer a otras partes del cuerpo y un mayor crecimiento de la malignidad dentro de la glándula prostática, fueron mejores de manera constante entre los hombres del estudio de EE. UU. que recibieron la terapia a mayor plazo.

Horwitz señaló que las diferencias entre los resultados estadounidenses y europeos no fueron inesperadas. Se han encontrado diferencias similares en estudios que establecieron el valor de la terapia de radiación más hormona, apuntó. Dijo que otra explicación posible es que los cánceres de próstata tienden a diagnosticarse en una etapa anterior en los Estados Unidos debido a los extensivos programas de evaluación.

Ambos estudios reportaron los efectos secundarios esperados de la terapia de bloqueo hormonal, que incluyen sofocos, aumento de peso, osteoporosis y pérdida de la función sexual.

"Algunos hombres los sufren, otros no", dijo Horwitz. "Durante los últimos años, se ha prestado mucha atención a estos efectos secundarios, en la literatura médica y en la conciencia pública, y ha habido una mayor renuncia a usar esta terapia. Estos estudios identifican claramente a un grupo de hombres que se benefician de esta terapia".

Pero el Dr. Peter C. Albertsen, presidente de urología del Centro de salud de la Universidad de Connecticut, dijo que esos efectos secundarios son lo que podría limitar el uso de la terapia de bloqueo hormonal a mayor lazo para un grupo específico de hombres que tienen cáncer de próstata, aquellos con "una enfermedad que es clínicamente evidente a la palpación [el tacto] pero sin evidencia de que se haya propagado más allá de la próstata", escribió Albertsen en un editorial acompañante en la revista.

Concurrió en que formas anteriores del cáncer se detectan con mayor frecuencia en EE. UU. que en Europa debido a los extensivos programas de evaluación preventiva. Los efectos secundarios son un contrapeso a los beneficios de la terapia de bloqueo hormonal que descarta la terapia extendida para tales hombres, aseguró Albertsen.

"Para los hombres con una enfermedad localizada que se detecta en la evaluación, la ecuación es bastante distinta", señaló.

Más información

El Instituto Nacional de Cáncer de EE. UU. tiene más información sobre el cáncer de próstata.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Eric M. Horwitz, M.D., chairman, radiation oncology, Fox Chase Cancer Center, Philadelphia; Peter C. Albertsen, M.D., professor, surgery, and chairman, urology, University of Connecticut Health Center, Farmington, Conn.; June 11, 2009, New England Journal of Medicine

Last Updated: