El nuevo fármaco contra la angina no es eficaz para reducir los ataques cardiacos

Expertos señalan que la ranolazina podría tener aun algún papel en la terapia

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MARTES 24 de abril (HealthDay News/HispaniCare) -- Un ensayo de gran tamaño ha truncado las esperanzas de que un nuevo medicamento reduzca la incidencia de muerte, ataque cardiaco y otros eventos importantes en personas que tienen un dolor de pecho persistente llamado angina.

Lo mejor que se puede decir sobre el fármaco, conocido como ranolazina, es que "tiene su lugar como medicación eficaz contra la angina", dijo el Dr. David A. Morrow, profesor asistente de medicina de la Facultad de medicina de Harvard y autor principal de un informe sobre el ensayo, que aparece en la edición del 25 de abril del Journal of the American Medical Association.

Aún así, la ranolazina no será usada como primer medicamento para el tratamiento de la angina, apuntó la Dra. L. Kristin Newby, profesora asociada de medicina de la Universidad de Duke, que escribió un editorial acompañante.

"Los bloqueadores beta siguen siendo la primera línea de tratamiento", dijo Newby. "Sin embargo, en nuestra práctica observamos todos los días que los pacientes tienen efectos secundarios a causa de los bloqueadores beta. Contar con esta opción podría afectar de manera importante la forma cómo tratamos a los pacientes".

Los resultados son importantes para los 5 ó 6 millones de estadounidenses que según las estimaciones sufren angina y dolor de pecho debido a una reducción en el riego sanguíneo al músculo cardiaco. Estos hallazgos subsiguen también a los de otro ensayo importante, que mostró que la angioplastia, en la que se desliza un balón a través de una arteria obstruida y se introduce un tubo delgado de metal llamado endoprótesis vascular, tampoco reducía más que la farmacoterapia la incidencia de la mortalidad ni de eventos cardiacos graves en personas con angina.

El resultado de ese ensayo fue "subrayar la importancia de la farmacoterapia", incluidos medicamentos como los bloqueadores beta y los inhibidores de la ECA, que habían sido usados durante décadas para controlar la angina, dijo el Dr. William Boden, líder del ensayo de la angioplastia y jefe de cardiología del Hospital General de Buffalo.

En ese sentido, la ranolazina sigue siendo importante, porque "es la primera clase nueva de medicamentos en los últimos 30 años" que demuestra su eficacia en el control de la angina de pecho, dijo Boden. "Nos da otro rumbo más a seguir"

El ensayo reciente podría disipar los temores persistentes sobre la posible peligrosidad de la ranolazina. "Los cambios pequeños [notados] en el ritmo cardiaco aumentaron los temores sobre seguridad", explicó Morrow, pero el medicamento "cumple todos los puntos finales de seguridad más importantes".

En el ensayo de la ranolazina participaron más de 6,500 pacientes de 17 países. Fue financiado por CV Therapeutics, quien ayudó a desarrollar el medicamento.

Aunque el medicamento no redujo la incidencia de ataques cardiacos graves, sí redujo la angina en un 23 por ciento entre los pacientes que lo tomaron. También hizo posible que los pacientes redujeran en 17 por ciento el consumo de otros medicamentos en ese momento, dijo Morrow.

La ranolazina "no es una adición significativa en el tratamiento estándar actual para la angina", señaló Morrow, "pero cumple todos los puntos finales de seguridad" porque no incrementa la mortalidad ni los ritmos cardiacos anormales. El medicamento también fue bien tolerada por las personas que la tomaron, agregó.

De acuerdo con Boden, los resultados de la angioplastia y los ensayos de la ranolazina "resaltan que la terapia médica es el primer enfoque para tratar la angina" y "muestra la importancia del tratamiento de los pacientes hasta objetivos óptimos".

También, estos ensayos dan un mayor impulso a los científicos para que continúen desarrollando nuevos y mejores medicamentos para la angina, agregó Newby.

"Existe un amplio rango de investigación y ciertamente necesidades insatisfechas por otros agentes", destacó.

Más información

Para saber más acerca del tratamiento de la angina, visite la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: David A. Morrow, M.D., assistant professor, medicine, Harvard Medical School, Boston; William Boden, M.D., chief of cardiology, Buffalo General Hospital, N.Y.; L. Kristin Newby, M.D., associate professor, medicine, Duke University, Durham, N.C.; April 25, 2007, Journal of the American Medical Association

Last Updated: