Unas fotos del 'envejecimiento facial' convencen a las personas que se broncean de renunciar al sol

Age 9 to 70 UV exposure damage. Image copyright 2018 AprilAge Inc.

In English

Por
Reportero de HealthDay

JUEVES, 31 de mayo de 2018 (HealthDay News) -- Mientras que el miedo al cáncer de piel tiene poco efecto, la vanidad podría tener éxito.

En un nuevo estudio, los adoradores del sol a quienes se mostraron imágenes computarizadas de la forma en que su rostro envejecería tras años de exposición a la luz ultravioleta (UV) con frecuencia decidieron abandonar su hábito de bronceado.

De hecho, "una sola exposición de 10 minutos al rostro de la persona, digitalmente envejecido, sin y con una exposición excesiva a la UV, redujo las conductas de bronceado en interiores y exteriores a lo largo del mes siguiente", señaló el autor del estudio, Aaron Blashill.

Blashill es profesor asistente en el programa doctoral conjunto en psicología clínica de San Diego de la Universidad Estatal de San Diego y la Universidad de California.

El nuevo estudio incluyó a más de 200 estudiantes universitarios. Los investigadores utilizaron un programa computarizado llamado "APRIL Age Progression Software" (un software de progresión de la edad), que se desarrolló a lo largo de cinco años de análisis facial en que participaron 7,000 personas que representaron distintas razas, edades y estilos de vida.

Primero, se toma una fotografía del rostro de una persona mientras está de pie frente a una pared en blanco con una expresión que no muestra ninguna emoción. Entonces, el software procesa la imagen basándose en la exposición a varias condiciones antes de generar una serie de imágenes que ilustran la forma en que el rostro probablemente cambiará a medida que la persona envejezca (hasta los 72 años de edad).

Las investigaciones anteriores ya habían explorado cómo el software podría resultar útil como una intervención para ayudar a los fumadores a abandonar el hábito, al mostrarles su apariencia futura tras años de fumar.

Enfocándose en el impacto del bronceado, los investigadores en este nuevo estudio pidieron a todos los participantes que revisaran el material de seguridad y protección solares recopilados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Todos habían indicado que se habían bronceado bajo techo o al aire libre al menos una vez en el mes anterior, y todos dijeron que planificaban hacerlo de nuevo en el próximo mes.

Entonces, los participantes se asignaron al azar a tres grupos: el grupo con la simulación facial, un grupo que solo leyó el material de los CDC, y un grupo que recibió tanto el material de los CDC como una clase en audio de 10 minutos sobre la práctica de la meditación sentada de atención plena.

Tras tomarse su fotografía, los del grupo de simulación facial vieron dos imágenes computarizadas lado a lado de sus rostros a medida que envejecían, en incrementos de dos años, tras una exposición regular a la UV.

Después de repetir el proceso de envejecimiento con la UV una segunda vez, hasta los 72 años de edad, ambas imágenes se retrasaron hasta llegar a una edad 10 años más avanzada que la edad real del individuo.

Entonces, la imagen derecha se restableció a un rostro 10 años más viejo sin exposición a la UV. Esa imagen entonces se alternó entre "bronceada" y "sin broncear" mientras envejecía en incrementos de 10 años.

Todo el proceso se repitió en modo 3D.

¿El resultado? Durante el mes siguiente, los expuestos a la simulación facial participaron en "significativamente menos" sesiones de bronceado al aire libre en comparación con los del grupo del material de seguridad, y en "significativamente menos" sesiones de bronceado bajo techo en relación con los del grupo de meditación.

Los investigadores determinaron que el bronceado en interiores en el grupo de simulación facial se redujo en un 60 por ciento.

Y el bronceado en exteriores se redujo en un 12 por ciento en el grupo de la simulación facial, en comparación con los demás participantes.

"Dicho esto, como fue tan breve, no anticipamos que una sola 'dosis' seguiría funcionando a largo plazo", dijo Blashill. "Unas sesiones adicionales de 'refuerzo' serían una forma de permitir que los beneficios duren más tiempo".

Aun así, anotó que en términos prácticos "la tecnología está desarrollada y lista para usarse". Ubicar quioscos de simulación facial en las farmacias o en los consultorios médicos sería una forma de desplegar el software como herramienta para disuadir del bronceado, planteó, junto con la salida de aplicaciones de simulación para los smartphones.

Los hallazgos aparecen en la edición de junio de la revista Body Image.

La Dra. Elizabeth Hales es vicepresidenta principal de la Skin Cancer Foundation, una fundación en la ciudad de Nueva York que "respalda los esfuerzos por disuadir a las personas de participar en un bronceado bajo techo y al aire libre que es peligroso y potencialmente letal", explicó.

"La radiación ultravioleta emitida por el sol y por las camas de bronceado son un carcinógeno humano probado", advirtió Hale. "Sabemos que no existe un bronceado seguro con UV. Broncearse tanto en interiores como en exteriores puede conducir a un envejecimiento prematuro de la piel (arrugas, piel floja, manchas marrones y más) y al desarrollo de unos peligrosos cánceres de la piel. Cualquier herramienta que ayude a disuadir a las personas de broncearse es un paso en la dirección correcta".

Más información

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. ofrece más información sobre los riesgos del bronceado.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Aaron Blashill, Ph.D., assistant professor, joint doctoral program in clinical psychology, San Diego State University/University of California, San Diego; Elizabeth Hale, M.D., dermatologist and senior vice president, Skin Cancer Foundation, New York City; June 2018, Body Image

Last Updated: