El ejercicio moderado reduce el riesgo de síndrome metabólico

Estudio halla que una caminata de apenas treinta minutos reduce la amenaza, aún sin cambios en la dieta

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

LUNES 17 de diciembre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un estudio reciente sugiere que una caminata a paso vivo de treinta minutos la mayoría de los días de la semana es suficiente para deshacer el síndrome metabólico, una afección de la salud que puede conducir a enfermedad cardiaca, diabetes y accidente cerebrovascular.

"Lo que hallamos fue que una cantidad modesta de ejercicio de intensidad moderada era eficaz para mejorar el riesgo de síndrome metabólico", aseguró Johanna L. Johnson, autora del estudio e investigadora clínica del departamento de medicina del Centro Médico de la Universidad de Duke.

Al comienzo del estudio, el 41 por ciento de los 171 participantes tenían síndrome metabólico. Al final, sólo el 27 por ciento lo tenía. El estudio aparece publicado en la edición del 15 de diciembre de la American Journal of Cardiology.

Cerca de la cuarta parte de los adultos estadounidenses tienen síndrome metabólico, una colección de factores de riesgo que con el tiempo pueden conducir a problemas de salud más graves. Aunque algunos expertos debaten la validez de considerar el síndrome metabólico como una enfermedad en sí misma, los factores de riesgo son potencialmente peligrosos. Entre ellos se encuentran una circunferencia de la cintura de gran magnitud, hipertensión arterial, niveles elevados de triglicéridos, niveles reducidos de colesterol bueno (HDL) y glucemia elevada. Si usted tiene tres o más de estos cinco factores de riesgo, tiene síndrome metabólico.

Johnson y sus colegas examinaron los efectos de cantidades e intensidades distintas de ejercicio.

Los investigadores asignaron a 171 de los hombres y mujeres a uno de cuatro grupos. Uno era un grupo de control, cuyos miembros continuaron siendo sedentarios. Los otros tres grupos eran:

  • Uno de baja cantidad e intensidad moderada. Caminaron a paso vivo durante cinco días a la semana, tratando de hacer cerca de 11 millas (18 km) y típicamente unas tres horas a la semana.
  • Uno de baja cantidad e intensidad vigorosa. Hicieron las mismas 11 millas o así pero a paso de trote, así que terminaron haciendo unas dos horas de ejercicio a la semana.
  • Uno de alta cantidad e intensidad vigorosa. Trotaron a paso vigoroso por unas 17 millas (27 km) a la semana en unas tres horas.

Lo que fue un poco sorprendente, según Johnson, fueron los beneficios que logró cada grupo.

"Lo que hallamos fue que cantidades modestas de ejercicio de intensidad moderada [el grupo de baja y moderada] fueron muy efectivas para mejorar el síndrome metabólico", dijo. Los que hicieron más ejercicio y trotaron 17 millas a la semana, obtuvieron un poco más de beneficio en cuanto a la reducción de los puntajes de síndrome metabólico, aseguró.

Los que estaban en el grupo de baja cantidad e intensidad vigorosa no mejoraron sus puntajes tanto como los que hicieron ejercicio más intenso por menos tiempo, el de baja cantidad e intensidad moderada.

Los investigadores sugirieron que la actividad de intensidad moderada todos los días, o casi todos, podría ser mejor para la reducción del riesgo metabólico que la actividad más vigorosa pocos días a la semana.

Los tres grupos que hicieron ejercicio lograron una reducción en la circunferencia de la cintura. Los investigadores dijeron que las circunferencias por encima de las 34.6 pulgadas(88 cm) en las mujeres y de 40.2 (102 cm) en los hombres son un factor de riesgo para el síndrome metabólico.

El grupo de alta cantidad e intensidad vigorosa tuvo la mejor reducción en el índice de masa corporal (IMC, una proporción entre el peso y la estatura). Varió de un promedio de 29.2 a 28.4. Se considera que una persona es obesa si tiene un IMC de 30 ó más.

¿Cuál es la conclusión para personas de edad madura sedentarias que tienen exceso de peso? "Si se les dice que salgan a dar una caminata a paso vivo de treinta minutos la mayoría de los días de la semana, es altamente probable que mejoren su salud y su riesgo de síndrome metabólico", aseguró Johnson.

La nueva investigación confirma las recomendaciones sobre el ejercicio del American College of Sports Medicine y los U.S. Centers for Disease Control and Prevention, agregó.

"Confirma que el ejercicio es beneficioso", aseguró Kerry Stewart, profesor de la facultad de medicina de la Universidad Johns Hopkins, quien también ha realizado investigaciones sobre el tema.

"Confirma el beneficio del ejercicio para reducir el síndrome metabólico y todos los factores de riesgo que lo conforman", dijo. Estuvo de acuerdo en que la sorpresa es que la actividad moderada podría ser suficiente.

Más información

Para más información sobre el síndrome metabólico, visite la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Johanna Johnson, clinical researcher, Duke University Medical Center, Durham, N.C.; Kerry Stewart, Ed.D., professor of medicine, Johns Hopkins University School of Medicine, Baltimore; Dec. 15, 2007, American Journal of Cardiology

Last Updated: