Una dosis alta de radiación podría ser suficiente para el cáncer de próstata inicial

In English

Por
Reportero de HealthDay

MARTES, 30 de abril de 2019 (HealthDay News) -- Tratar a los hombres con un cáncer de próstata de bajo riesgo con una sola dosis de radiación en dosis alta podría resultar seguro y efectivo, muestran investigadores británicos.

Usualmente, la terapia para el cáncer de próstata implica una radiación en dosis baja, administrada a lo largo de varios días o semanas. Por el contrario, la radiación en dosis alta se administra una vez mediante un conjunto de minúsculos tubos que se insertan directamente en el tumor.

"En los pacientes con un riesgo bajo, una sola dosis de radiación en alta dosis es suficiente, pero para los pacientes con un riesgo mediano y alto, una sola dosis de 19 Gy no es suficiente. Es probable que necesiten una dosis más alta, o que vuelvan a recibir dosis múltiples", señaló la investigadora principal, Hannah Tharmalingam, investigadora clínica en el Centro Oncológico de Mount Vernon, en Northwood, Inglaterra.

Según Tharmalingam, la radiación en dosis alta podría ser más cómoda para los pacientes con un riesgo bajo, y consumir menos tiempo y ser menos costosa para el sistema médico.

Pero un oncólogo de la radiación teme que los efectos secundarios podrían hacer que sea potencialmente peligrosa.

En el estudio, Tharmalingam y sus colaboradores trataron a 441 pacientes con cáncer de próstata entre 2013 y 2018. Los cánceres se clasificaron en un riesgo bajo, mediano o alto.

Todos los hombres fueron tratados con una dosis alta de radiación de 19 Gy, que es el equivalente a la cantidad total de radiación administrada durante varios días en los tratamientos actuales, apuntó Tharmalingam.

Además, 166 hombres también recibieron terapia hormonal. Pero ninguno de los hombres recibió cirugía ni quimioterapia.

En comparación, los hombres con cáncer de próstata normalmente reciben unos 2 Gy de radiación en cada una de varias sesiones. Se administra la radiación en dosis bajas para minimizar los efectos secundarios.

A lo largo de 26 meses, los investigadores midieron los niveles de antígeno prostático específico (APE) de los hombres, lo que indica qué tan bien funcionó el tratamiento. Si los niveles de APE aumentan, podría significar que el cáncer ha vuelto.

Después de dos años, un 94 por ciento de los hombres seguían libres de cáncer. Entre los hombres con un cáncer de bajo riesgo, esa cifra fue del 100 por ciento, entre los hombres con una enfermedad de riesgo mediano fue del 95 por ciento, y en los hombres con un cáncer de alto riesgo fue del 92 por ciento.

Pero después de tres años, esa dosis de radiación no fue suficiente para los pacientes con un cáncer con un riesgo mediano o alto, apuntó Tharmalingam.

Después de tres años, un 88 por ciento de los hombres, en general, seguían estando libres de cáncer. Específicamente, un 100 por ciento de los hombres con un cáncer de bajo riesgo, un 86 por ciento de los hombres con un cáncer de riesgo mediano, y un 75 por ciento de los que tenían un cáncer de riesgo alto seguían libres de cáncer.

Entre los 27 hombres cuyos niveles de APE aumentaron, 25 experimentaron un regreso del cáncer. En 15, el cáncer volvió en la próstata, y en los demás, se había propagado a otras áreas del cuerpo, encontraron los investigadores.

Cuando los hombres fueron tratados, no ocurrió ningún efecto secundario grave. Pero más adelante, dos hombres sufrieron estenosis uretral, que puede prevenir la micción y que requirió cirugía, y dos pacientes desarrollaron fístulas rectales que requirieron una operación llamada colostomía.

Tharmalingam dijo que para mejorar los resultados de una sola radiación de dosis alta entre los hombres con cáncer de riesgo mediano y alto, otros grupos están experimentando con dosis de radiación de hasta 23 Gy.

Pero en esos pacientes, quizá sea mejor volver a administrar dosis más bajas de radiación durante un periodo más largo, planteó Tharmalingam.

El Dr. Anthony D'Amico, profesor de oncología de la radiación en la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, en Boston, no cree que la radiación en dosis alta sea segura. D'Amico no participó en el nuevo estudio, pero estaba familiarizado con los hallazgos.

"Esta única dosis de radiación es muy cómoda, y muy bien planteada en términos de matar al cáncer", dijo. "Pero no hay forma de resolver el escollo, que es el seguimiento de apenas tres años".

Un seguimiento de tres años en el cáncer de próstata tiene muy poco significado, porque no indica qué sucederá a largo plazo, dijo D'Amico.

Algo incluso más problemáticos fueron los efectos secundarios observados en algunos pacientes, en concreto la estenosis uretral y las fístulas rectales, señaló.

"Son complicaciones inauditas en la radioterapia de hoy en día", lamentó D'Amico. "Ya no se ven porque son el resultado de que las dosis fueran demasiado altas".

Esos efectos secundarios pueden tardar años en aparecer, así que ver que incluso unos pocos pacientes los desarrollen tan rápido es muy preocupante, explicó.

"Tendría mucho cuidado con este método, y no lo recomendaría", añadió D'Amico. "La seguridad me preocupa, y esto no es algo que sea seguro".

Los hallazgos se presentaron el lunes en una reunión de la Sociedad Europea de Radioterapia y Oncología (European Society for Radiotherapy and Oncology), en Milán. Las investigaciones presentadas en reuniones se deben considerar preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

Para más información sobre el cáncer de próstata, visite la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Hannah Tharmalingam, MRCP, clinical research fellow, Mount Vernon Cancer Centre, Northwood, England; Anthony D'Amico, M.D., Ph.D., professor, radiation oncology, Harvard Medical School, Boston; April 29, 2019, presentation, European Society for Radiotherapy and Oncology meeting, Milan

Last Updated: