Prueba de sangre podría detectar el cáncer de próstata agresivo

Un prueba segura que ayudará a los médicos a coordinar tratamientos personalizados para cada paciente

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES 17 de octubre (HealthDay News/HispaniCare) -- Idealmente, el tipo de cáncer de próstata que un hombre desarrolla, agresivo o de lento crecimiento, debería guiar las decisiones sobre quién necesita de tratamiento intensivo o de sólo una "espera vigilante".

El problema es que actualmente no existen medios seguros y rápidos para determinar qué tan mortal podría llegar a ser un tumor maligno en la próstata. Es por eso que los investigadores están entusiasmados con los nuevos hallazgos sobre el "biomarcador" de una proteína sanguínea designado como MDM2.

En un estudio preliminar, los niveles relativamente elevados del MDM2 estuvieron asociados con tres señales distintivas del cáncer de próstata agresivo. Si los hallazgos se replican en un ensayo de mayor dimensión, una prueba basada en el MDM2 podría convertirse algún día en una parte rutinaria de la atención del paciente, señalan los expertos.

"Ser capaz de afirmar cuáles tumores tendrán posibilidades de progresar y de convertirse en algo problemático frente a los que son muchos más indolentes o de lento crecimiento será algo muy útil dado que permite a los pacientes tomar una decisión más importante, si desean un tratamiento activo o no", explicó el Dr. Durado Brooks, director del cáncer de próstata y colorrectal de la American Cancer Society.

Brooks cree que el MDM2 "tiene un gran potencial" como indicador de pronóstico viable, aunque agregó que era necesario realizar más estudios.

Los hallazgos fueron reportados el lunes en la reunión anual de la American Society for Therapeutic Radiology and Oncology en Denver.

El cáncer de próstata es el segundo cáncer diagnosticado más comúnmente en los hombres (el cáncer de piel ocupa el primer lugar) y el segundo en mortalidad tras el cáncer de pulmón. De acuerdo con la American Cancer Society, a más de 232,000 hombres se les diagnosticará cáncer de próstata este año y más de 30,000 morirán a causa de la enfermedad.

En su estudio, los investigadores del Centro para el cáncer Fox Chase de Filadelfia hicieron un seguimiento de los resultados de 469 pacientes de cáncer de próstata por un promedio de casi seis años. Al mismo tiempo, evaluaron de forma rutinaria los niveles de MDM2 y otros marcadores biológicos en la sangre de los hombres. Todos los hombres recibieron tratamientos estándares como la radiación y la terapia de privación hormonal a corto y a largo plazo.

Los investigadores analizaron la relación entre los marcadores biológicos sanguíneos y tres señales de cáncer de próstata agresivo, insuficiencia bioquímica (mayor nivel de APS), propagación de la malignidad a lugares fuera de la próstata y muerte.

Mientras que otros marcadores fueron correlacionados con uno o dos de estos resultados, sólo los mayores niveles en la sangre del MDM2 fueron asociados a los tres signos, reportaron los investigadores. Los hombres con altas concentraciones del MDM2 eran mucho más propensos a presentar la enfermedad agresiva y metastásica que los hombres con menores niveles.

Además de ayudar a identificar a los pacientes que necesitan de una terapia más agresiva, una buena prueba de sangre pronóstica podría incluso evitar tratamientos problemáticos para los hombres con tumores de menor crecimiento y menos amenazantes.

"Por ejemplo, si el cáncer está creciendo muy despacio y si un hombre tiene otros problemas médicos o cuenta con una esperanza de vida inferior a siete u ocho años, a veces no vale la pena operar o suministrar radiación para dicho cáncer de próstata", declaró Brooks.

El investigador principal, Dr. Alan Pollack, anotó que cualquier prueba que pueda determinar con seguridad el tipo de cáncer de próstata amerita también una investigación. "Podemos aprender cuáles tipos de cáncer se pueden anticipar a fin de responder con tratamientos específicos, por cualquiera que sea la razón", señaló.

Pollack, quien funge como jefe de oncología radioactiva en el Fox Chase, apuntó que el MDM2 está siendo investigado también como un objetivo terapéutico potencial.

"El MDM2 interfiere con la p53, una molécula muy importante en la regulación de la muerte de las células del cáncer como respuesta a la radiación y quizá a la terapia hormonal", explicó. "Queremos que las células cancerosas mueran y que el MDM2 interfiera en ese proceso. Si el MDM2 es elevado, entonces las células parecen estar protegidas contra la radiación y la terapia hormonal.

Agregó que ya las compañías farmacéuticas están desarrollando compuestos que puedan mantener a raya el intento de la proteína de evitar la destrucción de las células cancerosas. "Los resultados son muy prometedores dado que al neutralizar el MDM2 usted podrá ser capaz de mejorar las respuestas a la terapia de radiación y hormonal", destacó Pollack.

Por lo pronto, el trabajo con el MDM2 como indicador pronóstico continúa y la realización de un ensayo más amplio es el siguiente paso, de acuerdo con Brooks. "Debe ser observado en un grupo mayor de hombres con cáncer de próstata de varias etapas", destacó.

Más información

Para conocer más sobre el cáncer de próstata, visite la American Cancer Society.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Durado Brooks, M.D., M.P.H., director, prostate and colorectal cancers, American Cancer Society; Alan Pollack, M.D., Ph.D, chairman, radiation oncology, Fox Chase Cancer Center, Philadelphia; Oct. 17, 2005, presentation, American Society for Therapeutic Radiology and Oncology annual meeting, Denver

Last Updated: