La angioplastia es mejor para la supervivencia después de un ataque cardiaco

Estudio halló que cuando los anticoagulantes de emergencia fallaron, aumentaron los índices de supervivencia

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES 28 de diciembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Cardiólogos británicos informan que la angioplastia de emergencia para eliminar una obstrucción en una arteria es lo mejor que se puede hacer cuando una terapia con anticoagulantes no funciona en caso de un ataque cardiaco.

Se trata de un hallazgo de suma importancia para una gran cantidad de estadounidenses que acuden a la sala de emergencias cuando tienen un ataque cardiaco, señaló un experto estadounidense.

"Este ensayo llega a tiempo", aseguró el Dr. Samin Sharma, director de cardiología de intervención del Centro médico Mount Sinai de la ciudad de Nueva York. Este descubrimiento ya está repercutiendo en la práctica de la medicina en este país porque los resultados preliminares fueron presentados en una reunión médica reciente, agregó Sharma, pero "mucha gente ha estado esperando ver impresa la última palabra".

La angioplastia ha sido el tratamiento de emergencia recomendado para el ataque cardiaco, señaló Sharma. Sin embargo, muchos hospitales no tienen la capacidad para realizar ese tratamiento en una emergencia. Entre el 50 y el 60 por ciento de los pacientes estadounidenses reciben anticoagulantes en cuanto llegan a la sala de emergencias, advirtió.

"Qué podremos hacer con ese 40 por ciento o más de los casos que han sido objeto de acalorado debate durante años", aseguró Sharma.

Los resultados del ensayo diseñado para aclarar por fin el debate aparecen en la edición del 29 de diciembre del New England Journal of Medicine.

Para el ensayo, los médicos de la Universidad de Leicester estudiaron a 427 pacientes de ataque cardiaco cuyas arterias no se reabrieron con terapia con anticoagulantes dentro de los 90 minutos posteriores al ataque.

Algunos de esos pacientes recibieron otra ronda de anticoagulantes. Otros recibieron un tratamiento conservador, esencialmente espera vigilante, aunque más fueron sometidos a angioplastia, un procedimiento en el que se inserta un catéter con un balón en un extremo, que se infla para abrir la arteria.

El índice de supervivencia fue el más bajo para los pacientes que recibieron más medicamentos anticoagulantes, el 68.7 por ciento. Fue ligeramente superior, del 70.1 por ciento para los que recibieron el tratamiento conservador. Además, fue significativamente superior, del 84.6 por ciento, para el grupo de angioplastia.

Luego de seis meses, las arterias permanecieron sin obstrucción en el 82.6 por ciento de los que fueron sometidos a angioplastia, en comparación con el 77.6 por ciento de aquellos que recibieron un tratamiento conservador y para el 74.4 por ciento de los que recibieron más anticoagulantes.

Hubo un aspecto negativo en el informe, una incidencia ligeramente superior de sangrado menor en el grupo de angioplastia, pero "no hubo sangrado de importancia ni tampoco en el cerebro", aseguró Sharma.

El informe se ajusta con una tendencia continua a que más pacientes de ataque cardiaco sean sometidos a angioplastia como tratamiento inicial, aseguró el Dr. Sorin Brener, cardiólogo de intervención de la Clínica Cleveland.

Se han implementado una cantidad de programas diseñados para que los pacientes de ataque cardiaco sean llevados a centros equipados para realizar angioplastias, incluso uno en Cleveland, añadió Brener.

"Se le ha dedicado mucha atención al problema, pero no me parece que seamos tan buenos como debiéramos", dijo.

Más información

La National Library of Medicine tiene un informe detallado sobre la angioplastia.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Samin Sharma, M.D., director, interventional cardiology, Mount Sinai Medical Center, New York City; Sorin Brener, M.D., interventional cardiologist, Cleveland Clinic; Dec. 29, 2005, New England Journal of Medicine

Last Updated: