Follow Our Live Coverage of Covid-19 Developments

La radioterapia es dura para el corazón

In English

LUNES, 17 de febrero de 2020 (HealthDay News) -- La radioterapia dirigida a cánceres en el área del torso puede afectar al corazón y provoca unos niveles altos de fatiga, problemas de respiración y una reducción en la capacidad de ejercicio, sugiere un estudio reciente.

Pero hacer más actividad física antes de someterse a la radioterapia podría ayudar a reducir esos problemas, añadieron los investigadores.

"Este estudio sugiere que cuando un paciente es tratado con radioterapia torácica, al principio puede tener un efecto negativo en su calidad de vida", comentó la autora del estudio, la Dra. Sheela Krishnan, miembro de la división cardiovascular del Hospital de la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia. "Pero realizar unos niveles más altos de actividad física antes del tratamiento quizá ayude a mejorar algunos de esos síntomas con el tiempo", añadió.

"Este estudio también confirma que unos crecientes niveles de actividad física durante el tratamiento se asocian con mejoras concurrentes en la calidad de vida", enfatizó Krishnan.

"Aunque no podemos establecer una relación causal clara a partir de estos hallazgos, sí enfatizan que la actividad física y la calidad de vida se vinculan estrechamente", añadió Krishnan en un comunicado de prensa del Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology).

El estudio incluyó a 130 pacientes, con una mediana de edad de 54 años, que recibieron radiación para tratar un cáncer de mama, cáncer de pulmón o linfoma.

Los pacientes con cáncer de pulmón y enfisema experimentaron un aumento en la fatiga y la falta de aliento de inmediato tras la radioterapia, que luego mejoró, encontraron los investigadores.

Las pacientes con cáncer de mama tuvieron aumentos significativos en la actividad física y una reducción en la fatiga con el tiempo tras la radioterapia, mostraron los hallazgos. El ejercicio entre moderado y vigoroso antes de la radioterapia se asoció con mejoras en la fatiga a lo largo del tiempo.

Las diferencias entre los pacientes con cáncer de mama y con cáncer de pulmón y linfoma podrían deberse a diferencias en las dosis de radiación. Pero, tras tomar en cuenta las diferencias en las dosis de quimioterapia y de radioterapia, los investigadores encontraron que los aumentos en la actividad física con el tiempo se asociaban de forma significativa con mejoras en la fatiga y en la falta de aliento.

El estudio se presentó el viernes en un cuso del Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology), en Washington, D.C., sobre la atención del cáncer en los pacientes cardiacos. Ese tipo de investigación se debe considerar preliminar hasta que se publique en una revista revisada por profesionales.

La enfermedad cardiaca es una importante causa de muerte en los supervivientes al cáncer, y se estima que 14.5 millones de pacientes con cáncer y supervivientes tienen unos factores de riesgo cardiacos significativos.

"Aunque nuestro estudio fue pequeño, sugiere que unos niveles altos de actividad física antes del inicio de la radioterapia para el cáncer se asocian con un mejor funcionamiento físico y calidad de vida con el tratamiento para el cáncer", añadió Krishnan. "Todavía se necesita un trabajo adicional para comprender los tipos de ejercicio que pueden ofrecer el mayor beneficio, y en qué momento".

Más información

La Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard ofrece más información sobre cómo los tratamientos para el cáncer podrían dañar al corazón.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTE: American College of Cardiology, news release, Feb. 14, 2020

--

Last Updated: