La terapia hormonal puede ayudar a algunos de los que tienen cáncer de próstata

Sin embargo, un estudio a largo plazo muestra que a menudo no es necesaria para los pacientes en las primeras etapas

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

LUNES, 2 de noviembre (HealthDay News/DrTango) -- Un estudio a largo plazo muestra que un régimen breve de terapia de bloqueo hormonal puede aportar pequeños beneficios a un grupo pequeño de hombres que reciben radioterapia para el cáncer de próstata.

La supervivencia a diez años fue de 62 por ciento en los hombres con cánceres calificados de riesgo intermedio que recibieron tratamiento que bloqueaba su actividad hormonal masculina además de radioterapia, en comparación con el 57 por ciento de los que recibieron sólo radioterapia, señaló el Dr. Christopher U. Jones, oncólogo de radiación de Radiological Associates de Sacramento, y miembro del grupo que informó sobre los resultados el lunes en la reunión anual de la American Society for Radiation Oncology (Sociedad Estadounidense de Oncología de Radiación) en Chicago.

Cuando se hicieron biopsias a los hombres del grupo, no se encontraron rastros de cáncer en el 78 por ciento de los que recibían radioterapia hormonal combinada, en comparación con el 60 por ciento de los que recibieron sólo radioterapia.

El beneficio es estadísticamente significativo pero no grande, debido a que "no esperábamos grandes diferencias" en esos casos, apuntó Jones. Y aunque los resultados del estudio ya se han incorporado en la práctica médica, no es la última palabra sobre el tema, debido a que el campo aún está en evolución, destacó.

"El estándar de la atención en la radioterapia ha cambiado desde que comenzó el estudio en 1992", aseguró Jones. "Ahora podemos localizar más el tratamiento así que administramos dosis mayores de radiación, 50 por ciento más altas".

Incluso la definición de "riesgo intermedio" ha cambiado con los años, apuntó. Se basa en factores tales como el antígeno prostático específico (APE), una hormona producida por la glándula, y la puntuación Gleason, una medida de la estructura sistemática de la próstata.

"Desde que comenzó el estudio, tenemos más datos y estamos en mejor capacidad de determinar quién tiene verdaderamente un riesgo bajo", dijo Jones. "De los 2,000 participantes inscritos, sabemos ahora que 685 tenían un riesgo realmente bajo, 1,068 un riesgo intermedio y 226 un riesgo alto".

Su resumen de los resultados: "Para el grupo de bajo riesgo, hubo muy poco beneficio al incorporar la terapia hormonal. El mayor beneficio era para los que tenían un riesgo intermedio, y los pacientes de alto riesgo estaban en el medio".

En otras palabras, "lo que podemos mostrar en este estudio es que los pacientes pueden descartar la terapia hormonal si caen dentro de la definición moderna de bajo riesgo", señaló Jones.

Esto puede ser de gran ayuda, ya que los efectos secundarios de la terapia de bloqueo hormonal incluyen impotencia y sofocos, apuntó.

Una de las razones por las que se llevó a cabo el estudio fue por el uso creciente de la terapia hormonal en hombres que reciben tratamiento radioterápico para el cáncer de próstata, explicó el Dr. Anthony Zietman, profesor de oncología de radiación en la Facultad de medicina de Harvard, y presidente entrante de la sociedad de oncología de radiación.

"Nos preocupaban las consecuencias a largo plazo de la terapia de privación hormonal", señaló Zietman. "Este estudio nos dice que la mayoría de los hombres diagnosticados con cáncer de próstata no necesitan terapia hormonal en absoluto".

La toma de decisión en tales casos empieza con decidir entre cirugía o radioterapia. Los médicos tienden a optar por la cirugía en pacientes más jóvenes, pero esa decisión también depende de lo que prefiera el paciente, apuntó Zietman. Además, existe algo de flexibilidad en el tratamiento que se administra actualmente.

Si se opta por la radiación, el tratamiento puede consistir en un poco de terapia hormonal, durante cuatro meses, o una dosis incrementada de radiación, dijo.

"Sabemos ahora que las dosis de radiación más altas son mejores que las bajas", señaló Jones. "Si se utilizan dosis de radiación más altas, ¿se necesita también la terapia hormonal? Un ensayo ya está en marcha para averiguar esa cuestión".

Los otros dos informes presentados en la reunión revelaron resultados favorables sobre la terapia de protones, en la que se ataca al cáncer de próstata con haces de protones en lugar de rayos X. Médicos de la Universidad de Florida en Jacksonville informaron que la terapia de protones no parecía tener efectos nocivos sobre el sistema urinario, algo que se temía desde hacía tiempo. Además, un estudio de la Universidad de Loma Linda en California encontró que una ronda de refuerzo de la terapia de protones redujo la recurrencia del cáncer de próstata en los hombres que habían recibido primero tratamiento con rayos X.

Más información

Para saber más acerca del diagnóstico y tratamiento del cáncer, visite el Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

FUENTES: Christopher U. Jones, M.D., radiation oncologist, Radiological Associates of Sacramento, Calif.; Anthony Zietman, M.D., professor, radiation oncology, Harvard Medical School, Boston; Nov. 2, 2009, presentations, American Society for Radiation Oncology annual meeting, Chicago

Last Updated: