Terapia combinada resulta más efectiva para fumadores que desean dejar de fumar

Necesitan apoyo psicológico, social y farmacéutico, señalan los expertos

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

DOMINGO 10 de octubre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Olvídese de renunciar súbitamente. Si usted es un fumador que se contenta con tan sólo encender un cigarrillo, puede mejorar sus posibilidades para dejar de fumar al tratar su adicción como si fuera un menú de comida china para llevar, es decir a través de la elección de un artículo de la columna A, uno de la B y otro de la C.

Los expertos afirman que la combinación más efectiva para dejar el hábito de fumar es A, orientación psicológica individual o de grupo; B, medicación; y C, apoyo de familiares, amigos o compañeros de trabajo.

"Obtendrá el mejor resultado con estas tres alternativas", alegó Cheryl G. Healton, presidenta y directora ejecutiva en funciones de la American Legacy Foundation, una organización sin ánimos de lucro que se dedica a la programas de prevención y para dejar de fumar.

Octubre es el mes de la salud pulmonar, una gran oportunidad para que los estadounidenses fumadores y sus seres queridos se tomen un tiempo para reflexionar y evaluar las consecuencias del tabaquismo:

  • Se estima que 440,000 estadounidenses mueren cada año a causa de enfermedades relacionadas con el tabaco. Es la principal causa de muerte prevenible en los Estados Unidos.
  • Es responsable del 87 por ciento de las muertes por cáncer de pulmón y de la mayoría de los cánceres de la boca, laringe, esófago y vejiga.
  • Fumar duplica el riesgo de padecer una apoplejía.
  • El tabaco provoca el 85 por ciento de los casos de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), incluyendo el enfisema y la bronquitis crónica, haciendo que ésta sea la cuarta causa principal de mortalidad en EE.UU.

Ahora, la buena noticia: No importa cuántos años tenga o por cuánto tiempo haya sido un fumador, puede mejorar su respiración y reducir sus riesgos de cáncer, enfermedad cardiaca y apoplejía si deja de fumar ahora mismo.

"Existe una buena evidencia que demuestra que a cualquier edad se genera un beneficio si se deja de fumar", declaró el Dr. Norman H. Edelman, consultor sobre asuntos científicos de la American Lung Association.

Además, los estudios manifiestan que dejar el hábito es difícil cuando los fumadores se apoyan en una única estrategia para romper con su adicción, como un parche de nicotina y nada más. No tendrán las mismas posibilidades de éxito en su intento que las personas que forman parte de un grupo de apoyo, reciben motivación por parte de su familia y utilizan un sustituto para la nicotina, indicó Healton.

"Hay que planificar una manera para dejar de fumar sistemáticamente", insistió Healton. Una combinación de orientación psicológica, medicación y apoyo social puede aumentar las probabilidades de un fumador para dejar de fumar de manera exitosa en un 50 por ciento, apuntó.

Sin embargo, un fumador típico lo intentará muchas veces antes de alcanzar el éxito. "La razón por la que aumentar sus probabilidades resulta tan importante se debe a que las personas se sienten desmoralizadas", señaló Healton. Es mejor hacerlo correctamente la primera vez.

La estrategia de tratamiento combinado tiene sentido ya que toma en cuenta los aspectos sociales, físicos y psicológicos del tabaquismo. Tener a sus seres queridos de su parte es tan importante como recibir la medicina apropiada para dejar de fumar.

"Si usted fuma y su esposo también, pero es de los que dicen "no lo voy a dejar", es mucho más difícil", señaló Edelman.

Por otra parte, nunca han habido como ahora tantas herramientas para ayudarle a dejar de fumar. Los fumadores pueden incorporarse a un grupo de apoyo local, llamar a una línea de ayuda o navegar en línea para intercambiar consejos con otros ex-fumadores.

Para enfrentar la ansiedad por la nicotina, los fumadores pueden optar por un sustituto de nicotina sin receta, como parches en la piel, gomas de mascar o pastillas. También, pueden someterse a una terapia de sustitución de la nicotina mediante espray nasal o inhaladores con receta.

Además, puede ser de gran ayuda la receta para bupropion (Zyban), un antidepresivo aprobado por la U.S. Food and Drug Administration como ayuda para dejar de fumar. El bupropion mitiga la ansiedad por la nicotina, lo que puede mejorar las posibilidades de un fumador de romper con su hábito.

Pero no es recomendable en todo el mundo. Las personas que sufren convulsiones no deben tomar bupropion, y tampoco deberían hacerlo las personas que toman el antidepresivo Wellbutrin u otros medicamentos que contienen hidroclorido de bupropion, el mismo ingrediente activo que el Zyban. Tampoco es recomendable para individuos que hayan dejado abruptamente el uso de alcohol o sedantes o para pacientes con trastornos alimenticios, de acuerdo con el fabricante del medicamento, GlaxoSmithKline.

Los que están a favor de dejar de fumar esperan ansiosos por un nuevo medicamento que podría trabajar doblemente bien al bloquear la ansiedad por el tabaco y mantener el peso a raya. Un estudio encontró que los que intentaban dejar de fumar y usaban rimonabant (Acomplia) tendían a no aumentar de peso, algo vinculado con dejar de fumar, e incluso, algunos perdieron peso. Se espera que Sanofi-Synthelabo presente una aplicación para el nuevo medicamento ante la FDA en algún momento de 2005.

"Si es aprobado, se convertirá en un medicamento milagroso", apuntó Healton.

Más Información

¿Está dispuesto a apagar para siempre su último cigarrillo? Visite la American Lung Association para conocer más consejos útiles.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Cheryl G. Healton, Dr.P.H., president and chief executive officer, American Legacy Foundation, Washington, D.C.; Norman H. Edelman, M.D., consultant, scientific affairs, American Lung Association, New York City

Last Updated: