Las minorías de bajos ingresos están en riesgo de enfermedad arterial periférica

Un estudio subraya la importancia de la educación y las evaluaciones para ayudar a disminuir las amputaciones en los peores casos

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

VIERNES 12 de enero (HealthDay News/HispaniCare) -- Un estudio reciente informa que las minorías de bajos ingresos que tienen problemas de circulación están en mayor riesgo de enfermedad arterial periférica (EAP) y amputaciones.

Las personas que tienen EAP presentan acumulaciones de grasa en las arterias, lo que puede endurecerlas. Esto puede causar problemas en la circulación de oxígeno y nutrientes en los tejidos del cuerpo. Cuando la circulación resulta restringida, pueden ocurrir síntomas como calambres o cansancio en los brazos o las piernas.

Los síntomas iniciales de la EAP pueden incluir dificultad para caminar y, cuando es más grave, la EAP puede causar úlceras dolorosas en los pies, infecciones o incluso gangrena, lo que puede requerir una amputación. Los pacientes de EAP también pueden estar en mayor riesgo de muerte por ataque cardiaco o enfermedad cardiovascular.

Con frecuencia, las gente se dirige a la sala de emergencia en búsqueda de atención cuando la EAP empeora. Desafortunadamente, para cuando un paciente de EAP va a la sala de emergencia, la amputación podría ser la única opción.

En un estudio reciente publicado en la edición de enero del Journal for Vascular Surgery, los investigadores revisaron los casos de 240,740 pacientes minoritarios con un ingreso anual menor de $25,000 que tenían isquemia de las extremidades inferiores, en que el flujo sanguíneo y el oxígeno no llegan a las piernas. Las dos terceras partes de los pacientes tuvieron que recibir injertos vasculares y una tercera parte se sometió a una amputación mayor.

"Encontramos que los pacientes de áreas de bajos ingresos, los pacientes de Medicaid y Medicare, y los hospitales no universitarios tenían mayores índices de amputación. Los pacientes que tienen Medicaid también se presentaron con gangrena más comúnmente", aseguró en una declaración preparada Mohammad Hamed Eslami, profesor asistente de cirugía de la Facultad de medicina de la UMass en Worcester, Massachusetts.

Eslami enfatizó la importancia de educar a la gente, sobre todo a los pobres, sobre las señales y síntomas de la EAP y de ofrecer evaluaciones a los que reciben pocos servicios para ayudar a disminuir las amputaciones.

Según la Society for Vascular Surgery (SVS), las personas mayores de 40 años; las que tienen hipertensión arterial, diabetes, hipercolesterolemia, obesidad o ateroesclerosis; las que fuman; y las que tienen antecedentes familiares de enfermedad vascular están en riesgo de desarrollar EAP.

Si usted experimenta síntomas de EAP en las piernas, acuda a un cirujano vascular.

Según la SVS, caminar, estar físicamente activo, llevar una dieta baja en grasa saturada y colesterol, y tomar los medicamentos recomendados para mejorar la distancia de caminata pueden ayudar a prevenir la EAP.

Más información

La American Heart Association tiene más información sobre la enfermedad arterial periférica.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTE: Society for Vascular Surgery, news release, January, 2007

--

Last Updated: