Una terapia basada en genes ayuda a combatir al cáncer de próstata avanzado

In English

Por
Reportera de HealthDay

LUNES, 30 de septiembre de 2019 (HealthDay News) -- Un fármaco que se dirige a la reparación genética defectuosa podría darles más tiempo a algunos hombres con un cáncer de próstata avanzado, encuentra un nuevo ensayo clínico.

Los expertos afirman que el estudio es un "hito", porque se enfocó en hombres con unas mutaciones genéticas en particular que pueden ser el objetivo de unas terapias farmacológicas más recientes. Es un método que ya se usa para tratar los cánceres de mama, de ovario y de pulmón.

En específico, el ensayo evaluó un medicamento llamado Lynparza (olaparib), que actualmente está aprobado para tratar a ciertas pacientes con cáncer de mama o de ovario vinculado con mutaciones en los genes BRCA.

Cuando el BRCA funciona de forma adecuada, ayuda a reparar el ADN dañado en las células del cuerpo que pueden conducir al cáncer; cuando el gen está alterado, esos mecanismos de reparación se salen de control.

Pero las mutaciones en el BRCA no solo conducen a los cánceres de mama y de ovario: también ayuda a provocar algunos casos de cáncer de próstata. En el nuevo ensayo, los investigadores reclutaron a hombres con un cáncer de próstata avanzado que tenían alteraciones en el BRCA o en otros genes implicados en la reparación del ADN.

Encontraron que, en comparación con la terapia hormonal estándar, Lynparza retraso la progresión del cáncer de los pacientes en una mediana de unos tres meses. Eso significa que la mitad de los pacientes experimentaron un retraso más largo, y la mitad uno más corto.

Junto con ese retraso, el fármaco ralentizó la progresión del dolor de los pacientes.

"Retrasar el crecimiento del cáncer es significativo", aseguró la Dra. Maha Hussain, que dirigió el ensayo, que fue financiado por las farmacéuticas Astra Zeneca y Merck.

"Al final del día, los pacientes quieren vivir más tiempo, y también sentirse mejor", añadió Hussain, profesora en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad del Noroeste, en Chicago.

Hussain presentó los hallazgos el lunes en la reunión anual de la Sociedad Europea de Oncología Médica (European Society for Medical Oncology), en Barcelona. Los estudios presentados en reuniones generalmente se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

Lynparza forma parte de una clase más nueva de medicamentos, llamados inhibidores de la PARP, que bloquean a una proteína que las células cancerosas necesitan para mantener a su ADN sano. Sin ella, esas células mueren; las células cancerosas con defectos en los genes que reparan al ADN son particularmente vulnerables a los inhibidores de la PARP.

La clase de medicamentos forma parte de una tendencia más amplia en el tratamiento del cáncer hacia las "terapias dirigidas", en que los medicamentos se personalizan para dirigirse a ciertas moléculas en las células del cáncer que las ayudan a crecer y propagarse. Hay una variedad de medicamentos dirigidos disponibles para los cánceres comunes, como el de mama y el de pulmón, pero el cáncer de próstata se ha "quedado atrás", lamentó Hussain.

La Dra. Eleni Efstathiou, del Centro Oncológico MD Anderson en Houston, describió el nuevo ensayo como un hito.

"En general, estos datos muestran que, como los cánceres de mama y de pulmón, el cáncer de próstata no es una enfermedad, sino muchas", señaló Efstathiou. "Debemos comenzar a identificar a los distintos grupos de pacientes y tratarlos con terapias dirigidas".

Anotó que solo un porcentaje bastante pequeño de los pacientes con cáncer de próstata tendrían alteraciones en los genes de reparación del ADN, que se pueden heredar o surgir a medida que el cáncer avanza.

Y los médicos no hacen pruebas de detección de todos esos defectos genéticos en los cánceres de forma rutinaria. Las pruebas de detección de las mutaciones heredadas se están "convirtiendo en parte de las directrices", anotó Efstathiou, pero todavía no se hacen pruebas de detección de las alternancias que no son heredadas.

En el ensayo más reciente, los investigadores evaluaron a 4,425 hombres con un cáncer de próstata avanzado que se había propagado a lugares distantes del cuerpo y que no respondía a la terapia hormonal estándar. Los investigadores al final contaron con 245 pacientes con alteraciones en el gen BRCA o en otro gen llamado ATM; un segundo grupo de 142 pacientes tenían alteraciones en cualquiera de otros 12 genes vinculados con la reparación del ADN.

Los pacientes de ambos grupos se asignaron al azar a tomar tabletas de Lynparza o a iniciar una de dos terapias hormonales más recientes. En general, los pacientes que tomaron Lynparza experimentaron un avance más lento de su cáncer, y la diferencia fue más clara en el grupo con defectos en el BRCA o en el ATM.

En esos hombres, la progresión del cáncer se retrasó en una mediana de 7.4 meses, frente a 3.5 meses entre los pacientes que tomaron la terapia hormonal. Un análisis preliminar sugirió que su supervivencia general también fue mejor: una mediana de 18.5 meses, frente a 15 meses.

Lynparza tiene efectos secundarios, que incluyen anemia y náuseas, apuntó Efstathiou, lo que puede hacer que la adherencia al fármaco resulte difícil. Poco más de un 16 por ciento de los pacientes del ensayo que tomaban Lynparza abandonaron el tratamiento debido a los efectos secundarios.

Pero el fármaco todavía no está aprobado para el cáncer de próstata, aunque algunos médicos lo usan "fuera de etiqueta" para ciertos pacientes, anotó Hussain.

En estas alturas, comentó Efstathiou, los médicos quizá deban hacer pruebas de detección de las mutaciones de la reparación del ADN en los tumores de los hombres con un cáncer de próstata avanzado, dado que "ahora tenemos evidencias de que se pueden atacar de forma exitosa".

Al igual que otros medicamentos, Lynparza es costoso: los investigadores han estimado que cuesta más de 234,000 dólares para alargar la vida de un paciente durante un año.

Más información

El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. tiene más información sobre las terapias dirigidas para el cáncer de próstata.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Maha Hussain, M.D., professor, medicine, Northwestern University Feinberg School of Medicine, Chicago; Eleni Efstathiou, M.D., Ph.D., associate professor, genitourinary medical oncology, MD Anderson Cancer Center, Houston; Sept. 30, 2019 presentation, European Society for Medical Oncology annual meeting, Barcelona

Last Updated: