La radiación en dosis alta es un punto de inflexión en la lucha contra un letal cáncer de próstata

In English

Por
Reportero de HealthDay

MARTES, 17 de septiembre de 2019 (HealthDay News) -- Unos investigadores informan que unas dosis altas de radiación prolongaron de forma dramática la supervivencia de hombres que luchaban contra una forma avanzada y agresiva de cáncer de próstata, lo que podría ser un importante avance.

El tipo particular de cáncer ocurre cuando los tumores vuelven a surgir y se propagan a varias áreas más allá de la próstata en pacientes que estaban en remisión tras la radiación, la cirugía o la quimioterapia. En general, el pronóstico de esos pacientes en ese momento es desalentador, anotaron los investigadores.

Pero en un trabajo con 54 pacientes, los investigadores encontraron que una "radioterapia corporal estereotáctica" (SBRT, por sus siglas en inglés) altamente dirigida puede bloquear la propagación y el crecimiento del tumor en la mayoría de los pacientes. Solo un 19 por ciento de los 35 pacientes tratados experimentaron una progresión de la enfermedad en los seis meses siguientes al tratamiento. Más de la mitad seguían libres de progresión un año más tarde.

En comparación, un 61 por ciento de los pacientes no tratados (el grupo de "observación") experimentaron un crecimiento del cáncer. Se trata de una diferencia que el autor del estudio, el Dr. Ryan Phillips, residente de oncología de la radiación en la Facultad de Medicina de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore, describió como "dramática".

Cuando presentó los hallazgos el domingo en la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología de la Radiación (American Society for Radiation Oncology), en Chicago, Phillips también señaló que el tratamiento podría ser un punto de inflexión. Resulta que cuando los pacientes con cáncer de próstata se exponen a la SBRT, el tratamiento parece desencadenar una respuesta inmunitaria "similar, hasta cierto punto, a una vacuna".

Eso sugiere que más allá de parar el crecimiento de los tumores existentes, la SBRT puede en realidad prevenir el desarrollo de nuevos tumores, dijo.

Como el tratamiento con radiación estándar impreciso puede dañar al tejido sano, "lo más común es que un paciente con cáncer de próstata metastásico que no recibe este tipo de radiación [la SBRT] que usamos en nuestro estudio sea tratado solo con terapia hormonal", explicó Phillips. En ese caso, la meta es en gran medida controlar los síntomas durante todo el tiempo posible, ofreciendo a los pacientes una esperanza de vida promedio posterior al diagnóstico de cinco a siete años.

Pero la terapia hormonal no para la enfermedad del todo. Teniendo eso en cuenta, el equipo del estudio recurrió a la SBRT.

¿Por qué? Porque apenas unas pocas rondas de SBRT "nos permiten proveer unas dosis altas de forma muy precisa al mismo tiempo que mantenemos muy baja la dosis que reciben los tejidos sanos", comentó Phillips.

Eso es esencial, anotó, "porque sabemos que es más probable que unas dosis más altas maten a todas las células cancerosas en un área".

¿Equivale todo esto a una cura? Phillips advirtió que es demasiado pronto para decirlo.

Todos los pacientes tratados con SBRT siguen con vida, apuntó, y anotó que "no identificamos ningún efecto secundario grave asociado con nuestros tratamientos de radiación". Y si la investigación anterior y los hallazgos más recientes son una indicación, la SBRT también podría usarse como un tratamiento efectivo en otros tipos de cáncer, añadió.

Pero, en última instancia, saber exactamente hasta qué grado la SBRT mejorará la supervivencia "probablemente requerirá más años de seguimiento", indicó Phillips.

Dado que los hallazgos fueron presentados en una reunión, deben considerarse preliminares hasta que sean publicados en una revista revisada por profesionales.

"El tiempo lo dirá", aseguró la Dra. Bridget Koontz, profesora asociada en el departamento de oncología de la radiación de la Universidad de Duke.

"Diría que esto nos adelanta en el camino a una cura", dijo Koontz, que no formó parte del equipo de estudio de Phillips. "En este momento, la expectativa es que el cáncer de estos pacientes volverá. Pero este tipo de trabajo sin duda es un paso adelante para que podamos curar el cáncer de próstata metastásico", enfatizó.

"Al menos todas las señales apuntan en la dirección correcta. Es muy emocionante, porque poder retrasar la progresión del cáncer significa que podemos conservar otras terapias que preservan la vida para las recurrencias futuras. Y eso nos da más medicamentos para nuestro armamento", explicó Koontz.

"Y añadiría que sí, este método es completamente agnóstico, respecto al tipo de cáncer", añadió. "Aunque queda un gran esfuerzo por averiguar cuáles pacientes específicos probablemente serían los que más se beneficien de esto, existen todos los motivos para pensar que este tratamiento también funcionará muy bien con otros cánceres".

Más información

Para más información sobre el cáncer de próstata, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Ryan Phillips, M.D., Ph.D., radiation oncology resident, Johns Hopkins University's School of Medicine, Baltimore; Bridget Koontz, M.D., associate professor, department of radiation oncology, Duke University, Durham, N.C.; Sept. 15, 2019, presentation, American Society for Radiation Oncology meeting, Chicago

Last Updated: