Algunos medicamentos para la presión arterial se asocian con un riesgo de cáncer de páncreas en las mujeres

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

MARTES, 17 de abril de 2018 (HealthDay News) -- Ciertos medicamentos recetados para tratar la hipertensión podrían aumentar el riesgo de que una mujer desarrolle un cáncer de páncreas después de la menopausia, según una nueva investigación.

En un estudio de gran tamaño de mujeres postmenopáusicas, las que habían tomado alguna vez un bloqueador de los canales de calcio (BCC) de acción corta experimentaron un aumento en el riesgo de cáncer de páncreas de un 66 por ciento.

Y las mujeres que habían usado un BCC de acción corta durante 3 años o más se enfrentaron a un riesgo de más del doble de cáncer de páncreas, en comparación con los que habían tomado otro tipo de medicamentos para la presión arterial.

Este tipo de medicamentos incluye la nifedipina (de las marcas Procardia y Adalat CC), la nicardipina (Cardene IV), y el diltiazem (Cardizem), todos ellos de acción corta.

Los BCC de acción corta fueron los únicos medicamentos para la presión arterial asociados con un aumento del riesgo de cáncer de páncreas, según el autor principal del estudio, Zhensheng Wang.

Pero, las personas que toman este tipo de medicamentos no deberían entrar en pánico, porque su riesgo absoluto de desarrollar un cáncer de páncreas sigue siendo muy bajo. Según el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU., solo un 1.6 por ciento de los estadounidenses sufrirán ese cáncer en su vida. Eso significa que, incluso después de tener en cuenta un aumento en el riesgo por tomar un BCC, las probabilidades de un individuo de sufrir la enfermedad siguen siendo mínimas.

Aun así, el nuevo hallazgo fue inesperado, dijo Wang, asociado postdoctoral en el Colegio de Medicina Baylor, en Houston.

Las investigaciones anteriores han sugerido que los BCC podrían incluso proteger del cáncer de páncreas al aumentar los niveles de una proteína (RAGE) que se sabe que mantiene la inflamación a raya, dijo Wang.

La reducción de la inflamación se asocia por lo general con un riesgo más bajo de una variedad de cánceres.

Entonces, ¿qué podría explicar los resultados actuales?

Wang indicó que los BCC de acción corta son el medicamento para la presión arterial "menos efectivo" que hay disponible. Eso podría significar que muchas de las mujeres del estudio no han alcanzado un buen control de la presión arterial de entrada, lo que podría haber aumentado su riesgo de diabetes. Y la diabetes es un factor de riesgo conocido de cáncer de páncreas.

Wang también dijo que las muestras de sangre tomadas de más de la mitad de las pacientes de cáncer de páncreas revelaron que las que habían tomado alguna vez un BCC de acción corta tenían unos niveles notablemente más bajos de la proteína RAGE, en comparación con las mujeres que habían tomado otro tipo de medicamentos para la presión arterial. Eso significaría un peor control de la inflamación y, por tanto, potencialmente un riesgo más alto de cáncer.

Por último, planteó la hipótesis de que las mujeres a las que se recetan los BCC de acción corta podrían diferir en algún aspecto de las pacientes a las que se recetaron otros tipos de control de la presión arterial.

Los BCC reducen la presión arterial al prevenir que el calcio entre en las células de las paredes del corazón y los vasos sanguíneos, y de este modo reduce el estrés y la carga de trabajo del corazón.

En 1996, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. tomó medidas para disuadir a los médicos de recetar nifedipina de acción corta. Advirtió que algunos investigadores habían asociado el medicamento con un riesgo más alto de ataque cardiaco y accidente cerebrovascular.

El estudio actual dio seguimiento a más de 145,000 participantes del estudio de Iniciativa de salud de las mujeres. Tenían entre 50 y 79 años de edad al inicio del estudio, y el uso de los medicamentos (pero no la dosis) fue monitorizado entre 1993 y 1998.

En 2014, más de 800 personas habían desarrollado un cáncer de páncreas, y solo las personas a las que se había recetado un BCC de acción corta tenían un riesgo más alto.

Para las que habían usado los medicamentos 3 años o más, el riesgo de cáncer de páncreas fue un 107 por ciento más alto para las que tomaron otros medicamentos para la presión arterial.

Los medicamentos BCC de acción más larga no se asociaron con ningún aumento del riesgo. Ni tampoco los bloqueadores beta, ni los medicamentos diuréticos ni los inhibidores de la ECA.

Wang y sus colaboradores tienen planificado presentar sus hallazgos esta semana en una reunión de la Asociación Americana de Investigación sobre el Cáncer (American Association for Cancer Research), en Chicago.

Dijo que los hallazgos deben volverse a confirmar. Además, las investigaciones presentadas en reuniones por lo general se consideran preliminares hasta que son revisadas por profesionales y publicadas en una revista médica.

Una especialista en cáncer se mostró de acuerdo en que se necesita más investigación.

"No hay duda de que se necesita más investigación sobre esto", dijo la Dra. Victoria Rutson, directora médica de la Red de Acción contra el Cáncer de Páncreas de Manhattan Beach, California.

Pero por ahora, Rutson aconsejó a los pacientes que "consulten a los médicos antes de dejar o añadir cualquier medicamento".

"Dejar de tomar los medicamentos para la hipertensión puede ser extremadamente peligroso, sobre todo si alguien tiene antecedentes de hipertensión", advirtió.

Rutson también dijo que si en su familia hay personas que han sufrido un cáncer de páncreas, quizá deba consultar al médico.

"Si tienen antecedentes familiares de cáncer de páncreas, es importante visitar a un gastroenterólogo, sobre todo si empieza a mostrar cualquier síntoma que sea nuevo o no ordinario", añadió Rutson.

El cáncer de páncreas es la cuarta causa principal de muerte por cáncer en los Estados Unidos. Wang dijo que normalmente afecta a las personas mayores con afecciones médicas crónicas, como la hipertensión.

Más información

Hay más información sobre la medicación para la presión arterial en la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Zhensheng Wang, postdoctoral associate, Duncan Comprehensive Cancer Center, Baylor College of Medicine, Houston; Victoria Manax Rutson, M.D., chief medical officer, Pancreatic Cancer Action Network, Manhattan Beach, Calif.; American Association for Cancer Research meeting, Chicago, April 14-18, 2018

Last Updated: