¿Que los padres fumen aumenta los riesgos cardiacos futuros de sus hijos?

In English

Por
Reportera de HealthDay

LUNES, 23 de septiembre de 2019 (HealthDay News) -- Cuando los padres fuman, sus hijos podrían tener un riesgo más alto de un problema común del ritmo cardiaco décadas más tarde, sugiere un estudio reciente.

Los investigadores encontraron que los adultos que se criaron con fumadores eran más propensos a desarrollar fibrilación auricular (FA), en comparación con aquellos cuyos padres no fumaban.

La FA es una arritmia cardiaca en que las aurículas (las cámaras superiores del corazón) aletean, en vez de contraerse con normalidad, periódicamente.

Los episodios de FA no son letales de inmediato, pero con el tiempo pueden conducir al accidente cerebrovascular o a la insuficiencia cardiaca.

"Está bastante bien establecido que fumar es un factor de riesgo de la fibrilación auricular", comentó el Dr. Gregory Marcus, investigador sénior del nuevo estudio.

Se sabe mucho menos sobre si el humo de segunda mano puede aumentar el riesgo. Pero en un estudio anterior, Marcus y su equipo encontraron pistas de que la exposición en la infancia al humo de segunda mano podría contribuir a la FA.

El nuevo estudio fortalece esas evidencias. Aparece en la edición en línea del 23 de septiembre de la revista Journal of the American College of Cardiology.

Los investigadores usaron datos de dos grandes estudios sobre la salud que dieron seguimiento a familias a lo largo de dos generaciones. Esto, aseguró Marcus, les dio una información fiable sobre los hábitos de tabaquismo de los padres, y de la exposición de sus hijos adultos al humo de segunda mano mientras crecían.

De más de 2,800 hijos adultos, más o menos el 14 por ciento recibieron un diagnóstico de FA a lo largo de 40 años. El estudio encontró que ese riesgo aumentaba junto con la exposición infantil al tabaquismo de los padres.

Por cada paquete de cigarrillos que los padres fumaran al día, el riesgo de sus hijos de desarrollar FA en algún momento aumentó en un 18 por ciento, encontraron los investigadores.

Por supuesto, los padres que fuman podrían tener hijos que también fumen, anotó Marcus. Y esto sucedió con frecuencia en el estudio. Esos fumadores, a su vez, tenían un riesgo de FA un 32 por ciento más alto que los no fumadores.

Aun así, esto pareció explicar solo una parte del vínculo entre el tabaquismo de los padres y el riesgo de FA de sus hijos.

"Esto sugiere que quizá la exposición al humo de segunda mano, en sí, implique algo que contribuya a la fibrilación auricular", planteó Marcus, profesor de cardiología en la Universidad de California, en San Francisco.

Es "biológicamente plausible", añadió. Se cree que fumar contribuye a la FA al "remodelar" a las aurículas (alterando la estructura y la función de las cámaras). Algo similar podría ocurrir cuando el corazón en desarrollo se expone de manera regular al humo de segunda mano, sugirieron los investigadores.

Además, explicó Marcus, se sabe que la vena pulmonar, que lleva sangre de los pulmones al corazón, es importante en la FA. Entonces no es "inverosímil", apuntó, que las sustancias tóxicas inhaladas por los pulmones (incluso de segunda mano) pudieran tener algún efecto en las aurículas.

Pero este estudio no probó nada de esto, enfatizó Marcus.

"Sigue siendo posible que las tasas más altas de tabaquismo [de los hijos adultos] en sí explique gran parte de esa asociación, si no toda", apuntó.

Pero incluso si es así, anotó Marcus, la conducta de los padres podría de cualquier forma afectar a la salud futura de sus hijos al animarlos a fumar.

El Dr. David Hill, vocero médico voluntario de la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association), se hizo eco de esa idea.

"Esto podría ser un efecto directo del humo de segunda mano o un efecto indirecto del tabaquismo de los padres", comentó Hill, que también es profesor asistente en la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale.

De cualquier forma, dijo, "es otro motivo para no fumar cerca de los niños".

Ya se sabe que a corto plazo, el tabaquismo de los padres puede contribuir al asma y a unas infecciones respiratorias más frecuentes en sus hijos, anotó Hill.

Una pregunta amplia para estudios futuros, planteó, es si la exposición de segunda mano al uso de los cigarrillos electrónicos de los padres pudiera tener efectos negativos en la salud de los niños.

Los cigarrillos electrónicos no provocan humo de tabaco. Pero sí emiten un vapor que contiene nicotina, partículas finas, metales pesados y compuestos químicos vinculados con el cáncer y las enfermedades pulmonares, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Más información

La Asociación Americana del Pulmón ofrece más información sobre los efectos del humo de segunda mano en la salud.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Gregory Marcus, M.D., professor, cardiology, University of California, San Francisco; David G. Hill, M.D., volunteer medical spokesperson, American Lung Association, and assistant clinical professor, medicine, Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; Sept. 23, 2019, Journal of the American College of Cardiology, online

Last Updated: