Los niveles de colesterol se están reduciendo, aunque están aumentando las alarmas

Expertos aseguran que medicamentos como las estatinas, y no la dieta ni el ejercicio, podrían estar contribuyendo a esta tendencia

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES 11 de octubre (HealthDay News/HispaniCare) -- Los niveles de colesterol se están reduciendo entre los estadounidenses mayores, muy probablemente como resultado de un mayor uso de medicamentos para reducir los lípidos, llamados estatinas.

Sin embargo, los expertos advierten que estos medicamentos no reemplazan los cambios necesarios en el estilo de vida para reducir el riesgo cardiovascular, particularmente teniendo en cuenta que los niveles de triglicéridos, es decir, las grasas en la sangre, también aumentaron durante el mismo período.

"Algunas veces, quienes toman estatinas piensan que son tarjetas de crédito que les permiten comer indiscriminadamente", aseguró el Dr. Howard Weintraub, codirector clínico del Centro de Investigación y Tratamiento de Lípidos del Centro Médico de la Universidad de Nueva York. "El colesterol de lipoproteína de baja densidad no es el único factor de riesgo para la enfermedad cardiaca. Todos sabemos que los triglicéridos aumentan el riesgo de arterosclerosis. "Esta no es una nueva noticia. Es un caballo de Troya".

Weintraub no tuvo que ver con el estudio, que aparece en la edición del 12 de octubre del Journal of the American Medical Association.

Los niveles altos de colesterol total y de lipoproteína de alta densidad (LBD, el "malo") son factores de riesgo establecidos para la arterosclerosis (el endurecimiento de las arterias) así como de otros problemas cardiovasculares.

Los ensayos clínicos han sugerido que una reducción del 1 por ciento en el colesterol LBD reduce el riesgo relativo de enfermedad coronaria del corazón en un equivalente de 1 por ciento.

La información anterior había mostrado reducciones en los niveles de colesterol total de los adultos de los EE.UU. entre 1960 a 1962 y 1988 a 1994 y en los niveles de colesterol LBD entre 1976 a 1980 y 1988 a 1994.

Este estudio actualiza la información de las tendencias al examinar información de cinco estudios nacionales diferentes sobre la población de los EE.UU. durante los períodos de 1960 a 1962, 1971 a 1974, 1976 a 1980, 1988 1994 y 1999 a 2002.

Los niveles totales de colesterol en adultos de veinte años o mayores se redujo de 206 mg/dL (miligramos por decilitro de sangre), de 1988 a 1994, a 203 mg/dL, de 1999 a 2002, mientras que el nivel promedio de colesterol LBD se redujo de 129 mg/dL a 123 mg/dL durante el mismo período.

Según la American Heart Association, los niveles totales de colesterol deben ser menores de 200 mg/dL. Quienes tienen niveles de 240 mg/dL y más se consideran de alto riesgo. Lo óptimo es que los niveles de LBD sean menores de 100 mg/dL.

El porcentaje de adultos con niveles de colesterol total de al menos 240 mg/dL ha pasado del 20 por ciento, de 1988 a 1994, al 17 por ciento de 1999 a 2002, con lo que se cumple uno de los objetivos de Healthy People 2010 del gobierno EE.UU.

Las reducciones en los niveles totales y de LBD se limitaron a los hombres de 60 años o más y a mujeres de 50 años o más, pero no a adultos jóvenes. Esto coincide con el aumento en el uso de estatinas en este segmento de la población. El estudio halló que entre 1995 a 1996 y 2001 a 2002 hubo un aumento en la cantidad de consultas médicas y admisiones hospitalarias para los hombres y mujeres mayores de 45 a quienes se les habían recetado estatinas.

Los niveles promedio de colesterol de lipoproteína de alta densidad (LAD, o "bueno") no cambiaron, mientras que los niveles de triglicéridos de los adultos de 20 años o mayores aumentó de 118 mg/dL, de 1988 a 1994, a 123 mg/dL de 1999 a 2002. Esta última cifra no resulta estadísticamente significativa, aunque de todos modos podría ser significativa, aseguraron los profesionales de la salud.

"Los triglicéridos reflejan que los problemas del metabolismo han aumentado para todos", aseguró Weintraub.

Y todo esto tiene lugar en un ambiente en el que la obesidad y el exceso de peso aumentan de manera exponencial. Según los U.S. Centers for Disease Control and Prevention, entre 1988 a 1994 y 1999 a 2002 la proporción de adultos obesos y con exceso de peso en los EE.UU. aumentó de 55.9 por ciento a 65.1 por ciento. En cuanto a la obesidad, la prevalencia aumentó del 22.9 por ciento al 30.4 por ciento, una tendencia que seguramente contribuyó a los aumentos en los triglicéridos.

"La gente que va a leer esto pensará que 'no tenemos problemas', pero la obesidad aumenta de manera significativa", aseguró Weintraub. La obesidad contribuye a la diabetes, que a su vez contribuye profundamente a la carga de enfermedad cardiaca en este país.

"Me complace ver que el colesterol se está reduciendo", agregó Weintraub. "Las estatinas funcionan muy bien y reducen los niveles del colesterol, además de que pueden atenuar algunos de los efectos de una dieta poco saludable. Sin embargo, a medida que las personas han reducido su ingesta de grasa, se han hecho más pesadas, lo que implica que están consumiendo carbohidratos y sus triglicéridos están aumentando.

Más información

El National Cholesterol Education Program tiene más información sobre el control de los niveles de colesterol y el mantenimiento de un estilo de vida saludable.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Howard S. Weintraub, M.D. co-clinical director, Lipid Treatment & Research Center, New York University Medical Center, and clinical associate professor of medicine, New York University School of Medicine, both in New York City; Oct. 12, 2005, Journal of the American Medical Association

Last Updated: