Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

La terapia hormonal para tratar el cáncer de próstata en su primera etapa no siempre es lo mejor

Un estudio halla que este tratamiento eleva el riesgo de muerte entre los que también tienen enfermedad cardiaca

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MARTES, 25 de agosto (HealthDay News/Dr. Tango) -- Una nueva investigación sugiere que los hombres que han sido diagnosticados con cáncer de próstata y que tienen una enfermedad cardiaca subyacente podrían no beneficiarse del tratamiento con hormonas.

De hecho, esta terapia hormonal podría aumentar sus probabilidades de morir.

"Entre los hombres que habían tenido un ataque cardiaco o insuficiencia cardiaca previamente, el uso de terapia hormonal para el cáncer de próstata se asoció con una menor esperanza de vida", señaló el autor del estudio, el Dr. Akash Nanda, residente de oncología radiológica del Programa de oncología radiológica de Harvard en el Hospital Brigham & Women's y del Instituto Oncológico Dana-Farber. El informe aparece en la edición del 26 de agosto de Journal of the American Medical Association.

Los hallazgos modifican esencialmente el perfil entre riesgo y beneficio al momento de decidir qué tratamiento es mejor para cada paciente, y podrían cambiar la práctica bastante rápido, aseguró el Dr. Ronald D. Ennis, director de oncología radiológica del Centro Hospitalario St. Luke's-Roosevelt y director asociado de los Centros Oncológicos Continuum de la ciudad de Nueva York.

Ennis añadió que, aunque se necesitan más estudios, "a muchos de nosotros nos preocupa lo suficiente este hecho que, durante un tiempo, podríamos comenzar a utilizar esta información en nuestro proceso de toma de decisión, sobre todo en los casos en que la terapia hormonal no sea necesaria o no sea lo recomendado".

"Creo que esto hará que la gente se vuelva más conservadora con respecto al uso de hormonas que cuando los investigadores empezaron a identificar los posibles beneficiarios", añadió el Dr. Eric M. Horwitz, jefe en funciones del departamento de oncología radiológica del Centro Oncológico Fox Chase de Filadelfia. "Siempre hemos creído que del uso a largo plazo de las hormonas se podría derivar algún problema cardiaco, pero este estudio muestra que incluso un tratamiento de corta duración puede ser perjudicial".

La terapia hormonal, cuando se utiliza junto con la terapia radiológica, puede aumentar la supervivencia en los casos más agresivos de cáncer de próstata. Pero este beneficio tendía a minimizarse en los hombres que también sufrían de otras afecciones.

Sin embargo, hasta ahora los expertos no sabían qué otras afecciones eran las responsables por el incremento del riesgo.

"Muchos estudios han intentado buscar respuesta a esta pregunta, y han tendido a sugerir que un problema con la terapia hormonal provoca la muerte cardiaca, pero no han sido consistentes", dijo Ennis. "Sin embargo, este estudio hizo algo diferente al resto, clasificó a las personas según su riesgo de enfermedad cardiaca".

Nanda y sus colegas estudiaron más de 5,000 hombres con una media de edad de 70 años que tenían cáncer de próstata localizado o localmente avanzado y que fueron tratados con radioterapia sola o combinada con terapia hormonal. A los participantes se les dio seguimiento durante casi cinco años.

La terapia hormonal no se asoció a un mayor riesgo de muerte por cualquier causa entre los hombres que no tenían ninguna afección cardiaca subyacente o que sólo tenían un factor de riesgo para la enfermedad arterial coronaria.

Sin embargo, los hombres que tenían insuficiencia cardiaca congestiva o que habían sufrido ataques cardiacos como resultado de una enfermedad arterial coronaria tenían casi el doble de riesgo de morir, hallaron los investigadores.

Sin embargo, en términos generales apenas el cinco por ciento de los 5,000 hombres estudiados inicialmente experimentaron un incremento en la tasa de mortalidad como consecuencia de la terapia hormonal.

"Los hombres con cáncer de próstata [menos agresivo] y riesgo favorable sólo recibieron la terapia hormonal para encoger la glándula y para hacer que reunieran las condiciones de la braquiterapia ["semillas" radioactivas que se implantan dentro del tejido maligno] y, en ese escenario, si el paciente tenía un historial de ataque cardiaco o insuficiencia cardiaca, le recomendábamos que considerara otras alternativas de tratamiento como la radioterapia de haz externo o la vigilancia activa [cuando los médicos dan seguimiento al cáncer sin recurrir a ningún tratamiento en ese momento]", explicó Nanda.

"No obstante, en los hombres que tienen cánceres más agresivos, los ensayos clínicos han demostrado que la adición de la terapia hormonal a la radioterapia de hecho aumenta la supervivencia; por lo tanto, nuestros resultados sugieren para este cohorte de hombres que si ya tienen una enfermedad cardiaca preexistente no se les debería tratar con terapia hormonal o que deben remitirse a un médico de atención primaria o cardiólogo para que trate su dolencia cardiaca", Nanda añadió. "Tanto los riesgos como los beneficios deben ponerse sobre una balanza. En los casos más avanzados de la enfermedad, el tratamiento primario debe ser una combinación de terapia hormonal y radioterapia. Entonces, para ellos la decisión de tratamiento se ha complicado un poco".

Más información

El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. tiene más información sobre el cáncer de próstata.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Akash Nanda, M.D., Ph.D., radiation oncology resident, Harvard Radiation Oncology Program, Brigham & Women's Hospital/Dana-Farber Cancer Institute, Boston; Ronald D. Ennis, M.D., director, radiation oncology, St. Luke's-Roosevelt Hospital Center, and associate director, Continuum Cancer Centers of New York, New York City; Eric M. Horwitz, M.D., acting chairman, radiation oncology department, Fox Chase Cancer Center, Philadelphia; Aug. 26, 2009, Journal of the American Medical Association

Last Updated: