Terapia de cáncer de próstata podría afectar función mental

Y un segundo estudio sugiere que un medicamento antitumoral salva la vida de muchos hombres

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES 28 de febrero (HealthDay News/HispaniCare) -- La terapia con hormona utilizada para combatir el cáncer de próstata podría afectar de manera negativa las capacidades mentales de los hombres, según sugiere un pequeño estudio finlandés.

El estudio es uno de dos que aparece en la edición del 1 de marzo de Cancer que plantea el balance de los beneficios versus el riesgo de las medicaciones del cáncer de próstata. El segundo estudio halla que el uso amplio del medicamento finasteride (Proscar) para prevenir el cáncer de próstata puede salvar la vida de muchos, aunque algunos hombres a los que se les administra el medicamento pueden desarrollar cánceres muy agresivos.

El estudio finlandés reportó una prueba realizada en 23 hombres tratados para el cáncer de próstata en el Hospital de la Universidad de Turku. Los hombres recibieron dos medicamentos, flutamide y leuprolid; cada uno funciona mediante la reducción de la producción de testosterona y otras hormonas masculinas que se sabe estimulan el crecimiento del cáncer de próstata.

Las pruebas realizadas seis meses después de iniciar la terapia reductora de hormonas revelaron disminuciones significativas en la memoria visual de los pacientes, así como también en la capacidad para reconocer y recordar números. Sin embargo, un año después estos pacientes también habían desarrollado una ligera mejora en su fluidez verbal, agregaron los investigadores.

Los hallazgos tienen implicaciones para la atención de los pacientes, en cuanto a que los pacientes tal vez deseen ser prevenidos sobre los efectos secundarios potenciales antes de embarcarse en una terapia hormonal, concluyen los investigadores.

El estudio finlandés es tan sólo el último en reportar estos tipos de efectos mentales, afirmó Susan F. Slovin, oncóloga médica del Centro contra el Cáncer Memorial Sloan-Kettering en Nueva York. Señaló que como la mayoría de otros estudios que le preceden, sus hallazgos deben ser abordados con precaución debido al pequeño número de pacientes en el ensayo.

"Todos estos estudios han estado muy limitados en cuanto al número de pacientes involucrados", indicó.

"En general, la mayoría de nosotros estará de acuerdo en que [la terapia hormonal] es un tratamiento muy seguro", apuntó Slovin. Un problema en la interpretación de los resultados de éste y otros informes es que este tipo de tratamiento se utiliza en pacientes mayores, algunos de los cuales ya están experimentando una reducción en la función mental, anotó.

La especialista de Nueva York advierte que "un pequeño artículo como éste puede prevenir a los pacientes de tomar medicamentos que son buenos para ellos. "Los beneficios superan por mucho a los riesgos," indicó.

El segundo estudio analizó los datos tomando como referencia el Prostate Cancer Prevention Trial (Ensayo de prevención del cáncer de próstata), que involucró a más de 18,000 hombres saludables. Algunos recibieron finasteride, mientras que otros un placebo. El ensayo, programado para durar siete días, se suspendió prematuramente porque los investigadores hallaron una reducción cerca del 25 por ciento en la incidencia del cáncer de próstata en los hombres que tomaban finasteride.

No obstante, esa buena noticia tuvo su contraparte en el hecho de que la incidencia general de cánceres agresivos fue el doble en los hombres que tomaron finasteride en comparación con los que no lo hicieron. Así que mientras la mayoría de los participantes se benefició del medicamento, una minoría podría en realidad haber empeorado.

Debido a esa paradoja, "existe una controversia sobre si a administración de finasteride a la población en general valía la pena o no", afirmó Joseph M. Unger, estadista del Prostate Cancer Prevention Trial que realizó el nuevo análisis.

De acuerdo con los resultados del ensayo, la administración de finasteride a todos los hombres por encima de los 55 años podría salvar 316,760 personas-años de vida en un periodo de 10 años, declaró Unger. Las vidas que se pierden debido a un incremento estimado de un 6.9 por ciento en cánceres de alto grado relacionado con el uso de finasteride podría reduciría la supervivencia a 262,567 persona-años adicionales, destacó, aunque eso representaría un beneficio neto significativo para los pacientes en general.

"Este análisis demuestra que los beneficios superan por mucho a los riesgos", explicó Unger, que trabaja para el Centro de Investigación sobre el Cáncer Fred Hutchinson en Seattle.

De acuerdo con Slovin, el ensayo con finasteride ha producido "emociones mixtas".

"Las personas están preocupadas sobre cualquier cosa que pueda influenciar el resultado de la enfermedad", manifestó.

Los médicos de familia en general no están recetando finasteride a hombres saludables, anotó Slovin. En cambio, "un médico de familia refiere a alguien que esté padeciendo los síntomas a un urólogo".

La ecuación beneficio versus riesgo significa que "los pacientes tienen que discutir esto con los médicos, y los médicos deben ser muy claros al respecto", manifestó Slovin.

Más información

El Memorial Sloan-Kettering Cancer Center y el National Cancer Institute ofrecen más información sobre el cáncer de próstata, su prevención y tratamiento.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Susan F. Slovin, Ph.D, medical oncologist, Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, New York City; Joseph M. Unger, M.S., statistician, Southwest Oncology Group Statistical Center, Fred Hutchinson Cancer Research Center, Seattle; Feb. 28, 2005, Cancer

Last Updated: