Los menos favorecidos están en mayor riesgo de enfermedad cardiaca

Estudio británico halla que hacen falta herramientas para detectar el riesgo

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

VIERNES 28 de octubre (HealthDay News/HispaniCare) -- Los trabajadores manuales y las personas que viven en zonas de bajos ingresos tienen menos posibilidades que las personas más acomodadas de recibir tratamientos para reducir el colesterol y la presión arterial para prevenir la enfermedad cardiaca.

Esa es la conclusión del estudio británico de más de 12,000 personas publicado en la edición de noviembre del British Journal of General Practice.

La explicación de los investigadores para el hallazgo es que los métodos utilizados generalmente para evaluar el riesgo de enfermedad cardiaca subestiman el nivel real de riesgo de enfermedad cardiaca coronaria relacionado con mayores niveles de factores de riesgo en estos grupos de personas.

"Nuestros resultados sugieren que las 4,196 personas del estudio, principalmente de las clases obreras, podría haber recibido tratamiento preventivo si el sistema de calificación hubiera sido calibrado adecuadamente para esta población de alto riesgo. De hecho, apenas 585 podían recibir el tratamiento, lo que dejaba a 3,611 personas sin tratar", aseguró en una declaración preparada el Dr. Peter Brindle de la Universidad de Bristol, investigador líder.

La escala de calificación de riesgo de Framingham se utiliza para identificar a las personas que están en alto riesgo de enfermedad cardiaca. A los pacientes que estén por encima de un umbral establecido se les recomiendan tratamientos preventivos. Sin embargo, los autores del estudio advirtieron que la escala de Framingham podría no ser relevante para la población británica. Eso se debe a que la escala de Framingham se basa en información estadounidense que tiene más de veinte años de antigüedad y no incluyó a quienes vivían en regiones con altos niveles de privación socioeconómica.

El estudio británico de diez años halló que, con la escala de calificación de riesgo de Framingham, el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular se subestimó en toda la población del estudio. Sin embargo, el riesgo se subestimó en 48 por ciento entre los trabajadores manuales, en comparación con el 31 por ciento de quienes tenían trabajos que no eran manuales. La misma diferencia se evidenció entre quienes vivían en áreas de bajos ingresos y los que eran más acomodados.

"El estudio hace surgir dos implicaciones muy prácticas", aseguró en una declaración preparada el Profesor Graham Watt de la Universidad de Glasgow, coautor del estudio.

"Primero, ¿deberían las directrices clínicas establecidas a escala nacional ser ajustadas para tener en cuenta los mayores riesgos de las áreas con privaciones? Segundo, si esto se realiza y la cantidad de pacientes que requieran tratamiento preventivo aumenta sustancialmente, ¿recibirán los consultorios médicos generales los recursos adicionales necesarios para tratar, monitorear y revisar una cantidad mayor de pacientes para asegurar que reciban el beneficios de los tratamientos que salvan vidas?".

Más información

La American Heart Association tiene más información sobre los factores de riesgo para la enfermedad del corazón.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTE: University of Bristol news release, Oct. 27, 2005

--

Last Updated: