La cirugía podría resultar beneficiosa para algunos pacientes con cáncer de próstata inicial, según un estudio

In English

Por
Reportera de HealthDay

MIÉRCOLES, 12 de diciembre de 2018 (HealthDay News) -- En ciertos hombres con un cáncer de próstata en etapa inicial, elegir la cirugía en lugar de la "espera vigilante" podría añadir algunos años a sus vidas, sugiere un estudio reciente.

Unos investigadores europeos encontraron que entre casi 700 hombres con un cáncer de próstata en una etapa más temprana, los que se sometieron a la cirugía para extirpar la glándula vivieron, en promedio, tres años más que aquellos que fueron asignados a una espera vigilante.

Pero los expertos hicieron varias advertencias sobre el estudio, que siguió a hombres que fueron tratados por cáncer de próstata hace entre 20 y 30 años.

Específicamente, los pacientes tenían tumores que eran más grandes y más agresivos, respecto a la norma de los hombres diagnosticados con un cáncer de próstata inicial en los últimos años. Entonces, los resultados no pueden traducirse a la mayoría de hombres diagnosticados hoy en día, señalaron los expertos.

"Es un estudio importante con información útil. Pero no cambiará la gestión actual del cáncer de próstata", dijo el Dr. Len Lichtenfeld, director médico en funciones de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society).

Los mismos autores del estudio opinaron igual.

La investigadora principal, la Dra. Anna Bill-Axelson, enfatizó que los pacientes eran distintos a muchos hombres diagnosticados con cáncer de próstata hoy en día, porque todos tenían un cáncer "clínicamente detectado".

Por ejemplo, muchos fueron diagnosticados tras desarrollar síntomas de cáncer de próstata. En otros casos, un médico sintió el tumor mientras realizaba un examen rectal por otros motivos.

En otras palabras, sus tumores eran suficientemente avanzados como para provocar síntomas o ser palpables.

Esa situación es muy distinta que la actual, dijo Lichtenfeld. En Estados Unidos, la mayoría de hombres son diagnosticados ahora mediante una prueba del APE, un análisis de la sangre que detecta unos tumores prostáticos minúsculos que no están provocando ningún problema.

Con frecuencia, esos hombres no necesitan un tratamiento inmediato, porque por lo general el cáncer de próstata crece con lentitud y podría nunca progresar hasta el punto de ser potencialmente letal. Los expertos señalan que la cirugía para extirpar la glándula, que puede provocar incontinencia y disfunción eréctil, podría hacer más mal que bien.

Pero los hombres diagnosticados mediante la prueba del APE con frecuencia pueden usar el método de la espera vigilante, en que su cáncer se monitoriza y solo se trata si progresa.

"Lo último que querría ver son titulares que digan que 'operarse es mejor que no operarse'", enfatizó Lichtenfeld. "Eso no es lo que este estudio nos dice".

Los hallazgos se basan en 695 hombres europeos diagnosticados con un cáncer de próstata que seguía limitado a la glándula.

Todos eran menores de 75 años, y tenían una salud suficientemente buena como para que su esperanza de vida fuera de al menos 10 años más.

Entre 1989 y 1999, los hombres se asignaron al azar a la extirpación de la próstata o a la monitorización de su enfermedad.

En 2017, los investigadores encontraron que un 72 por ciento de los pacientes que recibieron la cirugía habían fallecido, en comparación con un 84 por ciento de los hombres del grupo de espera vigilante. La tasa de muerte por cáncer de próstata, en específico, también fue más baja en el grupo que se sometió a la cirugía: un 20 frente a un 31 por ciento.

El estudio encontró que, en promedio, los pacientes quirúrgicos vivieron tres años más.

Pero esa esperanza de vida más larga no necesariamente se observaría en hombres diagnosticados mediante la prueba del APE, comentó Bill-Axelson, de la Universidad de Uppsala, en Suecia.

"El APE añade un periodo de ventaja de al menos ocho años", dijo.

Y muchos de esos hombres, añadió, al final desarrollarán y morirán de otras afecciones de la salud, por ejemplo una enfermedad cardiaca.

Esto sucedió incluso en este estudio, anotó Bill-Axelson, a pesar del hecho de que los pacientes fueron diagnosticados con un cáncer de próstata mucho más tarde, respecto a lo que ocurre hoy en día.

En general, dijo, alrededor de un 70 por ciento de los hombres fallecieron de otra causa.

¿Y qué pasa con los hombres actuales cuyo cáncer no es detectado mediante una prueba del APE, sino después de que desarrollan síntomas?

Incluso entonces, una cirugía inmediata no es siempre la mejor opción, aseguró Lichtenfeld. Hay que sopesar otros factores, explicó, como el tamaño y la agresividad del tumor, y la edad y la salud general del hombre. Es poco probable que un hombre mayor con una mala salud se beneficie de la cirugía.

Pero, dijo Lichtenfeld, si un hombre se parece a los de este estudio (si tiene una esperanza de vida de una década o más), es probable que se recomiende la cirugía.

El estudio aparece en la edición del 13 de diciembre de la revista New England Journal of Medicine.

Más información

La Sociedad Americana Contra El Cáncer ofrece más información sobre el cáncer de próstata.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Anna Bill-Axelson, M.D., Ph.D., department of surgical sciences, Uppsala University, Uppsala, Sweden; Len Lichtenfeld, M.D., interim chief medical officer, American Cancer Society, Atlanta; Dec. 13, 2018, New England Journal of Medicine

Last Updated: