Your Mental Health Amid the Pandemic. Replay June 26 HD Live!

Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

La única alternativa saludable a fumar es dejar de hacerlo, según un estudio

In English

VIERNES, 26 de junio de 2020 (HealthDay News) -- Fumar es terrible para su corazón y sus pulmones, y simplemente cambiar a los cigarrillos electrónicos no ayuda mucho, encuentra un importante nuevo análisis.

Esto es así en particular ahora, en medio de la pandemia de la COVID-19, añadieron los expertos.

La única opción de verdad saludable para los adictos a la nicotina es dejar de fumar, señaló un equipo liderado por Thomas Münzel, cardiólogo del Centro Médico de la Universidad de Mainz, en Alemania. Su equipo encontró que la nicotina, tanto fumada como vapeada, se vinculaba con un empeoramiento de la salud del corazón y de los pulmones.

"Sin duda dejar de fumar es, y seguirá siendo, el método más potente para prevenir la enfermedad cardiovascular y respiratoria inducida por fumar", concluyó el equipo de la investigación.

"Esto podría ser incluso más importante ante... la pandemia de COVID-19, dado que es probable que el uso de productos de tabaco aumente el riesgo de complicaciones cardiovasculares y de otro tipo asociadas con la COVID-19 en los fumadores y vapeadores", añadieron los autores del estudio.

En el nuevo estudio, el grupo de Münzel revisó datos de una variedad de estudios. Encontraron que, en comparación con no fumar, los cigarrillos de tabaco y los cigarrillos electrónicos aumentaban las probabilidades de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) en alrededor de ocho y tres veces, respectivamente.

La EPOC, una combinación letal e incurable de bronquitis y enfisema, se vincula de cerca con fumar y es la cuarta causa principal de muerte de Estados Unidos.

En comparación con no fumar, los cigarrillos de tabaco aumentaban el riesgo de cáncer de pulmón más de 13 veces, encontró el estudio. Como el cáncer de pulmón tarda años en desarrollarse, el nivel de evidencia sobre el impacto de los cigarrillos electrónicos en el riesgo de cáncer de pulmón todavía no es suficiente para sacar una conclusión fiable, apuntaron los investigadores.

Pero hay evidencias firmes de que el vapeo daña al corazón. En comparación con no fumar, los cigarrillos de tabaco aumentan la "rigidez arterial", un factor de predicción importante del riesgo de problemas cardiacos, en un 10 por ciento, mientras que los cigarrillos electrónicos incrementaban el riesgo en un 7 por ciento, mostró la investigación.

Los investigadores también examinaron el vínculo entre fumar y la COVID-19, y concluyeron que, según "describe la OMS [la Organización Mundial de la Salud], fumar cigarrillos de tabaco y narguiles podría estar contribuyendo a una mayor carga de síntomas debidos a la COVID-19 en comparación con no fumar, lo que incluye ser admitido a cuidados intensivos, requerir ventilación mecánica y sufrir unas graves consecuencias de salud".

Según Münzel, la conclusión es que "aunque los cigarrillos electrónicos parecen ser menos nocivos que los cigarrillos de tabaco, hay evidencias crecientes de que también podrían provocar efectos secundarios en los pulmones, el corazón y los vasos sanguíneos, y que el uso de los cigarrillos electrónicos podría aumentar el riesgo de infección con la COVID-19". Hizo sus declaraciones en un comunicado de prensa de la revista European Heart Journal, que publicó los nuevos hallazgos el 26 de junio.

Dos expertos de EE. UU. concurrieron en que vapear no es una alternativa "segura" al tabaquismo tradicional.

"Fumar tabaco produce efectos adversos a largo plazo (EPOC, enfermedad coronaria y vascular) y la moda del vapeo produjo graves casos de daño pulmonar en personas jóvenes", anotó el Dr. Len Horovitz, especialista pulmonar del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. Se refería a las más de 2,500 personas de los 50 estados que fueron hospitalizadas en 2019 con una disfunción pulmonar potencialmente letal vinculada con el uso reciente de los cigarrillos electrónicos. De esos pacientes, 54 fallecieron.

Patricia Folan dirige el Centro de Control del Tabaco de Northwell Health en Great Neck, Nueva York. Al leer el nuevo estudio, se mostró de acuerdo en que "el uso de tabaco en todas sus formas pone a los individuos en un mayor riesgo de desarrollar varias enfermedades y discapacidades, que, con frecuencia, provocan unas consecuencias más graves cuando se exponen a infecciones como la influenza".

Y Folan añadió que, "respecto a la COVID-19, los investigadores chinos encontraron que los individuos que eran fumadores y desarrollaron neumonía tuvieron unas probabilidades varias veces más altas de sufrir una enfermedad más grave con el virus, con unos peores resultados. A medida que surjan más investigaciones y datos sobre la COVID-19 y los fumadores, quizá observemos evidencias adicionales que indiquen un aumento en el sufrimiento y la gravedad de la enfermedad en esta población".

¿Cuál es su consejo para todo el que esté enganchado a cualquier producto de nicotina? Deje de usarlo.

"Para dejar de usar todos los productos de tabaco, una de las cosas más importantes que puede hacer por su salud en general es buscar ayuda de su proveedor de atención de la salud, en la forma de consejería y medicamentos de cesación, sobre todo durante la pandemia", enfatizó Folan.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen una guía para dejar de fumar.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Patricia Folan, DNP,director, Center for Tobacco Control, Northwell Health, Great Neck, N.Y.; Len Horovitz, MD, pulmonary specialist, Lenox Hill Hospital, New York City; European Heart Journal, news release, June 26, 2020

--

Last Updated: