Los problemas cardiacos de los recién nacidos se dispararon tras el desastre nuclear de Fukushima, según un estudio

In English

MIÉRCOLES, 13 de marzo de 2019 (HealthDay News) -- Hubo un aumento significativo en el número de bebés en Japón que recibieron una cirugía por una enfermedad cardiaca congénita compleja tras el accidente nuclear en Fukushima, encuentra un estudio reciente.

El desastre ocurrió en marzo de 2011, después de que un tsunami y un terremoto afectaran a la Planta Eléctrica Nuclear Daiichi de Fukushima, en Japón, provocando la fusión y liberación de materiales radioactivos.

Los investigadores analizaron datos sobre las operaciones por enfermedad cardiaca congénita compleja en los niños entre 2007 y 2014.

En los cuatro años tras Fukushima, el número de esas operaciones en los bebés de todo Japón aumento en poco más de un 14 por ciento. No hubo un aumento significativo en los niños de 1 a 17 años de edad.

Se sabe que los aumentos significativos observados en las enfermedades cardiacas congénitas complejas ocurren durante varias etapas del desarrollo del corazón.

Los hallazgos sugieren que el daño ocurrió en varios momentos en las etapas tempranas del desarrollo del corazón, y que no fue resultado del daño en un solo gen en un momento especifico, según los autores del estudio, que se publicó el 13 de marzo en la revista Journal of the American Heart Association.

Los investigadores anotaron que el estudio no muestra un vínculo causal directo entre el accidente nuclear y la incidencia de enfermedad cardiaca congénita compleja.

"Aunque esta investigación se enfoca en eventos que ocurrieron en Japón, el potencial de accidentes nucleares en todo el mundo es una preocupación global de salud", señaló Kaori Murase, profesora asociada en la Escuela de Postgrados en Ciencias Naturales en la Universidad de la Ciudad de Nagoya, en Japón.

"Nuestro estudio sugiere que un accidente nuclear podría aumentar el riesgo de enfermedad cardiaca congénita compleja", advirtió en un comunicado de prensa de la revista.

La enfermedad cardiaca congénita compleja ocurre en las etapas tempranas del desarrollo fetal, y resulta en síntomas complejos y graves. En muchos casos, las anomalías cardiacas resultantes pueden provocar problemas de salud de por vida.

El estrés en las mujeres embarazadas (por ejemplo, perder el trabajo, el divorcio, la separación conyugal o la muerte de un ser querido) es un factor de riesgo conocido de algunas enfermedades cardiacas congénitas complejas. Como es probable que ese estrés ocurriera durante el accidente nuclear de Fukushima, podría haber tenido un rol en el marcado aumento de la enfermedad cardiaca congénita compleja, según los investigadores.

"Un accidente nuclear es un problema que afecta directamente las vidas de cada uno de nosotros", dijo Murase. "Se necesita más investigación para que no se minimicen los efectos de salud de estos tipos de accidentes".

Tras el accidente nuclear en 1986 en Chernóbil, Ucrania, hubo un aumento similar en la enfermedad cardiaca congénita compleja en los países vecinos, añadieron los investigadores en las notas de respaldo.

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. tiene más información sobre los defectos cardiacos congénitos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: Journal of the American Heart Association, news release, March 13, 2019

--

Last Updated: