Un paso clave puede ayudar a los pacientes con cáncer a dejar de fumar

In English

VIERNES, 8 de febrero de 2019 (HealthDay News) -- Los pacientes con cáncer ya se enfrentan a una dura batalla, y dejar de fumar mientras lo hacen puede ser todo un desafío.

Ahora, una investigación de la Universidad del Noroeste, en Chicago, y de la Universidad de Pensilvania muestra que una combinación de consejería y el uso extendido de un fármaco antitabaco puede aumentar sus probabilidades de tener éxito.

Una paciente con cáncer de pulmón comprende lo difícil que puede ser dejar de fumar.

"Cuando alguien te dice que tienes cáncer, te da miedo", comentó Billie Green, una residente de Chicago con 70 años de edad que ha sido fumadora durante 50 años. Dijo que el estrés de su diagnóstico hizo que la idea de dejar de fumar resultara incluso más difícil.

"Fumar era mi mejor amigo cuando estaba triste, después de comer", explicó en un comunicado de prensa de la Noroeste.

"Pero sabía que seguir fumando no tenía sentido si iba a tratamiento todo el tiempo", dijo Green.

Pero como contó el equipo de la investigación, aunque dejar de fumar puede fomentar la efectividad del tratamiento contra el cáncer, casi la mitad de los pacientes con cáncer siguen fumando tras su diagnóstico.

Sin embargo, dejar de fumar es posible, y medicamentos como la vareniclina (Chantix) pueden ayudar. Pero en su nuevo estudio de 207 pacientes con cáncer, los investigadores encontraron que las personas eran más propensas a dejar de fumar y menos propensas a recaer solo si recibían consejería y también tomaban el medicamento antitabaquismo vareniclina durante 24 semanas. Usualmente se receta para 12 semanas.

Solo el 43 por ciento de los pacientes que tomaron vareniclina según las indicaciones durante las 24 semanas completas tuvieron el mayor éxito al dejar de fumar, señalaron los investigadores. El 57 por ciento que no cumplieron esa programación no mostraron un mayor éxito que si no hubieran tomado el medicamento en lo absoluto.

Un 40 por ciento de los participantes del estudio tenían un cáncer actual, y los demás habían tenido cáncer en los cinco años anteriores. Los tipos de cáncer incluyeron cáncer de mama, piel y pulmón.

"Con el estrés que tienen los pacientes con cáncer, tienden a tener un mayor riesgo de recaer durante un periodo más largo. Así que pensamos que proveer un tratamiento durante más tiempo sería más efectivo", señaló el autor sénior del estudio, Brian Hitsman, profesor asociado de medicina preventiva en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad del Noroeste, en Chicago.

Todos los participantes del estudio recibieron terapia conductual al mismo tiempo. Aunque esta terapia no fue el enfoque de la investigación, Hitsman dijo que se debe estudiar más de cerca porque puede ser una herramienta potente para ayudar a los pacientes con cáncer a dejar de fumar.

"Es posible imaginar cómo alguien que está pasando por una enfermedad grave o significativa y el proceso del tratamiento podría beneficiarse del respaldo que ofrecimos en este estudio", planteó en un comunicado de prensa de la universidad.

Por su parte, Green dijo que su hija le contó sobre el estudio para dejar de fumar de la Noroeste y le pidió que se inscribiera. Aunque Green no ha dejado de fumar del todo, ahora fuma solo un cigarrillo cada dos días, en lugar del hábito de un paquete al día que tenía antes.

Según Green, el esfuerzo por dejar de fumar y la educación que recibió en el estudio la han ayudado a comprender mejor el daño que le hacía fumar.

El estudio, que aparece en una edición reciente de la revista Psycho-Oncology, es apenas el segundo en examinar el uso de la vareniclina en los pacientes con cáncer, y el primero en examinar su seguridad cuando se utiliza durante 24 semanas junto con la consejería.

Robert Schnoll, primer autor del estudio, añadió que "los pacientes con cáncer y los oncólogos nos dicen que la vareniclina podría provocar efectos secundarios graves o que gestionar el estrés de la enfermedad hace que abordar el uso del tabaco en los pacientes sea inadecuado".

Pero este estudio muestra que la vareniclina es efectiva para los pacientes con cáncer, no aumenta su riesgo, y beneficia a los que la toman según la receta, enfatizó en el comunicado de prensa. Schnoll es director asociado de ciencias de la población en el Centro Oncológico Abramson de la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia.

"Debemos enfocarnos en cómo podemos lograr que más pacientes que fuman usen el medicamento, y que lo usen de forma suficiente si deseamos ver unas mejoras más amplias a nivel poblacional", añadió.

El ensayo fue financiado por el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU.

Más información

La Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society) ofrece consejos sobre cómo dejar de fumar.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: Northwestern University, news release, Jan. 25, 2019

--

Last Updated: